CITA CON LA PALABRA DE DIOS

CITA CON LA PALABRA DE DIOS

  • 0 Comments

04/11/2017 Lc.14,7-11 Humildad y sencillez.

Buenos y “humildes” días:

Humildes y sencillos!… Sabemos que, lo que nos “sale” espontáneamente, no es precisamente eso. Lo que humanamente, más bien, “tira” de nosotros – y apenas somos conscientes de ello – es ser importantes, sobresalir, estar en el “escaparate”, “figurar”, sentirnos reconocidos.

Gran parte de la vida la “gastamos” en una “carrera” hacia los primeros puestos… ¡Cómo se nos “cuela” la vanidad, el orgullo, el afán de poder, de ser más – también en la propia Iglesia – entre los que nos llamamos seguidores de Jesús!

“Observando que los invitados escogian los primeros puestos…”
Jesús aprovecha para enseñarles a reflexionar sobre la propia vida y la relación con los otros, más allá de las normas de conducta en la convivencia social.

“Cuando te inviten a un banquete vete a sentarte en el último puesto… porque el que se ensalza será humillado y el que se humilla será enaltecido”

* ¿Puede, acaso, un “puesto” destacado… un “cargo” importante hacerte mayor y/o mejor de lo que “realmente” eres?.

” Tened igualdad de trato unos con otros… No tengáis grandes pretensiones, sino poneos al nivel de la gente sencilla” (Rm.12,16 )

03/11/2017 Lc.14,1-6 ¡Humilde servidor!

Buenos y “sanadores” días:

Es verdad!… No tenemos más que “abrir” los ojos a nuestro alrededor… dar una “ojeada” a la prensa o escuchar las noticias. ¡Cuánto que sanar en esta sociedad que estamos viviendo tan “fragmentada” por tantas “heridas” de toda clase y a todos niveles de la persona!.

“¿Es lícito curar en sábado o no?” – pregunta Jesús a los fariseos.

Pregunta que – además de desenmascarar – va a lo esencial.
* ¿Puede la Ley de Dios – que es el Amor – impedir actuar al amor hecho servicio para curar a un enfermo?
* ¿Puede el Amor poner trabas al amor para atender y ayudar al “herido”… al “marginado” – tantas veces – por la indiferencia, el egoísmo, la injusticia de los que nos llamamos “cumplidores” de la Ley de Dios?

Hoy celebramos a S.Martín de Porres, religioso dominico, humilde mulato peruano. Su sobrenombre de Fray Escoba – como comunmente se le conoce – nos está indicando los “rasgos de su identidad” como seguidor de Jesús: Humildad de corazón y servicio a todos…

Con su “escoba” y su “cruz”-  sus compañeros de vida – nos está indicando que, en cualquier oficio, en todo trabajo, por muy sencillo que sea, se puede dar testimonio… ser ejemplo vivo de un buen seguidor de Jesús.

02/11/2017 Mc.15,33-39;16,1-6

¡Ha resucitado!

Vivimos en una sociedad que no mira de cara y de frente a una realidad que estamos viendo casi todos los días: la muerte!.

A veces, parece que lo único que se nos ocurre es “tratar de ignorarla”… hacer y vivir como si no existiera.

Sin embargo, aunque pueda parecernos “molesto” y poco agradable, mirarla de “frente” es necesario para entender la “verdad”, el “significado” y el “valor” de la vida.

La “experiencia de fe” en situaciones difíciles se hace más llamativa en este día en que recordamos a nuestros seres queridos difuntos.

Los cristianos tenemos doble ciudadanía: Habitamos la tierra siendo ciudadanos del cielo. Vivimos “enraizados” en nuestro mundo, comprometidos con él… y proyectados hacia otra realidad que nos transciende y que aún no poseemos.

“No está aquí. Ha resucitado. Mirad el sitio donde lo pusieron”.

Su Palabra nos llena de “esperanza” firme y de total “confianza” a la vez que da “calidad” a nuestra vida presente.

Seguidores de Jesús, peregrinos con El, esperamos compartir, también con El, su destino final junto al Padre.

 

01/11/2017 Mt.5,1-12a ¡Santos!

Buenos y “felices” dias:

Sí!!! Hoy es la fiestas de Todos los Santos… de todos aquellos que hicieron de su vida un “seguimiento” a Jesús y en ese caminar encontraron el sentido de su vida: su ser y su hacer… su gozo y felicidad.

Celebramos a Todos los Santos… Todos!… estén o no en los altares… ¡Tantos santos anónimos!

Fiesta también de cuantos “peregrinamos” aún por esta vida hacia la Vida, plena y definitiva, haciendo de las “bienaventuranzas” nuestro “programa de ruta”.

* Hoy miramos la “meta” de nuestro caminar… contemplamos la “estacion-término” de nuestros días… el final de nuestros pasos… mientras nos comprometemos con nuestros compañeros de camino en hacer un mundo más habitable para todos, encarnando el espíritu de las bienaventuranzas.

* Nos sentimos muy cerca de todos los que nos han precedido y siguen siendo para nosotros “modelo” y “estímulo”.

* Admiramos y agradecemos el ejemplo de sus vidas y los invocamos como nuestros intercesores ante el Padre.

Las bienaventuranzas son una “apuesta” por vivir todas las facetas de la vida “apostando” por la felicidad en lo concreto de nuestra existencia (pobres, misericordiosos, pacíficos y pacificadores, limpios de corazón…)

*¿Vivo a fondo mi realidad cotidiana o sólo vivo de buenas intenciones y deseos?

31/10/2017 Lc.13,18-21 “Pequeño pero vivo”

Buenos y “fecundos” dias:

Es verdad!.. Lo hemos experimentado… lo que parece insignificante – si está vivo – ¡cuánta fuerza encierra!… ¡cuánto germen de vida!… ¡cuántas posibilidades a “soñar”!… ¡Cuánta capacidad transformadora!.

De eso nos habla hoy Jesús:
“El reino de Dios se parece a un grano de mostaza que se hace un arbusto, a la levadura que fermenta la masa”

Sólo un pequeño grano “enterrado”… un poco de levadura “mezclada” con la masa hace que se transforme en arbusto y en rico pan.

El secreto del Reino es permitir a Jesús que crezca silenciosamente en ti… Entonces tu vida tendrá fuerza transformadora y, en contacto con los otros… será fecunda.

No importan las apariencias, sino el “fruto” que genera. No importa la mayor o menor relevancia social, sino el bien que se hace.

Valoralo todo y actua según los criterios del Evangelio… Estarás en la dinámica del Reino.

 

30/10/2017 Lc.13,10-17 “Quedas libre de tu enfermedad”

  1. Buenos y “compasivos” días:¡Qué falta se sensilibidad humana puede darse en los que se sienten fuertes! ¡Qué duros de juicio e inmisericordes  pueden llegar a ser los que se creen buenos!…
    Y mientras tanto… ¡cuánta gente “fragmentada” por fuera por los golpes de la vida, y – lo que es peor – rota por dentro!.La Palabra de Dios, hoy, trae a nuestra reflexión una mujer “encorvada” que, durante dieciocho años, ha sido incapaz de enderezarse a causa de su enfermedad y a quien Jesús cura “en sábado”!!!.Jesús va a lo esencial… mira con infinito amor las situaciones humanas… el corazón dolorido y, enseguida, extiende sus brazos…
    “Mujer, quedas libre de tu enfermedad”. Le impuso las manos y enseguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios”.Hoy, podemos ser nosotros los que – como esa mujer – estemos sólo “sobreviviendo” vencidos por el peso de la vida … por los “sueños” frustrados”… “encorvados” sobre nosotros mismos… sin poder levantar la vista al cielo… mirando “al suelo” del “excepticismo”?… de la “rutina”?… la “desesperanza”?.
    Oye a Jesús que se te acerca… te “toca” y te dice: ¡Levantate!.Quedas libre de tu “enfermadad”.¡Qué importante ese “gesto de tocar” que Jesús utiliza para “curar” y del que hoy podemos aprender de El!¡Cuánta tristeza, aislamiento, soledad, desprotección podemos “curar” con un simple “contacto físico”… con un sencillo.. pero sincero y caluroso “abrazo”!

 

29/10/2017 Mt.22,34-40 ¡Ama!

Buenos y “amorosos” días:

Lo sabemos!… lo decisivo en la vida es amar… el amor lo es todo…sin él las relaciones quedan “desvirtuadas” y la sociedad “deshumanizada”.

En el Evangelio de hoy, Jesús, nos remite al “núcleo” de la moral… a lo “esencial” de la experiencia cristiana: El amor a Dios, como único Señor, y a quien es “sacramento” de su presencia: el prójimo.

“Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, toda tu alma, todo tu ser y al prójimo como a Ti mismo”.

Quien no vive el mandamiento del amor no puede llamarse cristiano… Y el amor – si es auténtico – es concreto… no puede quedarse en un buen deseo… en un mero sentimiento interior sin compromiso exterior; porque ¿cómo puedo saber si amo al “Dios de verdad” y no a mi “idea de Dios”… a un Dios que me construyo a mi imagen, semejanza y conveniencia?…La prueba del amor a Dios está en el amor al prójimo.

El mundo necesita testigos “vivos” que ayuden a las futuras generaciones a creer en el amor, pues no hay futuro esperanzador para el ser humano que ha perdido la fe en el amor.

* Ama y haz lo que quieras – dice San Agustín – pero ama… ama de veras… ama hasta que “duela”… porque si no hay justicia no hay amor.

28/10/2017 Lc.6,12-19 ¡Orad!

Buenos y “orantes” días:

La oración fue una compañera inseparable de Jesús. En todo el Evangelio le vemos orando, sobre todo en los momentos  más decisivos de su vida.

Hoy se nos narra la elección de los doce apóstoles… una decisión tan importante que necesitó dedicar toda una noche para consultarla con su Padre.

Nuestras grandes decisiones – como seguidores de Jesús – deberían tomarse también tras un encuentro con Dios en la oración.

¿Qué actitud tomo yo cuando llegan esos momentos cruciales… esas situaciones difíciles que pueden darse en mi vida… en mi trabajo… en mi familia?

* Cuando veo, Señor, la lista con los nombres de tus discípulos, me atrevo a incluir el mío entre ellos, pues reconozco que también a mí me has elegido y me has llamado – como a ellos – a seguirte con una misión. Sólo te pido, Señor, un corazón sencillo… dócil a tu voz.

 

27/10/2017 Lc.12,54-59 ¡Soy un misterio!

Buenos y “sabios” días:

¡Qué sabía la pedagogía que Jesús utiliza para enseñarnos a ahondar en el “misterio” se nuestro propio corazón!… Se sirve de “imágenes”…

Ayer fue “el fuego”… hoy habla de la lluvia, el bochorno, el viento, el poniente… realidades que nos son familiares… que podemos interpretar e incluso predecir, aunque no “controlar”.

“Si sabéis interpretar el tiempo presente ¿cómo no sabéis juzgar por vosotros mismos lo que se debe hacer?.

El seguidor de Jesús, que ha cultivado su sensibilidad espiritual puede también – a partir de signos externos – intuir que es lo que nos sucede por dentro.

El Evangelio me pone ante la “verdad desnuda” de mi propia existencia… El corazón humano es un “misterio”… ¿Quién lo conoce?.

*Acercate a tu propio corazón… Adentrate en él… quizá las imágenes del texto te ayuden a captar lo que te habita…

*¿Qué te sugiere la lluvia, la nube, el bochorno, el poniente?… Son elementos con los que Jesús quiere hablarte, hoy, y ayudarte a descubrir lo que vives en tu interior en la cotidianidad de tu propia existencia.

En el silencio escucha la “voz amiga” del que te conoce, te llama por tu nombre, te ama… Reconocelo.
¡Es el Señor!… “Nube” luminosa en tu noche… “agua” fresca en días de “bochorno”… “toca” firme en la “tempestad”.

 

26/10/2017 Lc.12,49-53 ¡Enciende tu fuego!

 

Buenos y “transformadores” días:

Hay imágenes que hablan por sí mismas… Se dice que una imagen vale más que mil palabras.

Hoy Jesús nos habla a través de la imagen del “fuego”. No hace mucho hemos visto por TV los efectos del fuego destruyendo todo lo que encontraba a su paso. ¡Impactantes imágenes!.

Pero no sólo destruye… El fuego también calienta, ilumina, purifica, transforma… Jesús acompaña a esta “imagen” su Palabra:

“He venido a prender fuego en el mundo.¡Ojalá estuviera ya ardiendo!.

Jesús ha venido a “encender” el mundo con el “fuego” de su amor… a transformarlo en un mundo “habitable” para todos… y ¡cómo desea que estuviera ya “ardiendo”… “inundado”… “ungido” de ese Amor!

Señor, a veces siento que a mi vida le falta “fuego”… que escasea la esperanza, la alegria, el impulso… que vivo en la “mediocridad”.

*Ven Señor!…Prende tu “fuego” en mis entrañas… purifica… desistala… calienta… reaviva… Renueva ese “amor primero” que, quizá con el paso de los años… el cansancio… las heridas de la lucha… se ha ido enfriando… le falte arranque… audacia… esa “chispa” que prende y contagia lo que toca.

Más allá de mí conozco personas que viven apagadas… ancladas en la soledad… la injusticia… heladas por el desamor… el abandono… Tu Palabra hoy “espolea” mi comodidad y me hace preguntarme: ¿Qué puedo
hacer por ellas?.

 

25/10/2017 Lc.12,39-48 ¡Tengo una misión!

 

Buenos y “responsables” días:

Los hombres – y más en esta civilización “individualista” – tendemos a “privatizar” nuestra vida… a vivir cada uno como “dueño” de sí mismo… Yo y mis cosas…
En general, no somos muy dados a plantearnos cuestiones “de fondo”.
Nos interesa más lo “eficaz”… lo útil… lo que sirve para “ganar”: dinero, prestigio, poder, influencia social… o lo que nos permite “disfrutar” más.

La vida se nos puede “escapar” y “perdernos” en mil “ofertas atrayentes” que nos llegan.

Desde nuestra perspectiva cristiana,  creemos que nuestra existencia no es “casual”, ni “insignificante”… Cada uno de nosotros somos un “proyecto” de Dios… Nacemos con una “misión” que lleva nuestro nombre y que nadie más puede hacer por nosotros.

Somos “responsables” de la misión recibida… el “administrador fiel y solicito del que nos habla el Evangelio de hoy.

“Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá”. ¿Qué eco encuentran en ti, hoy, estas palabras del Señor?

Dios te ha regalado la vida… los talentos… la familia… “sueños” que te impulsan a “salir de ti” e ir más allá… hacia los otros. ¿Qué hago con ellos?.

 

 

24/10/2017 Lc.12,35-38 ¡Dichosos vosotros si…!

 

Buenos y “preparados” días:

Preparados y dispuestos!!!… para afrontar los “retos” que la realidad de la vida, en lo concreto del día me vaya presentando…

Preparados!… en pie… con los “ojos abiertos” a la vida que nos rodea… a las necesidades de los otros… con el “delantal” puesto, dispuestos a “servir” y ayudar.

Así me quieres y eso me pides, hoy, Señor, en tu Palabra:

“Tened la cintura ceñida y las lámparas encendidas; estad como los que aguardan a su señor, para abrirle apenas venga y llame”.

Llamada a estar “en vela”… “despiertos”… “atentos”.

* Pon, Señor, el aceite que falta en mi lámpara, para que mi vida esté llena de sentido… sea “visible” y ayude a caminar en la noche de la vida… pequeño “candil” para otros.

* Alimenta con tu gracia, Señor, la lámpara de mi fe… sé la “roca” donde se “asiente” mi vida.

* Mantén encendida la lámpara de mi esperanza… para que pueda contagiarla… levantar la esperanza de los otros.

* Aviva la lámpara de tu Amor en mí… Hazme consciente y responsable del don recibido… que revienta en los demás como “sal” y como “luz”.

 

23/10/2017 Lc.12,13-21 ¡Tú eres mi riqueza!

 

Buenos y “desprendidos” días:

Los bienes materiales son necesarios… La riqueza que tenemos puede ser motivo de satisfacción o de frustración, dependiendo del lugar que le demos en la propia escala de valores.

El Señor nos lo viene a recordar hoy:
“Aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes”.

Es verdad… lo sabemos… pero nos cuesta vivir en consecuencia… Casi sin darme cuenta me veo metido en la dinámica del “acumular”… de “hacerme con cosas”, muchas de ellas innecesarias…

Preguntate: ¿Cuál es la riqueza – dinero, relaciones, poder, títulos – a la que me “agarro”, creyendo encontrar en ella esa “seguridad” interior que,  quizá, me falta?.

Jesús me invita, hoy, a ser “rico ante Díos”… lo que supone “desprendimiento”… de mis cosas… de mí mismo… de esa “riqueza” a la que me “apego”… Supone, sobre todo, “agarrarme” a El, Dador de todo bien… “confiarme” a El, en la seguridad de su Providencia amorosa que nunca falla.

Muy gráfica la expresión del Papa Francisco: “Nunca he visto que detrás de un féretro le siga un coche de mudanza”.

 

 

 

22/10/2017 Mt.22,15-21 “Al Cesar lo del Cesar y a Dios lo de Dios”.

Buenos y “equitativos” dias:

Hoy la Palabra de Dios nos invita a ver la historia y las estructuras de este mundo con actitud de fe.

Es la fe la que nos permite descubrir la presencia de Dios en todos los acontecimientos de la vida y dar a Dios lo que es de Dios.

No puede haber en nuestra manera de vivir, pensar y juzgar, zonas independientes de nuestra fe… de nuestra exigencia de actuar siempre al servicio de la verdad, la justicia, la libertad.

Hoy se nos invita a saber unir viviendo en coherencia dos afirmaciones que aparentemente parecen contrapuestas (al Cesar lo del Cesar y a Dios lo de Dios).

* Fe y vida son inseparables, en la búsqueda del bien común….
Dios, único Señor, pide que toda nuestra vida, a todos los niveles, (personal, laboral, politico y social) estén penetradas de la fe que profesamos… que ésta sea el motor de cuanto hacemos.

* Ser de Dios – y dar a Dios lo que es de Dios – no implica dejar de ser miembro de una sociedad – y dar al Cesar lo que es del Cesar.

 

21/10/2017 Lc.12,8-12 “Sed fuertes!

 

Buenos y “fortalecidos” dias:

El ritmo tan acelerado en que nos movemos hace que nuestra “vida” pierda “fuerza” y nuestras relaciones se deterioren. Nos volvemos inflexibles… intolerantes… y  reaccionemos con agresividad con todos y ante todo… Hasta la vida misma – en todo su realismo – nos resulta dificil de afrontar.

Hoy la Palabra de Dios nos habla de
“fortaleza”… una actitud ante la vida que hoy día parece tener pocos seguidores…

Fortaleza!!!… Esa fuerza interior – don de Dios – que te hace capaz de “afrontar” las dificultades en la vida y en el “seguimiento” de Jesús, sin renunciar a nuestros valores fundamentales…

Fortaleza!!!… que brota desde dentro como resultado de nuestra apertura al Espíritu…y de un trabajo interior constante y confiado… en la certeza de saber que El está con nosotros… sisteniendonos en la dificultad.

“Cuando os conduzcan ante las autoridades, no os preocupéis de cómo os vais a defender. El Espíritu os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir”.

“Fiarse de la Vida es tanto como ir respondiendo a lo que la vida nos presenta, sin anticipaciones de ningún género” (Pablo d’Ors)

20/10/2017 Lc.12,1-7 “No tengáis miedo”

 

Buenos y “confiados” días:

Es verdad!. ¡Cómo tememos dejarnos ver tal como en realidad somos!. ¡Cuantas veces anteponemos nuestra “imagen pública” a lo que realmente nos sentimos ser!

Hoy el Señor vuelve a ponernos en alerta sobre un peligro real: la “hipocresía”… contraria a la verdad, la transparencia, la “autenticidad” propia de un seguidor de Jesús.

“Cuidado con la levadura de los fariseos, es decir, la hipocresía, pues nada hay escondido que no llegue a saberse”.

* La hipocresía, la desconfianza, el miedo siembran mentira, producen distancia, alejamiento, eliminan credibilidad, nos quitan la paz.

* Nada mejor que la naturalidad, la sencillez, la verdad de nuestra vida… para hacernos “testigos luminosos”, transparentes, contagiosos… del Señor a quien seguimos.

* Sin embargo, no siempre vivo así, Señor. También yo, como tus discípulos, necesito escuchar de tus labios tu saludo “pascual” que disipe todo temor y acreciente mi confianza en Ti… me haga “fiarme” plenamente de Ti…

“No tengas miedo… Hasta tus cabellos están contados… Te dejó mi paz”.

19/10/2017 Lc.11,47-54 “¡Ay de vosotros !!!”

 

Buenos y “auténticos” días:

Autenticidad y valentía!… dos actitudes tan necesarias hoy y siempre en nuestras relaciones, tanto personales como sociales.
Dos actitudes sobre las que hoy la Palabra de Dios nos interroga.

* Entereza, autenticidad quevemos en Jesús para posicionarse, para pronunciarse con valentía ante los “maestros de la ley” y desenmascarar la hipocresía y falsedad de los que, ¡en nombre de Dios! – y esto es lo grave – obstaculizan la acción de Dios, su “paso” liberador, sanador y salvador.

* Llamada para todos los que nos decimos “seguidores” de Jesús… a la coherencia de vida… a la sinceridad de corazón… a la valentía para desenmascarar actitudes hipócritas que se dan en mi vida y en la de los que convivo, que dificultan o impiden que la Vida circule, llegue a todos.

“¡Ay de vosotros, que no habéis entrado y habéis cerrado el paso a los que intentaban entrar!”

¿Cómo me llega hoy a mi esta Palabra?.

 18/10/2017 Lc.10,1-12 ¡Facilitar el encuentro!

Buenos y “evangelizadores” días:

Ante la multitud de llamadas,  slogan que nos invaden, ofertas de todo tipo que parecen querernos vender la felicidad… Frente a la cantidad de mensajes y “mensajeros ” que se presentan como “salvadores”… ¡qué bien nos viene acompañar hoy a Jesús mientras envía a sus discípulos y escuchar de El las condiciones en que son enviados a predicar!

“Les mandó de dos en dos a los lugares donde pensaba ir El… Decid, está cerca el Reino de Dios”.

* Anunciar su cercanía… preparar el camino… facilitar el encuentro con el Señor… ayudar a disponer el corazón para su acogida… esta es la misión que encomienda a sus discípulos… y en eso consiste – también hoy –  “evangelizar” nosotros.

* Sin protagonismos personales, sin erigirnos nosotros mismos en “salvadores”… sin confundir la llegada del Reino con la nuestra.

* Tener muy claro lo que somos: Simples mensajeros… y aquello que se nos pide: Preparar el “terreno”… ayudar a la gente a ponerse en disposición de poder “encontrarse” con quien es capaz de dar sentido pleno a su vida.

* Con una actitud vital: Desprendidos… austeros… ligeros de equipaje… Asumiendo la propia “fragilidad” – que nos hace fuertes – y nuestra “vulnerabilidad” – que nos hace más humanos.

“Mirad que os envío como corderos en medio de lobos… No lleveis talega, ni alforja, ni sandalias”. Poneos en camino ligeros de “equipaje”.

 

 

17/10/2017 Lc.11,34-41 ¡Dad de lo de dentro!

Buenos y “auténticos” días:

Con frecuencia, nos quedamos en lo “exterior”, desde donde “juzgamos” y muchas veces, desde donde nos movemos. ¡Cómo guardamos la imagen… las apariencias… y buscamos quedar bien ante los demás!.

¡Qué buena lección nos da hoy Jesús aceptando la invitación a comer en casa de un pecador “oficial”: Un fariseo!

Y, ¡qué bien “desenmascara” las apariencias y pone al descubierto el “corazón”… lo que le habita y mueve!

“Vosotros, los fariseos, limpiais por fuera el plato mientras por dentro rebosais de maldad… Dad limosna de lo de dentro y lo tendréis limpio todo!.

¡Dad limosna de lo de dentro!..
¡Qué bella y profunda expresión que pone de manifiesto la “hondura de vida” del que se define como “seguidor” de Jesús!

* Dar de lo de “dentro” exige que “dentro” se tenga “algo” que valga la pena compartir y que pueda ayudar a los demás…
* Difícilmente se tiene “dentro” si uno no se abre a recibir de Dios… y no cultiva y “encarna” en su vida lo recibido…
* Eso es lo que más ayuda a los otros: El testimonio de una vida sencilla pero “profunda” y “auténtica”.

* Me invitas, Señor, a liberarme de las “apariencias” que nada o poco tienen que ver con lo que se vive por dentro… a prestar atención a la “mirada” y al “corazón”… el mío, el de las personas… el de todas las cosas.

¿Qué miro principalmente y desde dónde suelo emitir mi juicio… desde lo que veo por fuera o desde el corazón?

 

25/09/2017 Lc.8,16-18  ¡Testigos de la Luz!.

Buenos y “luminosos” días:

¿Para qué sirve una lámpara “encendida” si está tapada, oculta… escondida?. La luz está hecha para alumbrar, iluminar. Esa es su función… su misión.

“Nadie enciende una lámpara para taparla con una vasija, ni para ponerla debajo de la cama, sino que la pone en el candelero para que los que entren tengan luz”

Todos estamos “iluminados interiormente” por la presencia de Dios – en cuya luz vemos todas las cosas – Cristo es la luz que orienta nuestra vida, si nos dejamos iluminar por ella.

* Llamados a ser “testigos” de la Luz, los seguidores de Jesus no podemos “esconderla”. El Evangelio de hoy nos pide hacerla “visible” a cuantos nos ven…

* Nuestra forma de vivir es el “candelero” a esa Luz que nos habita: Jesús, Palabra de vida, Luz para todos – sin excepción de razas, culturas y religiones – Cristo es patrimonio de la humanidad que brilla en las tinieblas.

“Caminad como hijos de la luz”…
(Ef. 5,3-14). “Brille vuestra luz ante los hombres para que viendoos den gloria al Padre” (Mt.5,16).

24/09/2017 Mt.20,1-16 ¡Desconcertante!

Buenos y “justos” días:

Justos!!!… según la “justicia” de Dios, que no es la nuestra.
Nosotros tendemos a pensar que el “ser bueno” de Dios tendría que ser como “nosotros pensamos”… según nuestro “criterio” sobre la “justicia” y la “bondad”.

La parábola de los jornaleros del evangelio de hoy puede  “desconcertarnos” – según nuestros criterios – ante el modo de actuar de Dios a la hora de pagarles su trabajo.

“Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustados en un denario?. Toma lo tuyo y vete. ¿O vas a tener envidia porque Yo soy bueno?”

A Dios no le van nuestras “matemáticas”… Nosotros buscamos mezquinamente la “recompensa” de cuanto hacemos… olvidando que la “auténtica” recompensa no es el “denario” sino poder seguirle a El, trabajando en su viña en favor de nuestros hermanos.

* Nos dice que dejemos de “medir”… de “exigir”… de “compararnos” con los demás a la hora de la “entrega”.
* Nos pide que entremos en sus planes, que andemos por sus caminos.

” Mis planes nos son vuestros planes; vuestros caminos no son mis caminos” (Is.55,6-9)

“El ser humano empieza a perderse cuando lo “incomprensible” – en lugar de humildad y veneración ante el “misterio” – le suscita rebelión y protesta”. (Pablo d’Ors)

23/09/2017 Lc.8,4-15 ¡Saber esperar!

Buenos y “fecundos” días:

Piedras y espinos, preocupaciones y  dificultades de todo género para que la semilla de su Palabra llegue a germinar y dé fruto en nuestra vida.

Incluso la semilla que cae en la mejor tierra necesita su tiempo para crecer y dar fruto… El sembrador  sabe de la lentitud del proceso, necesario para una buena calidad  del fruto que espera recoger pacientemente. Asi madura el Reino de Dios.

Deja que su Palabra entre en el surco de tu vida… permanece en silencio… en el “tiempo de Dios” y “espera”… con la certeza de que – tras un duro “invierno”- siempre hay una “florida” primavera y un “fecundo” verano.

Vive con el cuidado de tu “Labrador” el paso de las estaciones de tu vida, sabiendo que todas son necesarias para una “buena cosecha”, la que El tiene preparada para ti en favor de los demás.

22/09/2017 Lc.8,1-3 ¡Mujeres que le acompañan!

Buenos y “sorprendentes” días:

Sorprendente la actitud de Jesús con las mujeres… Si tienes curiosidad de leer todo el Evangelio de Lucas, te encontrarás amigas, extranjeras, viudas, prostitutas… mujeres todas a las que Jesús atiende, acoge, valora como “seguidoras” y “discipulas” suyas.
Y las elige como “testigos” de su muerte, su sepultura y resurrección.

El Evangelio de hoy nos habla de un grupo de mujeres que le siguen en “igualdad” con los doce apóstoles y nos da sus nombres.

“Lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que El había curado de malos espíritus y enfermedades”.

Jesús, no era un hombre solitario… se deja acompañar y ayudar… por los discípulos que se vinculan a El por elección y otros por agradecimiento, como las mujeres.

* Mujeres “humildes” que no esconden ni huyen de su debilidad…
* Mujeres “valientes” que se atreven a expresar lo que sienten: su ternura, su agradecimiento…
* Mujeres que no tienen reparo en “servir”, en “insistir”, en vencer las dificultades que se presenten…
* Mujeres “fieles” en acompañar y seguir a Jesús hasta el final.

Ahí están todas ellas alentando nuestro camino de seguidor@s… invitándonos a desplegar toda muestra capacidad de amar – como María de Nazaret – siendo precisamente lo que somos: ¡mujeres!.

Reconocemos la falta de “dignidad” de la mujer en el mundo. Pedimos por las que sufren la discriminación, la mutilación, el ocultamiento, la explotación, la muerte… simplemente por ser mujeres.

También en la Iglesia, el Papa Francisco, considera que la mujer no está actuando en ella como “servicio” sino como “servidumbre” y dice: “Sufro cuando veo a las mujeres en la Iglesia sólo como “servidumbre”.

 

21/09/2017 Mt.9,9-13 “¡Sigueme!”

Buenos y “agradecidos” días:

Agradecidos en toda circunstancia en que nos encontremos porque ahí está El… mira, se fija, no pasa de largo. Así lo vemos en el Evangelio de hoy:

“Jesús, al pasar, vio a Mateo sentado en el mostrador de los impuestos”

* Trata de imaginarte la escena…
Un publicano, colaborador con el poder ocupador, los romanos, mal visto por los suyos…

* Jesús – que mira el corazón – no pasa de largo, se detiene, no le discrimina, ni se cansa de proponer, le ama en lo que es… y le invita a su seguimiento: ¡Sigueme!… y él se levantó y le siguió”

* Entra en escena… acercate a los personajes y observa la radical diferencia entre la actitud de Jesus – acogiendo, celebrando, perdonando, amando – y la de los fariseos – enjuiciado, excluyendo, condenando… Fíjate también en la actitud de Mateo: apertura, desistalación, prontitud, alegría en la entrega…

¿Qué te dice hoy esta Palabra? ¿Dónde te situas?. ¿A qué te llama?.

* Señor Jesús, Maestro en el “arte de amar” enseñame a ofrecer oportunidades al hermano que se ha equivocado… que en vez de juzgarle le ame en sí mismo, más allá de su conducta, tal cual está sin exigirle nada. Dame tus mismas actitudes… Sólo así podré amar con tu mismo amor.

20/09/2017 Lc.7,31-37 “Amigo de todos!

 

Buenos y “sabios” días:

¡Cuántas veces nos sorprendemos a nosotros mismos comentando lo que hacen unos y otros… juzgando… criticando su forma de proceder sin aportar nada positivo de nuestra parte!

Nos parecemos a los “chiquillos caprichosos” sentados en la plaza que nos narra la parábola de hoy:
“Tocamos la flauta y no bailais; cantamos lamentaciones y no llorais”

No podemos estar dependiendo de la opinión de los demás… del qué dirán o dejarán de decir a la hora de actuar.

Nos hace bien contemplar al Señor en total libertad frente a todos… cercano a la gente… haciendo el bien, sin exclusividad… amigo de “publicanos” y “pecadores”.

“Los discípulos de la sabiduría le han dado la razón”.

¡Ojalá pudieran “acusarme” – con razón  – como a Ti, Señor, de hacer el bien a todos, de ser “amigo” de los que son más buscados por Ti y se sienten “discriminados”!

 

19/09/2017 Lc.7,11-17 “No llores”

Buenos y “humanos” días:

Humanos!!!… es decir cargados de “humanidad”: cercania, escucha, comprensión… compasión – que es bien distinto a la dureza de corazón  que tantas veces dejamos ver en nuestro estilo de vivir.

* No son los “fuertes” sino los sencillamente “humanos” los que son capaces de cambiar el mundo… la realidad que les rodea.

* Todos los días ocurren “pequeños milagros” a nuestro alrededor, sin ser conscientes de ello.

* Cada vez que te “haces sensible” a la necesidad del otro, y en vez de “pasar de largo”… “impasible”… te “acercas” y “removido” en tus entrañas actúas en consecuencia, se produce el milagro en el otro y en ti mismo, porque algo cambia también en ti.

* Fíjate cómo actúa Jesús con la viuda de Naim y con su hijo que llevaban a enterrar.
Lee despacio el Evangelio de hoy…
Te conmovera las “entrañas compasivas” de Jesús.

* Parate en los verbos que expresan su modo de actuar: La miró… vio que lloraba… le dio lástima… la consolo… se acercó al ataúd… lo tocó y dijo al muchacho: “Levantate!… se levantó y – ¡qué gesto tan significativo! – se lo entregó a su madre.

¿Te apuntas a colaborar con El en el cambio?.

18/09/2017 Lc.7,1-10 ¡Tanta fe!

Buenos y “creyentes” días:

Esta vez es la fe de un centurión romano la que cura a su criado…
Una fe que no necesita, ni pide “presencia física.

Leyendo el texto, llama la atención que el centurión y Jesús no llegan a verse “físicamente”… es a través de unos “intermediarios” como llegan a “encontrarse”…

Primero son unos “ancianos judios” que se acercan para exponerse el caso…

“Merece que se lo concedan, porque quiere a nuestro pueblo y nos ha constituido una Sinagoga”.

Luego son unos amigos del Centurión que también intervienen en la escena para transmitirle su humilde deseo:

” No te molestes, Señor. No soy digno de que entres bajo mi techo. Por eso tampoco me creí digno de venir personalmente. Dilo de palabra y mi criado sanara”.

* ¡Increíble la fe de este centurión romano… Se fía únicamente de la Palabra de Jesús, que ni siquiera conoce!

* Admirable su “humildad” – “no soy digno” – su “compasión”… su “gratuidad”- pide por un criado suyo –

Fe humilde y compasión gratuita que “conmueve” las entrañas de Jesús:

“Os aseguró que ni en Israel he encontrado tanta fe. Y al volver a casa los enviados encontraron al siervo sano”.

¡Como interroga a nuestra “exigente” y “débil” fe necesitada de “tocar”, “ver”, “palpar” para fiarnos y confiar!

 

17/09/2017 Mt.18,21-25 ¡Perdón!

Buenos y “liberadores” días:

Hay palabras que nos cuesta pronunciar… Sentimientos que resultan difíciles de expresar… no brotan fácilmente, sino que  permanecen como “agarrotados” en el interior… La experiencia nos lo dice cada día.

¿Qué hay en el corazón humano que se siente incapaz de perdonar?. ¿Qué le falta a ese corazón?.

¿Qué bien entendemos a Pedro en su “contabilidad” al preguntar a Jesús en un alarde de generosidad!

Si mi hermano me ofende… ¿cuántas veces tengo que perdonarle?. ¿Hasta siete veces?

Quien perdona de corazón no lleva en cuenta el número de veces… no entiende de “contabilidad” sino de “actitud”… Quien perdona de corazón perdona siempre!!!

¡Perdonar de corazón! ¡Cómo nos cuesta!. Nos resistimos a “pasar página” para acoger a quien “nos lo ha hecho”.

Si tienes experiencia de haber sido amado “gratuitamente” en tu misma debilidad… Si te has sentido perdonado por el Señor… El mismo te capacita para perdonar al otro.
Pero… ¿Tienes esa experiencia en tu propia vida?.

Quizás fue eso lo que le faltó a aquel empleado de la parábola que no perdonó a su compañero: ¡Tener conciencia de haber sido perdonado
por el Señor!

“No debías tú tener compasión de tu hermano como yo tuve compasión de ti de ti?

 

 

14/09/2017 Jn.3,13-17 “Amor entregado”

Buenos y “agradecidos” días:

Fiesta de la Exaltación de la Cruz!. Lo que celebramos es el misterio del “Amor de Dios” expresado en la entrega de la propia vida… Amor “crucificado” en quien encuentra “sentido” todo sufrimiento humano… toda “cruz” que puedas estar experimentando en tu propia vida.

“Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que el mundo se salvé por El”.

La Cruz habla de la manera de amarnos Dios… el modo de “salvar” el mundo: Abajamiento… servicio… entrega de Si mismo hasta dar la vida… ¡Qué diferente de los “proyectos mesianicos del mundo”!

La Cruz tiene sentido por Quien está en ella con los “brazos extendidos” para “abrazarte”… su “costado abierto” para “recibirte”.

“Tanto me amó que se entregó por mí”…

* Mira la Cruz… mejor, mira al Crucificado en ella…
* Acoge… admira… adora… agradece tanto amor…
* Imita… comparte… hazlo vida en tu vida “entregada” a los demás.

 

15/09/2017 Jn.19, 25-27 “¡Hasta el final!

Buenos y “conmovedores” días:

Ayer… el Hijo crucificado. Hoy… la Madre de los Dolores.!!! Contemplamos a María al pie de la Cruz… a la Madre presenciando –  corredentora – la “ejecución” de su Hijo… acompañandole en silencio… asumiendo el duro trance… entregándose Ella misma en el Hijo que se entrega!!!…

¡Conmovedora escena!… Madre e Hijo… historia de fidelidad… le ha acompañado en su vida… ha cuidado sus pasos… escuchado sus enseñanzas… siguiendole “hasta el final”.

* Contempla en silencio la escena…  Métete en ella… Mira a Jesús y escucha sus últimas palabras… las que dirige a su Madre:
“Madre, ahí tienes a tu hijo… Hijo ahí tienes a tu Madre”.

* Permanece en silencio “acogiendo” como dirigidas a ti esas palabras…  su “testamento”… Nos lo ha dado todo!.. Hasta lo que más quería: ¡Su Madre!!!… Qué su amor no nos deje “indiferentes”.

* Contempla junto a María a Juan, a Magdalena… a las mujeres… Que Ella nos ayude a “no taparnos el rostro” (Isaías) para no ver en El a tantos crucificados por la injusticia, la inhumanidad… nuestro egoísmo,  que permanedcamos “en pie” junto a ellos. (D.Molla)

 

 

 

13/09/2017 Lc.6,20-26 ¡Dichosos vosotros”

Buenos y “dichosos” días:

Sabemos que las cosas materiales nos son necesarias para vivir, pero experimentamos que no llegan a saciar la sed de plenitud que siente nuestro inquieto corazón  (S.Agustin)… sólo nos aportan pequeñas satisfacciones.

Jesús nos ofrece hoy un camino de felicidad que nada tiene que ver con el que nos vende el mundo. Es el programa de las Bienaventuranzas.

“Dichosos los pobres, los mansos,  los sufridos, los que lloran… los que tienen hambre y sed… los limpios de corazón…”

La vida misma – tarde o temprano – nos hace “llorar”… nos vuelve “pobres” e “incomprendidos” … y hasta podemos llegar a ser  “perseguidos”.

Vivelo todo – cada circunstancia adversa de la vida que tienes que afrontar – como nueva “posibilidad” para aprender y crecer… Es la hora de “tu bienaventuranza”… No olvides que la “experiencia de la vida” es la mejor “escuela” de aprendizaje.

Hay un “camino de felicidad” que se va haciendo en la lucha de cada día… en la “superación” de las adversidades… en el “tesón” por conseguir tus sueños… en el “esfuerzo” por colaborar en la construcción de un mundo más habitable para todos… más humano… más fraterno.

* Felices aquellos que “sin tener comparten”.
* Dichosos los que – siendo “rechazados”…. “perseguidos” – no  se vuelven “resentidos” y perdonan.
* Felices los que – aún “llorando” – saben “consolar”.

15/07/2017 Mt.10,24-33 ¡Confía!

Buenos y “confiados” días:

¿Quién está libre de sentir miedo?. Es un sentimiento que no es un mal, en si mismo; con frecuencia es ocasión para revelar un “valor” y una “fuerza” insospechados. La verdadera “raiz” de todos los temores es el saberse “solo”.

Quien se siente entrañablemente amado en si mismo, tal como se es, vive en la seguridad de  que pase lo que pase, no está sólo, sino acompañado por el Padre, y cuanto vive, lo hace desde la confianza de que todo es gracia, y redunda en bien, aunque su razón no lo entienda.

Los que seguimos al Señor sabemos del largo camino a recorrer del “miedo” a la “confianza”.
¿Quieres vencer el miedo? ¡Confía!… No hay otra forma de vencerlo.

Jesús sale a nuestro encuentro con su Palabra.

¡No tengáis miedo! porque si el Padre se ocupa hasta de los “gorriones” y del “cabello” más insignificante, ¿con cuánto más amor no cuidará de vosotros?. Tú vales mucho más que un “gorrión”… vales por lo que eres: su hijo querido!.

“Aunque camine por cañadas oscuras nada temo porque Tú vas conmigo”. (Salmo 22)

14/07/2017 Mt.10,16-23 ¡Sencillos y prudentes!

Buenos y “sabios” días:

Seguimos escuchando a Jesús dando instrucciones a los suyos. Hoy “avisa” y les “prepara” ante las dificultades que van a encontrar en el camino – que son tambien las muestras –

“Mirad que os envío como ovejas en medio de lobos. Sed “sagaces”… “astutos como las serpientes y “sencillos” como palomas”.

Parece muy raro imaginar… resulta difícil compaginar “astucia” y “sencillez” juntas, en uno mismo… Ser “fuerte” y a la vez “tierno”, no es fácil, es verdad, pero es posible, es de “sabios” con la sabiduría que procede del Espíritu que nos habita.

* Fuertes de espíritu, recios, valientes, personas firmes, sólidas, en pié… y a la vez sencillos de corazón, cercanos, llenos de ternura y compasión, como lo fue S. Camilo de Lelis, cuya fiesta celebramos.
¡Ahí está el “reto” de los que hemos optado por seguir a Jesús!

* Cuidemos la “fortaleza” sin descuidar la “ternura”, porque la fortaleza de espíritu sin la ternura de corazón hace a las personas “frias”, distantes, duras y egoístas.

Jesús habla a los suyos de prepararse ante el “peligro” y a la vez de tener “confianza”, el Espíritu hablará por vosotros: “¡Ovejas en medio de lobos!”.

Nuestra “arma secreta”: No estamos sólos!!! El Espíritu del Señor es nuestro Abogado-Defensor que actuará en los momentos difíciles.

13/07/2017 Mt.10,7-15 “Gratis”

Buenos y “gratuitos” días:

Cuando uno lee el Evangelio de hoy parece que está escuchando el “programa”, la “hoja de ruta” que Jesús entrega a los suyos antes de enviarlos a evangelizar. Son las “recomendaciones” que un buen “Guía” y “Maestro” da a los que se van a “poner en camino”.

Les dice, no sólo lo que tienen que hacer, sino también las “actitudes” con las que deben actuar: Dar vida y darla en abundancia… ofrecer “razones” para la esperanza… despertar “entusiasmo” para caminar… transmitir en “vivo y directo” los valores del Reino: Verdad, justicia, amor, libertad… y todo sin buscar “rédito” ni “interés personal”, sino desde el “desprendimiento” y la “gratuidad” efectiva y afectiva, que suele “colarse” muy sutilmente en nuestras motivaciones profundas.

“Dad gratis lo que habéis recibido gratis. No lleveis ni alforja ni túnica de repuesto; ni oro, ni plata, ni calderilla. Comed lo que os pongan. Saludas deseando la paz”.

Lo que les dijo a ellos te lo dice hoy a ti, que también eres de los suyos ¿o no?.
Cómo llega a tus oídos… cómo te resuena por dentro está “hoja de ruta” a la hora de llevar – tú también – la Buena Noticia de que vale la pena “conocer” y “seguir” a Jesús… hacer lo que El hizo y quiere seguir haciendo – hoy – precisamente a través de ti?.

12/07/2017 Mt.10,1-7 Llamada personal

Buenos y “personales” días:

En la vida “profesional” eres tú quien “eliges”, al menos, lo que te gastaría  ser… En la vida “cristiana” es Dios quien tiene la iniciativa… quien va por delante, elige y llama…
Su llamada es “personal”.

Así vemos en el Evangelio de hoy actuar a Jesús con los suyos:

” Llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar demonios y curar toda clase de dolencias”.

¡Qué importante estos detalles que nos da el Evangelio! Cae en la cuenta para poder aplicarlo a tu propia vida:

* Sentirme llamado por mi nombre… amado personalmente… no soy uno más perdido en el “montón”, sino “único”… “irrepetible”!!!

* Saberme “enviado”, como sus discípulos a “aliviar” el dolor y a “dar vida”… Esta es mi misión como cristiano.

* Importante: No olvides que a la vez que “enviado” eres “discípulo”… Llamado a hacer el bien como “seguidor” de Jesús… no “a mi aire”… “por libre”, como suele decirse… sino siguiendo a Jesús, unido a Él como el sarmiento a la vid… sólo así daremos fruto.

11/07/2017 Mt.19,27-29 ¡Gratuidad

Buenos y “entregados” días:

¡Qué difícil resulta la “entrega” sino es por amor! Como seres limitados que somos necesitamos “seguridades” para nuestra estabilidad a todos los niveles…
A todo queremos “sacar partido”… Estamos siempre “tentados” de “agarrarnos” a lo que creemos nos da “firmeza”…  “estabilidad”… “seguridad”.

Algo así debió pasar al mismo Pedro y a los discípulos para preguntar a Jesús:

“¿A nosotros que hemos dejado todo y te hemos seguido ¿qué nos va a tocar?”

Como los discípulos queremos tenerlo todo “bien atado”… “asegurado”… por si acaso…
* ¿Dónde ponemos nuestra seguridad?. ¿Dónde queda nuestra confianza?.

Hoy celebramos a S. Benito Abad, patrón de Europa… Felicitamos y pedimos por toda la familia benedictino que tanto ha aportado y sigue aportando a la Iglesia.

10/07/2017 Mt.9,18-26 ¡Ánimo, hija!

Buenos y “humanizadores” días:

¡Cuánta necesidad en nuestra sociedad encontrarnos y ser nosotros mismos personas “humanas”, gente “humanizadora” que se compromete a hacer “menos dura”, más “llevadera”, la vida de los otros!

Jesús en el Evangelio de cada día nos deja ver su modo de proceder, su parte más humana… sus entrañas compasivas:

* Acoge, escucha, libera, perdona, sana, devuelve la vida “fisica” pero también el “sentido” de la vida, la ilusión, las ganas de vivir.

“Ánimo, hija, tu fe te ha curado”

* Convive con todos, comparte vida, comida, gozos, preocupaciones…

Todo un programa a seguir para el que quiera “implicarse” con los demás para ayudarles a vivir una vida más feliz, más humana.

Este es el deseo de Dios y su gloria: “La gloria de Dios es que el hombre viva”

05/07/2017 Mt.8,28-34 ¡Libres!

Buenos y “liberados” días:

En ocasiones solemos actuar así : “Más vale lo malo conocido que lo bueno por  conocer” con tal de no “arriesgar”. No queremos complicarnos la vida ni dejar que nos la compliquen rompiendo nuestras costumbres y rutinas. Esclavos de “lo de siempre”, nos falta “libertad” interior para aceptar otras propuestas “nuevas” y posiblemente “mejores”, aunque sean “desconocidas”.

Así les debió pasar a aquellos habitantes de Gerasa de los que nos habla el Evangelio de hoy:
Jesús llega a la ciudad, sana a “dos furiosos endemoniados” que eran el terror de todos los vecinos… y, sin embargo, el pueblo entero va al encuentro de Jesús rogándole que se marchara de su pais… Con ese afán de liberar a la persona pone en peligro la economía del país…

Incomprensible! pero la lógica de aquellos hombres suena bastante actual en nuestros días aunque sea poco evangélica: Primero los bienes, luego las personas.

Increíble! Pero no es esa, a veces, nuestra “reacción”, nuestra “respuesta” a Dios cuando su llamada supone “arriesgar”?… “Déjame! no me compliques la vida”.

Así termina el Evangelio: con la “incomprensión”… el “rechazo” y la “expulsión” de Jesús.

* ¿Qué respuesta le doy yo?. “Vete de mi territorio o quédate en mi vida?.
Comodidad o Libertad? Tu eliges.
“Es mejor dar paso a la gracia que pelear contra demonios”

23/06/2017 Mt.11,25-30 “En ti confío”

Buenos e “intimos”días:
cu

Hoy, fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. El Corazón de Jesús es la “síntesis” de toda la Historia de la Salvación… la historia del amor de Dios con el hombre.

* Celebrar su fiesta es hacer memoria agradecida de ese amor personal de Dios contigo.
Recuerda hechos, acontecimientos en los que has experimentado ese amor y agradeceselo.

* Esta fiesta invita a un encuentro personal con Jesús… Si puedes y tienes una imagen del Corazón de Jesús date un tiempo para contemplarlo y entrar en los sentimientos de ese Corazón.

Escucha su oración al Padre:
“Te doy gracias, Padre, porque (…) y te revelas a la gente sencilla”.

*Siéntete uno de ellos y dejate “tocar” por su amor… déjate alcanzar… sorprender… perdonar… déjate querer…

* Pídele que te enseñe a amar a los demás como eres amado: “Jesús… haz mi corazón semejante al tuyo.

 

22/06/2017 Mt.6,7-15 “Reza con el corazón”

Buenos y “amorosos” días:

El Padrenuestro!!! Nuestra primera oración que nos enseñó nuestra madre y rezábamos juntos en familia.
Hoy tienes la oportunidad de volverlo a rezar “usando el corazón”… de manera “consciente”… dándote el tiempo de “saborearlo”.

El evangelio de hoy nos lo recuerda:

“Cuando receis no useis muchas palabras, vuestro Padre ya conoce vuestras necesidades”

Orar con el Padrenuestro es “sentir a Dios como Padre”… “vivirme” como su hijo y a todos como hermanos. Al orar con él, cae en la cuenta de que no dices “mío”… sino Padre “nuestro”

¡Qué diferentes, sinceras y qué profundas serían nuestras relaciones si vivieramos en coherencia con lo que rezamos!

Hoy al volverlo a rezar da gracias por las personas que te enseñaron a dirigirte a Dios como Padre… “saborea” lo que dices… a quien te diriges y a qué te comprometes.
¡Padre nuestro!

21/96/2017 Mt.6,1-6  16-18 ¡Discretos!

Buenos y “desapercibidos” días:

Aunque sea de manera inconsistente… ¡cómo nos gusta “hacernos notar”… deseamos que “nos vean”… buscamos “el aplauso”… ser tenidos “en consideración”… nos gusta menos eso de “pasar desapercibidos”.

Jesús, en cambio, en el Evangelio de hoy nos habla de discreción… de lo secreto… de lo escondido donde el Padre ve la “sinceridad” de nuestro corazón… la rectitud de nuestra intención.

“Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos”

Suele decirse que “el bien no hace ruido”… pero, aunque no se haga notar – como la sal en la comida – su efecto “se nota”.

20/6/17 16:29:55: Sor Felicidad: 20/06/2017 Mt.5,43-48  “Amar al enemigo”

Buenos y “novedosos” días:

Esta es la “novedad”  que nos trae Jesús y su Evangelio: Unas relaciones humanas que van más allá de lo puramente natural.
Amar… hacer el bien… bendecir… orar… pero no sólo a los que “nos caen” o/y nos “hacen bien”, sino a todos; amigos, indiferentes y también a los enemigos.

” Si amais sólo a los que os aman ¿qué hacéis de más?… ¿qué mérito tenéis?

Esta es la “novedad” el estilo de ser… la manera de actuar de un cristiano. Si llamó y reconozco a Dios como Padre de todos, la consecuencia es lógica… todos son y tengo que amar como hermanos míos que son.

¡Con qué facilidad lo decimos, lo rezamos y hasts lo “sabemos con la cabeza”… pero cuánta necesidad tenemos de aprenderlo “con el corazón”, acogerlo  y experimentarlo así!!

Amar a todos de esa manera sólo es posible si – más allá de las apariencias – soy capaz de ver en el “rostro del otro” el “rostro de Dios” como dice Santa Teresa de Calcuta.
En esto sí que tenemos que pedir y a la vez “entrenarnos” y “ejercitarnos” todos y cada día con el que tengo delante.

*Sea el que sea mirale sin prejuicios y di: ¡Es mi hermano!… Y actuar en consecuencia.

19/06/2017 Mt.5,38-42 “Más allá  de la lógica natural”

Buenos y “generosos” días:

“Dar según se recibe” no deja de ser natural. Superar esa lógica… la simple “justicia distributiva”… abrirse y actuar desde la “gratuidad” es lo propio de un seguidor de Jesús.

Generosos no sólo  para “compartir” los bienes materiales sino para ser bondadosos  con todos… incluso con aquellos que te hacen o intentan hacerte daño.

Así nos lo pide la Palabra de Dios, hoy. Frente a la “venganza” humana, la nueva ley de la “gratuidad” y la “generosidad” sin medida.

“Se dijo: Ojo por ojo y diente por diente… pero Yo os digo: No hagáis frente a quienes os agravia; al contrario”.

Más allá de la ley antigua, Jesús establece una forma nueva de relaciones humanas: No buscar el “enfrentamiento”… cultivar la mansedumbre… el dialogo abierto… la cercanía… el mutuo enriquecimiento en las diferencias… perdonar.

Señor, enseñarme a mirar al otro no como “enemigo”… mi “rival” a quien atacar y añadirlo, sino como a mi “hermano” a quien acojo… perdonó… y brindo la posibilidad y libertad de una relación sana, reconciliado y constructiva.

18/06/2017 Jn.6,51-58 ¡Hacerse pan!

Buenos y “eucaristicos” días:

Fiesta del Corpus Christi!…  Celebramos la Eucaristía, Pan de Vida entregada por nosotros para que tengamos vida.
* Fiesta de la presencia de Dios entre nosotros, convertido en “ofrenda” al Padre y hecho “alimento” del hombre.

* Celebrar la Eucaristía es celebrar el Amor gratuito, escondido, desinteresado, permanente, entregado, fiel… de Dios al hombre, a todos los hombres.

“El pan que Yo daré es mi Cuerpo entregado para la vida del mundo”

¡Regalo y exigencia!.  *Celebramos tambien el día de la Caridad… Pan que se nos da para podamos darnos…
No basta con recibir la “comunión”, el Cuerpo Sacramentado de Cristo… con El tengo que recibir el “sacramento” que también es mi hermano… “comulgar” con sus necesidades y esperanzas, que hago mías.

* Hoy Jesús sale de nuestros templos para visitar nuestras hogares, plazas, calles… Pasando por donde el hombre pasa… bendiciendo y haciendo suyos nuestros lugares de trabajo, nuestras necesidades y sufrimientos…

* Los que nos llamamos sus seguidores estamos llamados, no sólo a “dar pan” al hambriento… sino a “ser nosotros mismos pan” partido y compartido para que los otros, también tengan vida… para que cualquier ser humano pueda tener una vida digna y cubiertos los derechos fundamentales de todo ser humano.

 

17/06/2017 Mt.5,36-37 ¡Sinceros!

Buenos y “sinceros” días:

Es un hecho constatable: Cada vez necesitamos más “avales”… más “señales” y “papeleo” que nos garanticen que lo que nos dice el otro es verdadero… A muchos niveles pedimos “firma”… nos fiamos de la palabra dada… se ponen en tela de juicio lo que dicen unos y otros… se lanzan mensajes engañosos… manipulados… en lugar de movernos en la verdad, en sencillez verbal del SI o NO sin rodeos.

¡Sinceridad y coherencia! Cualidades sin las cuales las relaciones humanas se deterioran… surgen los “prejuicios”… los “recelos” mutuos y las “desconfianzas” haciéndose poco menos que inviable una sana y constructiva relación.

Los seguidores de Jesús estamos llamados a movernos en la “sinceridad” de nuestras palabras y la “coherencia” de nuestra vida.
Así nos lo recuerda, Jesús, en el texto de hoy:

“A vosotros os basta decir SI o NO;  todo lo demás proviene del Maligno”.

* Dame, Señor, amor a la verdad… Infundeme valor para pronunciar palabras auténticas, sinceras, capaces de generar confianza en el otro y con él poder contribuir juntos en la construcción de una sociedad nueva… unas relaciones sanas en las que aprendamos el arte de amar al otro, al diferente, como hermano.

 

16/06/2017 Mt.5,27-32 ¡Saber mirar!

Buenos y “elocuentes” días:

Así es… El cuerpo es expresión de nuestro estado de ánimo… de nuestro ser… Un gesto, la expresión de nuestro rostro habla por sí mismo más que la misma palabra.

De lo que hay en el corazón habla – no sólo la “boca” – sino también nuestra “mirada”. ¡Cuánta fuerza “creadora” o “destructora” puede tener una simple “mirada”. Como suele decirse, hay miradas que “matan” porque antes lo han hecho en el corazón.

Es en el corazón donde nacen los deseos que se traducen en gestos, en obras. Jesús nos invita a actuar en las “raices”, a cuidar, a vigilar el corazón…

“Habéis oído que se dijo (…) pero Yo os digo”.

El Señor quiere “sanar” tu corazón… limpiar tu mirada… El te necesita para sanear tu entorno… necesita tu honestidad, tu integridad, en la forma de enjuiciar la vida… de vivir tus relaciones humanas… necesita tu “buen hacer”.

*Bendice, Señor, mis ojos…sanea mi mirada para que “vea sin juzgar”… Bendice, Señor, mis manos para que “acojan sin atrapar”

 

15/06/2017 Mt.5,20-23 ¡Perdón!

Buenos y “reconciliados” días:

La vida es un camino de “reconciliacion” con el otro… Indispensable para poder vivir en verdad mi de ser de “hijo” en mi vida como “hermano”. ¿Cómo puedo – en verdad – llamar a Dios “Padre nuestro” si no “tengo relacion” o estoy enemistado con el otro, que es mi hermano?

La Palabra de Dios nos advierte: Antes que el sacrificio y el culto está el perdón.

“Si cuando vas a presentar tu ofrenda ante el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene quejas contra ti, vete primero a reconciliarse con él”

Siempre me ha llamado la atención esto: Si te das cuenta de que el “otro”… (no dice que seas tú el que tiene  quejas contra él)… da tú el paso… adelantate y vete a reconciliarte con él, aunque sientas que tú no tienes nada contra él.

¡Todo un cambio! ¡Cuántas veces nos justificados diciendo: “No soy yo.. es él quien tiene contra mí… le corresponde a él acercarse a mi”.

Perdonar es amar y “Nada nos asemeja más a Dios que el estar siempre dispuestos a perdonar”. (S.Juan Crisóstomo).

 

 

14/06/2017 Mt.5,17-19 “Si amas cumples la ley”

Buenos y “liberadores” días:

Sabemos que las normas son necesarias… que están para cumplirlas… pero constatamos que limitarnos a “cumplir” lo mandado se queda corto…

La Palabra de Dios hoy nos recuerda que no viniste a hacer “borrón y cuenta nueva” respecto a la Ley Antigua… sino a darle “plenitud”… su verdadero sentido.

“No he venido a abolir, sino a darle plenitud”.

No quita nada; ni recorta, ni suaviza la Ley. Lo que nos pide es no quedarte en el cumplimiento “externo” de la ley; “superar la letra” y llevarla hasta sus límites… hasta el encuentro amoroso con el Señor de la Ley, expresado en el amor sincero y gratuito al hermano.

El amor es mucho más exigente que el mero cumplimiento externo de la ley. Cuando dos personan se aman, el amor “sustituye” a toda ley.

“Ama y haz lo que quieras”. (S.Agustín).

 

13/06/2017 Mt.5,1-12  ¡Eres sal y luz!

Buenos y “luminosos” días:

¿Quién no sabe qué es la sal y la luz? ¿Quién no conoce su efecto contagioso?
Así de sencillo, claro y directo es el lenguaje con el que Jesús se dirige a los suyos para decirnos cuál es nuestra misión: “Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo”.

La sal y la luz no existen para sí mismas sino dar sabor, evitar la corrupción, iluminar, ayudar a ver… Así el seguidor de Jesús  no es sino una vida para los demás.

* Ilumina… da sabor… sirve… contagia… transforma. Hazlo sin ostentación, sin deslumbrar sino con humildad y sencillez… pero ¡hazlo… no te “ocultes”!

“Brille así vuestra luz para que viendo vuestras buenas obras den gloria al Padre”.

Toma conciencia de tu misión: “Hacer presente” al Señor… “creible” su Palabra – el Evangelio – “visible” su caridad… ser “para los demás” allí donde vivimos… testimonio vivo de lo sencillo, pequeño y cotidiano hecho con mucho amor: ¡Sé sal y luz!

12/6/17 9:55:18: Sor Felicidad: 12/06/2017 Mt.5,1-12 ¡Felices!

Buenos y “felices” días:

Creados para ser felices!. Es la llamada, la vocación común… la aspiración profunda de todo hombre: gozar de la felicidad.

Hoy, en el texto de las Bienaventuranzas encontramos la Síntesis de la Buena Noticia… el programa de vida que nos ofrece Jesús.

El ideal de felicidad que plantea es “provocativo”.
“Felices los pobres, los mansos, los que lloran, los que trabajan por la paz, los misericordiosos, los perseguidos por ser justos”.

Este lenguaje no entra en nuestros “parámetros” de felicidad. Sólo quien se ha encontrado con el Señor y ha descubierto que su “estilo de vida” es capaz de dar “sentido y plenitud” a la propia vida es capaz de engancharse a su “proyecto vital”.

Lo que nos da la felicidad es el Amor… sentir el Amor de Dios que nos acompaña, nos consuela y transforma nuestra mirada y nuestra vida.

Esta es la nueva “clave” para contemplar y vivir nuestra vida como seguidores de Jesús: la bondad, la limpieza de corazón, el anhelo de justicia, el trabajar por la paz crearán en nuestro interior un auténtico “manantial” de paz.

Estás dispuesto a aceptar y vivir este “desconcertante” camino de felicidad que te propone Jesús?

11/06/2017 Jn.23,16-18 ¡Salvados y habitados!

Buenos y “trinitarios” días:

Hoy, fiesta de la Stma. Trinidad.. de la “interioridad” y de la “donación”… de la “profundidad” y del “compromiso”.

Fiesta de la “familia de Dios”… de la “unidad” y en la “diversidad”… de la “comunión”… de la “entrega” y “donación” mutua.

“Tanto amó Dios al mundo, que envió a su Hijo único para que, todo aquel que crea en El, se salvé, tenga vida eterna”

* Celebrar esta fiesta es “conectar” con el lugar del “nosotros”… del “encuentro”… allí donde mi ser entra en relación con un Tú “trascendente” e “inmanente” a la vez… allí donde me vivo en plenitud.

* Celebrar esta fiesta es “expresar” la realidad de este misterio en mi vida hecha “donación”… “entrega”…”regalo” para el otro… mi hermano.

* Gloria a Ti, Padre Creador, en quien encuentro el origen de mi vida y de la vida.
* Gloria a Ti, Hijo, Jesucristo, Salvador, en quien puedo experimentar mi ser de hijo y hermano.
* Gloria a Ti, Espíritu Santo, aliento, fuerza de Amor que vive en nosotros y se espande hacia fuera para acoger y salvar… en quien puedo “gustar” el Amor con que soy amado y “regalarlo” en una vida hecha entrega.

* Creer en la Trinidad… confesar su “misterio” es confesar nuestra fe en el Amor y en el amor.

10/06/2017 Mc.12,38-44 ¡Mira el corazón!

Buenos y “autenticos” días:

Autenticidad!!! Una actitud que nos hace ser nosotros mismos “tal cual”, sin necesidad de tener que “aparentar” para buscar el aplauso, el elogio, la alabanza de los demás.

Jesús nos pone en alerta: “Cuidado con los escribas. Les encanta… (sigue leyendo el texto).
¡Cuánta apariencia que nos “repele” de los otros!. ¿Somos capaces de reconocerla en nosotros?.

¡Qué diferente actitud la de aquella pobre viuda a la que Jesús alaba!

“Os aseguró que en sus dos reales ha echado más que nadie porque ha echado todo lo que tenía”. Se ha dado a sí misma”.

¡Qué mirada la tuya, Jesús!.¡Cómo me interroga! Miras traspasando las apariencias y llegando al corazón de la gente desenmascarando hipocresías…  poniendo al descubierto la “grandeza” de la viuda y la “falsedad” de los fariseos.

“Jesús condena esa espiritualidad de “cosmética”… Jesús mira el corazón”. (Papa Francisco)

 

09/06/2017 Mc.12,35-37 ¡Cercano!

Buenos y “cercanos” días:

Así termina el Evangelio de hoy: “La gente, que era mucha, disfrutaba escuchandole”.

Así es Jesús: Cercano! En diálogo con pueblo que le escucha atentamente y con gusto. Sus palabras eran bien diferentes de las que oían habitualmente.

¡Cuánta necesidad tenemos de personas así… que nos hagan “cercana”… “atrayente” la persona de Jesús… “comprensible” su Palabra!.

Personas que con el “testimonio” de su vida y la “profunda claridad” de sus palabras, que brotan de la experiencia, nos “acerquen” más a Ti, Jesús…

En tu tiempo – y quizá también ahora – algunos te esperaban como un Mesías “victorioso”… “fuerte”… “dominador”. Tú buscas “purificar” esa idea que tienen de Ti… “cuestionas” a la gente… “provocas” a la persona a que se pregunté y busque quién eres realmente.

“¿Cómo dicen los escribas que el Mesías es Hijo de David?”.

* No eres el Rey “triunfalista” que busca poner a sus enemigos bajo sus pies. Tú quieres que todos tengan vida y vida abundante.

Tu Palabra también me interroga y me interpela.
*¿Qué imagen tengo  de Dios, desde la que me relaciono con El?
*¿Qué medios de formación me doy para “ahondar” en el conocimiento del Dios de Jesús, tal como El se muestra en el Evangelio?.

 

 

 

 

 

08/06/2017 Lc.22,14-20 ¡Nuestro  intercesor!

Buenos y “sacerdotales” dias:

Hoy la liturgia nos invita a adentrarnos en el corazón “sacerdotal” de Jesús… como interceder ante el Padre.

* Corazón lleno de solicitud… de cuidado y “desvelo” por los suyos.

“Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer”.

* Corazón que le lleva a la “entrega” de la propia vida”.

“Habiendo amado a los suyos les amó hasta el extremo”.

* Hasta el fin!… Hasta el extremo!. ¡Cuánta fuerza tienen estas expresiones que desvelan la profundidad de los sentimientos de Jesús por los suyos… por nosotros… por ti y por mí!

* Déjate penetrar por esos sentimientos y deja que broten también los tuyos al sentirte amado por El de esta manera… hasta el extremo… y siempre!!!

* Agradece a Dios el sacramento de la Eucaristía donde ha querido permanecer con nosotros. “Pastor” y “pasto” a la vez!… Hecho pan… alimento para nuestro camino de “peregrinos”.

 

07/06/2017 Mc.12,18-27 Dios de vivos.

Buenos y “vivientes” días:

¡Qué diferente es “entender” la fe como un conjunto de “dogmas y leyes” que “tengo que creer”… “aceptat” sin más… a “vivir” la fe como un “encuentro” personal con Quien me ha creado… ha dado la vida por mí… me “acompaña” y ama gratuitamente… hasta el final!.

En el Evangelio de hoy, Jesús nos ofrece el “rostro” de un Dios de vivos, para Quien todo lo que hace está destinado a la vida.

“Dios es Dios de vivos no de muertos”.
* ¿Es así como vivo la relación personal  de Dios conmigo?.
* ¿Lo siento vivo en mi vida y es desde esa experiencia mi respuesta a esa relación de amor?.
* ¿En qué forma esa respuesta tiene implicación en las personas que me rodean, en mi actuar como seguidor de Jesús?.

Como “creyentes” no podemos limitarnos al “cumplimiento” frío de unas “normas” morales o unos “ritos” vacios que para nada enganchan con la vida.

Una llamada hoy a “cuidar” mi fe… a “avivarla” en ese “encuentro” personal, diario, con el Dios vivo… con el Dios de la Vida.

La eternidad ya está aqui… comienza y se vive en la experiencia “pascual” de quien dia tras día cree y espera, sufre y ama… como y con Jesús.

06/06/2017 Mc.12,13-17 ¡Honestos y sinceros!

Buenos y “sinceros” dias:

Nos puede ocurrir y de hecho ocurre: En vez de acercarnos a los otros con la “verdad” en la mano… con “sinceridad” de corazón… con “honestidad”… hacerlo no “de frente” sino con “dusimulo” o  utilizando la “adulación” como estrategia para conseguir lo que te propones.

Así lo vemos en el Evangelio de hoy: “Maestro, sabemos que eres sincero y no te fijas en lo que la gente sea. Dinos ¿es lícito pagar el tributo al Cesar o no?.

¡Cuánta hipocresía!. Una pregunta llena de malicia y “doblez”. Con apariencia de “fidelidad” buscan “cogerle” en su propia palabra para tener de qué “acusarle”.

En la sociedad en que vivimos no resulta fácil conjugar lo civil y lo religioso… compaginar “vida de fe” con los deberes de una “vida ordinaria” como si se tratara de dos funciones “opuestas”, que no lo son.

“El cristiano que no cumple con sus obligaciones temporales, que falta a sus deberes con el prójimo está faltando a sus deberes con Dios” (G.S. 43).

Jesús nos lo deja claro hoy: “Dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”.

05/06/2017 Jn.20,29-23 ¡Cuida de ti!

Buenos y “detallistas” días:

¡Con qué “detalle” nos narra el Evangelio la parábola de la “viña arrendada” a unos “administradores” para que la cuidaban!

“Un hombre plantó una viña, la cercó de un muro, cavo un lagar, edificó en ella una torre”.

Detalles todos cargados de significado, con los que quiere expresarnos el “cuidado amoroso” que Dios tiene por cada uno de nosotros, que somos “su viña”: Nos defiende y proteje… nos da seguridad y reposo… Eso es lo que simboliza la cerca, el lagar, la torre con lo que prepara y cuida “su viña”.

* ¡Qué misterio de amor escondido en tantos “detalles” en los que experimento vas cuidando mi vida a través de la gente con la que me “codeo” y de los acontecimientos diarios por medio de los cuales Tú me “hablas”, “acompañas” y “amas”!

Una llamada de atención a la responsabilidad:
*¿Soy viña agradecida que da los frutos que Tú  esperas?
* No soy “dueño”, sólo “administrador” de cuanto tengo. ¿Cómo lo voy administrando?
* ¿Qué clase de administrador soy?.
Los ejemplos que nos descubre el Evangeliouj

 

24/05/2017 Jn.16,12-15  Guiados por la Verdad.

Buenos y “pacientes” días:

No es fácil “dejarse conducir”… aceptar que la vida es mucho más que aquello que podemos “razonar”… “programar”… “controlar”… Que hay infinidad de aspectos que se escapan a nuestro “saber” y “entender”.

La Palabra de Dios, hoy, nos puede dar luz en nuestra “búsqueda” de la verdad… en nuestro “saber esperar”… permanecer confiados en la espera…

No está todo dicho!!!… “Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas todavía (…) el Espíritu de la Verdad será quien os guíe hasta la  verdad plena”.

* Maestro interior, enseñame tantas cosas que no llego a  entender…guiame por el camino de la verdad… acompaña nuestro “peregrinar” diario actuando como luz, fuerza, aliento y valentía… aceptando los “nuevos desafíos”… que sepa mirar siempre el “horizonte” en la certeza de estar acompañado.

María, tú que sabes de planes de Dios que no entiendes… que te desconciertan sigue siendo siempre nuestra Madre Auxiliadora.

23/05/2017 Jn.16,5-11 “Os conviene que Yo me vaya”.

Buenos y “sabios” días:

¡Cómo nos duele la separación de un ser querido… la partida de un amigo!. Eso, nos dice el Evangelio, que experimentaron los discípulos ante las palabras de despedida de Jesús: “La tristeza ha llenado vuestro corazón porque os he hablado de esto”.

Temían la ausencia de su presencia… y Jesús les entiende… intenta hacerles comprender y les explica: “Os conviene que Yo me vaya, porque si no me voy no vendrá a vosotros el Consolador”.

Nos sorprende la pedagogía de Jesús; la forma en que Dios actúa.

¿Cómo va a ser mejor que te vayas y nos dejes sólos?. ¿No es mejor que te quedes, te veamos, te “palpemos”?. Esta suele ser nuestra “lógica”.

¡Cómo nos cuesta entender los caminos del Señor… entrar en su “lógica” que tantas veces nos deja “desconcertados”!

¡Qué sabia “pedagogía” la tuya Señor!… ¡Cómo nos conoces!… Y sin embargo, crees en nosotros. Gracias por entender y acompañar nuestros “procesos” con los que vamos madurando en tu seguimiento. Sabemos que nunca estamos solos… aunque, a veces, sintamos la necesidad de decírtelo. Quédate siempre con nosotros. No te alejes… Que tu Espíritu sea quien guíe nuestra vida y la haga fecunda para tu Reino.

Madre de los creyentes, enseñamos a hacer lo que tu Hijo nos diga.

22/05/2017 Jn.15,26.16-4a
¡Consolar!

Buenos y “consoladores” días:
Lo sabemos, lo estamos viendo y, quizás, lo estemos experimentando en nuestra propia vida. Ser cristiano supone – en muchos casos –  vivir a “contracorriente” porque, sencillamente, intentas vivir según el Evangelio. El cristiano es un “testigo” de que es posible vivirse “plenamente” hombre al estilo de Jesús de Nazaret… y esto “choca” con otros estilos de entender la vida… no gusta a muchos, incluso de los “nuestros”, los que se consideran como nosotros “seguidores” de Jesús. Cada uno cree tener a Dios de su parte. ¡Cómo le “manipulamos”!

El Evangelio de hoy nos lo afirma: “Os expulsaran de las sinagogas, os darán muerte pensando incluso que así dan culto a Dios”.

¡Cuánto necesitamos del Espíritu Consolador… el Defensor… el Espíritu de la Verdad que procede del Padre, que nos defienda de la mentira, que “haga verdad” en nuestra vida… nos “consuele” y “fortalezca” para que no tambaleemos!.

* Danos tu Espíritu, Señor, que “avive” nuestra fe… nos haga “fuertes” en nuestras cobardias… “pacientes” en las pruebas… “dóciles” a su voz interior… “audaces” para dar testimonio “creíble” por nuestras obras.

María, Mujer fuerte al pie de la Cruz vuelve tus ojos misericordiosos sobre tantos hijos tuyos, hermanos nuestros, que sufren y luchan. En los momentos de dificultad muestrales, nuestranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

 

21/05/2017 Jn.14,15-21 “Nunca solos!

Buenos y “habitados” días:

¡Cuánta necesidad tenemos de experimentar la “presencia” amiga del Amigo en nuestra vida… en medio del quehacer diario!.. Vivir desde esa “certeza interior” de saber que no estás sólo!!!

Alguien vive en ti aunque tú no seas consciente de ello…
¡Qué seguridad da el poder experimentaron asi!..¡Sentirme “habitado por dentro” por quien me ama, fortalece, re-crea mi vida y la hace fecunda: El Espíritu del Padre y del Hijo… el Espíritu Santo!!!.

Hoy, el Señor, nos lo recuerda y asegura: “No os dejaré huérfanos; pediré al Padre que os dé otro defensor; el Espíritu de la Verdad que estará siempre con vosotros”.

* Hazte consciente de esa presencia que te habita… Atrévete a poner tu vida confiadamente en sus manos… que sea El quien la conduzca… Experimentaras que pierdes miedo al futuro, al riesgo… te llenarás de energía y plenitud de sentido.

* Deja que tu vida crezca de “dentro a fuera”… Cambia de mirada en tu relación con los demás… Concentra tus energías en lo esencial: en el Amor, para que todo lo que hagas dé fruto, sea fecundo.

20/05/2017 Jn 15,18-21 “Vivir en el mundo sin ser de él”
Buenos y “distintivos” días:

Cada uno de nosotros llevamos nuestro “patrimonio genético”, los “rasgos heredados” de nuestros padres que nos identifican como hijo del Señor Y y de la señora X.

Como cristianos tenemos también  “rasgos”, “valores” que nos caracterizan como seguidores de Jesús… su propio “estilo” que nos hace “distintos”… “estar” en el mundo sin “ser” de él… No podemos dejar de ser “diferentes” si no queremos perder nuestra “razón de ser”… nuestra “misión”: hacer fermentar, salar, alumbrar.

Muchas veces nos tocará “nadar a contracorriente”; nada extraño. El Evangelio de hoy nos lo recuerda:
“Si fuerais del mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo sino que Yo os he elegido, por eso os odia”

¡Cuántos cristianos perseguidos hoy por ser lo que son: “diferentes”!.
*¿Qué “novedad” aportó como cristiano que me “distingue”…me hace “ser diferente” de la masa… del “montón”… testigo del “Resucitado”?.

María, seguidora hasta el final de tu Hijo Jesús, fortalece y acompaña nuestro seguimiento.

19/05/2017 Jn 15,12-17 “Amaos”

Buenos y “amorosos” días:

Amor!!! Es el “origen” de nuestra existencia y el final de nuestro destino. Fuimos creados “por” amor… “para” amar y ser amados.
El amor es la “esencia” de lo humano.

Y es el amor lo que “define” al cristiano. Es tu mandamiento para tus seguidores: “Amaos unos a otros como Yo os he amado”.

Mandamiento “nuevo”: ¡Como Yo!. Esa es la novedad que supera el “antiguo”: “Ama al prójimo como a ti mismo”.

Si ya me resulta difícil amar al otro como me amo a mí… ¿cómo hacer por los demás lo que Tú has hecho y haces por mí, Señor:  dar la vida por los amigos… perdonar al enemigo?

Es la medida!…tu medida!…la que Tú me pides: “Ama como Yo te amo”.

* Me llamas amigo!. Sólo contando con la fuerza de tu amistad… dejándome amar por Ti podré amar con el mismo amor que me das. Y cuando ese amor “desborde” toda medida, rebosare de alegría… esa que nada ni nadie podrá arrabatarnosla.

María, Madre,    enseñanos a amar, acompaña nuestros pasos, llevanos a Jesús.

18/05/2017 Jn.15,9-11 ¡Alegría en plenitud!.

Buenos y “alegres” días:

Alegría!!!. Este debería ser uno de los “rasgos distintivos” de los “seguidores” de Jesús. Sin embargo, muchos “nos tildan” de ser gente triste, de “caras largas”, aburridos, como si Dios fuera un “aguafiestas”, que no hace más que “prohibirnos” cosas.

¡Qué bien nos lo dice el Papa Francisco!: “Hay cristianos que paracen vivir en una eterna Cuaresma sin Pascua”.

¿Cómo presentar así el “rostro alegre” de un Dios cercano, que acoge, comprende, perdona, que es fuente de vida y nos quiere alegres y felices?.

“Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría llegue a su plenitud”.

La alegría y la fe – como la gripe – no se “transmite” por decreto sino por “contagio”. Quien la tiene la va transmiendo, “contagiando” a los que viven con él.

* Señor, concedeme el Don de tu alegría; esa que no depende ni está en función de las “circunstancias” que viva, sino que brota y se alimenta de la certeza de tu Palabra hecha “experiencia” en mi vida: “Como el Padre me amó así os amo Yo”.

Personalizalo, ponlo en singular. Siéntete amado así, con el mismo amor con que Jesús es amado por el Padre… y deja que esa “corriente” de amor recibido llegue a todos los que llaman a la puerta de tu corazón.

Saluda e invoca a María, Causa de nuestra alegría porque nos ha dado a su Hijo Jesús, el Amado del Padre, por quien somos amados.

17/05/2017 Jn 15,1-8 ¡Permaneced!

Buenos y “permanentes” dias:

Permanecer!!! Los grandes “genios” de la historia, en cualquier campo del saber, nos testificar que el “éxito”… dar “fruto” tiene mucho que ver con esta “actitud”; por el contrario, la falta de “permanencia” y de “pertenencia” suele llevar al “fracaso”.

En nuestra sociedad no es precisamente eso lo que se ve y se vive. El mundo del trabajo, de las relaciones, los compromisos parece moverse, más bien, en lo provisional, transitorio, no duradero ni permanente… Y vemos los resultados.

Nosotros mismos nos empeñamos, muchas veces, en vivir “por libre”, a “nuestro aire”, como si no necesitaríamos de nadie, actuando como “sarmientos solitarios” o “francotiradores”.

La Palabra de Dios hoy nos pone el “dedo en la llaga”. Nada menos que siete veces nos insiste: “¡Permaneced!

“El que permanece en Mí y Yo en él ese da fruto abundante”.

* El primer fruto en mi vida es éste: Permanecer “EN” Jesús. Esa es la clave!!.

* Descubre la “fuerza” que tiene esta pequeña preposición: “EN” que indica presencia “permanente”… relación “profunda”… unión “vital” y supone “comunión interpersonal”… mantenerse “fiel”.

Mes de Mayo: Acoge Su Palabra “orando”, es decir, abriendo tu corazón a la “sorpresa” de Dios en tu vida – como lo hizo María. “Ella es un buen camino para encontrar a Dios”. (Juan Pablo ll)

16/05/2017 Jn 14,27-31a “Mi paz os doy”

Buenos y “pacíficos” días:

¡Paz!!!. ¡Cuánto se “habla”, se “escribe” y hasta cuánto se “lucha” por “conseguirla” quizá porque es uno de los anhelos más profundos del ser humano… del “corazón”, que no siempre se llega a gustar y “disfrutar”, porque la “auténtica paz” va más allá de la “ausencia” de la violencia, los problemas y conflictos!.

Jesús, no sólo nos habla, sino que “nos da” Su paz. “Mi paz os dejo, mi paz os doy; no Os la doy como la da el mundo”.

¡Cómo nos serena y pacífica el saludo del Resucitado!

* La paz que nos ofrece no está basada en pactos, acuerdos, tratados, “equilibrios” de fuerzas.
* Su paz es “interior”, profunda, estable… Brota y se manifiesta en el “bien-hacer” y es fruto de la fe en el que es el Dador de la paz, cuya “presencia viva” acompaña nuestro caminar.

* Esa paz, “don del Espíritu”, tiende “puentes”… se expresa en diálogo, respeto, “encuentro”, ayuda mutua… paz del “corazon”; un corazón libre de temor, miedo, recelo. “Que no tiemble vuestro corazón ni se cobarde, estaré a vuestro lado”

* No es tiempo de “cobardias”. “No hay que temer, no dormías, pues que no hay paz en la tierra, aventuremo la vida” (Sta.Teresa).

Mes de Mayo: “María no se olvida de sus hijos; cuando están en dificultades acude deprisa; esto nos da seguridad de tener a la Mamá al lado nuestro”. (Papa Francisco)

15/05/2017 Jn 14,21-26 ¡Amad!

Buenos y “amorosos” días:

Es verdad lo que dice el refrán: “Obras son amores, que no buenas razones”. Jesús nos lo afirma hoy en el Evangelio: “El que acepta mis mandatos y los guardas ese me ama, mi Padre lo amara”.

Regla de Oro: Ama a Dios quien cumple el mandamiento nuevo del Amor: “Amaos como Yo os he amado”.(Jn 13,34)

* Amamos… si no nos perdemos en “teorias”… si aceptamos y llevamos a la “práctica” la Palabra escuchada cada día, concretando y encarnando su mensaje en los distintos ámbitos de nuestra vida.

El amor no consiste en vivir momentos “emotivos”; junto a nuestros mejores “sentimientos” está el “compromiso”, el amor práctico, concreto, vivido en verdad y expresado en “obras de caridad”, de “entrega” sincera y gratuita a los demás… Y a la vez..

* Sólo quien ama, está en condiciones de “cumplir la Palabra de Jesús y de “acoger” su manifestación interior… su “revelación”:
“A quien me ama Yo le amaré y me revelare a él”.

* Sólo amando seremos “manifestación”… “presencia” real de Dios en el mundo.

Así lo vivió San Isidro, cuya fiesta celebramos y a quien ponemos como intercesor ante el Padre por los trabajadores del campo, sus intereses y luchas. Felicidades para todos.

14/05/2017 Jn 14,1-12 “Que no tiemble vuestro corazón”.

Buenos y “confiados” días:

Lo estamos viendo! Vivimos en un mundo “convulso”. Somos parte de una sociedad donde la falta de “valores”, de diálogo sereno y constructivo dificulta el poder “buscar juntos” soluciones a problemas que nos afectan a todos pero, especialmente,  a los más desfavorecidos, que son los más “vulnerables” a todo.

Es verdad;  la vida no es fácil!. Mira más cerca de ti, en el entorno en que te mueves – quizá tu propia realidad personal – ¡Cuántas veces vivimos como “asustados”, estamos “intranquilos”, sentimos “inseguridad y miedo”.

En medio de todo – si es esa tu situación – escucha con especial atención la Palabra del Señor, como “regalo” a la familia de los creyentes e invitación dirigida personalmente a ti.

“Que no tiemble vuestro corazón… Creed en Mí”… En la casa de mi Padre hay morada para ti.

* ¿Qué te dice hoy esta Palabra suya?. Acogela… Deja que “resuene dentro”. ¿Qué “eco” encuentra, hoy, en ti?.

Tienes experiencia:
* El “miedo” frena, paraliza, bloquea interiormente e impide intentar buscar salida.
* Una “fe confiada” – aunque no te quite la dificultad real, ni haga que desaparezcan los problemas – si cambia tu “actitud” los “percibes” con otra “mirada”… te hace “más capaz” de “afrontarlos” con mayor serenidad, paz y hasta “energía interior” para buscarles solución.

* De nuevo tu llamada e invitación, Señor: “No tengas miedo… Cree en Mí”… En la casa de mi Padre hay moradas para ti.

13/05/2017 Lc.10,21-24 ¡Sencillos!

Buenos y “marianos” días:

Fiesta de la Virgen de Fátima… Hoy el corazón de los creyentes está acompañando al Papa Francisco en ese lugar donde hace 100 años tres pastorcillos fueron testigos de las apariciones de la Virgen, dos de los cuales, Francisco y Jacinta serán declarados “santos”; modelos de vida e intercesores para toda la Iglesia.

Francisco, Jacinta y Lucía que, como Brenardette en Lourdes (Francia) o Juan Diego en Guadalupe (Méjico) – entre otros – son del grupo de los “sencillos” por los que Jesús da gracias al Padre.

“Te doy gracias, Padre, porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos y se lo has revelado a la gente sencilla”.

Hoy, date un tiempo para estar con Ella, la Señora, como la llamaban los tres pastorcitos. Mirala y déjate mirar por Ella. Con corazón “abierto” de hijo necesitado?… agradecido? – tú conoces tus sentimientos hacia Ella – escuchale decirte: “Mi corazón inmaculado será tu “refugio” donde te sentirás protegido, amado y poder descansar con total confianza”.

Permanece en su Corazón… Déjate guiar por Ella… te enseñará el “arte de amar” a Dios, a los demás; también a ti mismo, la vida, la naturaleza y hasta los acontecimientos  y circunstancias que no entiendes pero se los confías… Ella te “regalará” el poder vivirlo “todo” en paz.

 

12/05/2017 Jn 14,1-6 ¡Camino, verdad y vida!

Buenos y “consoladores” días:

¡Cómo alivia escuchar de un amigo, de una persona querida una palabra de aliento, especialmente cuando tienes alguna preocupación y/o te sientes desanimado: Ánimo! Sienteme cerca! Estoy contigo!

Es lo que Jesús hace con sus discípulos en la cena de despedida. Sabe lo que les espera cuando El desaparezca de su vista y les quiere preparar.

“Que no tiemble vuestro corazón (…) quiero que donde yo estoy estéis vosotros”.

Cuando sientas que “andas perdido”… que “no ves salida”..
Si te preguntas ¿qué es… dónde está la verdad porque quieres vivirte en verdad… acercate sin temor y total confianza a Aquel que es el verdadero camino… la auténtica verdad… la fuente de la Vida.

* Eres, Jesús, Camino y refugio, reposo en la ruta, albergue del peregrino.
* Eres, Jesús, la Verdad que no defrauda, que disipa dudas y esclarece engaños.
* Eres, Jesús,

 

11/05/2017 Jn 13,16-20 ¡Servicio humilde!

Buenos y “servidores” días:

Por mucho que nos guste “mandar”, los “seguidores” de Jesús no podemos ser “dueños” de nada, ni estar “por encima” de nadie. Así nos lo recuerda hoy el Evangelio…
Después de lavar los pies a sus discípulos les dijo: “El criado no es más que su amo, ni el enviado más que el que lo envía”.

El mismo Jesús – “enviado y servidor” – nos da la “aplicación” directa de la acción “simbólica” que acaba de realizar: Lavarles los pies.

* No quieres, Señor, que se entienda como un “discurso piadoso” o que se quede en una “bella teoría” que para nada “toca” ni “cambia” la vida.

* Lo que pretendes es que “aprendamos” lo que es el “fundamento” de un grupo cristiano… poner los “cimientos” de una comunidad de Jesús… una comunidad “evangélica”: El “servicio humilde”, según tu estilo, Jesús… desde la entrega “gratuita”… con entrañas de “misericordia” y conciencia de “servidor” y “enviado”.
Esta es la “actitud” de los que estamos al “servicio” del Reino.

* Tu llamada es clara, Señor. ¿Así entiendo y “vivo” mi vida? ¿Como “humilde servicio” a mis hermanos?.¿De qué forma lo es y lo expreso?.

 

10/05/2017 Jn 12,44-50 “Tu luz nos hace ver la luz”

Buenos e “luminosos” días:

Todos sabemos lo que es la luz y la oscuridad… conocemos el día y la noche. Todos tenemos experiencia de lo que es “ver en la noche” y “andar en tinieblas”.

Hoy, Jesús, también sale a nuestro encuentro y nos dice de Si mismo: “Yo soy la luz, he venido al mundo como luz. El que cree en Mi no quedará en tinieblas”.

* Quien “cree”… “ve”… no camina en la “oscuridad” sino que tendrá la luz de la vida… toda su vida estará iluminada.
* El que “cree”… el que “se abre a la luz” y la recibe… su misma vida se convierte en “luz para los demás”.
¡¡¡Pero hay que creer!!!

* ¡Cuántas veces – aún deseando ver, buscando luz – en el fondo, preferimos la “penumbra” que – de alguna manera – no nos impide dar el “paso siguiente”… aunque sea “sin horizonte”!!!

* ¡Y cuántas, no queremos “ver la luz”… “vernos en la luz”… “exponernos” a ella porque la luz “nos compromete”… pone al descubierto esa “realidad” que, tal vez, no nos gusta ver… esa verdad de nuestra vida que nos cuesta aceptar… “asumir”!

*Que tu luz, Señor, me haga ver la luz… “verme” en la luz. Que tu luz ilumine mi vida… la haga “transparente”… “luminosa”. Que no “deslumbre” a nadie, sino que, humilde y sencillamente, ayude a “ver mejor” el camino para avanzar sin temor junto a los otros. Tú que nos muestras la misión diciéndonos: “Vosotros sois la luz del mundo; brille vuestra luz ante los hombres para que glorifiquen al Padre”.

 

09/05/2017 Jn.10,22-30 ¡Creíbles!

Buenos y “coherentes” días:

A veces podemos “leer” el Evangelio queriendo encontrar en el la “confirmación” de nuestros “deseos” más que el camino de nuestro “seguimiento” a Jesús.

Nos parecemos un poco a los “fariseos” del Evangelio de hoy… exigiendole a Jesús que se defina para ellos – desde sus propios criterios – comprobar si es o no el Mesías que esperaban.

¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si eres el Mesías, dinoslo francamente”

¡Qué incoherencia! Fariseos “expertos” en “falsedad” pidiendo a Cristo que hable con verdad y sencillez!.
¡Qué paradoja!. Especialistas en “engaño” exigiéndole “pruebas”.

No hay peor ciego que el que no quiere ver. “Las obras que Yo hago dan testimonio de Mi, pero vosotros no me creéis porque no sois ovejas mías”.

Esta es la prueba de los verdaderos seguidores de Jesús: Escucharle, seguirle, testimoniales con la vida.

* Mis “obras”, lo que ven en mí cuantos conviven conmigo es lo que “habla” de mis opciones de vida… lo que “dice” claramente la “coherencia” entre “fe y vida”… lo que “grita”, sin palabras la “credibilidad” de quien soy, aunque – como en tiempo de Jesús – siempre habrá quien no lo quiera ver.

 

08/05/2017 Jn 10,11-18 ¡Dar la vida!

Buenos y “entregados” días:

Esa es la actitud de Jesús, Buen Pastor: “Dar la vida por sus ovejas”.

* Buen Pastor!!!..no asalariado que cuando ve venir al “lobo” huye abandonando el rebaño.

* Buen Pastor!!!… que “conoce” a sus ovejas y las llama por su nombre.

* Buen Pastor!!!… que “arriesga” su vida… la “entrega” por sus ovejas.

Todos somos – de alguna manera – “pastores” unos de otros… y tenemos algún “cuidado” sobre los otros.

* ¡Qué buen ejemplo donde mirarnos y “aprender” del Buen Pastor la “entrega generosa” de la propia vida que ayude al otro a tener una vida más “humana”… más “feliz” en lo concreto de cada día.

 

07/05/2017 Jn 10,1-10 ¡Puerta y Pastor!

Buenos y “agradecidos” días:

¡Qué bella imagen la  de este icono, síntesis del Evangelio de hoy, que “expresa” el Corazón de Dios manifestado en Cristo, su Hijo!.

” Yo soy la Puerta de las ovejas. Quién entre por Mí se salvará… podrá entrar y salir… y encontrará pastos”

¡Puerta y Pastor de mis ovejas!.. Las llamo y ellas me “siguen”… las “conduzco” a verdes pastos… porque he venido para que “tengan vida” en abundancia.

Puerta siempre “abierta” para todos cuantos vengan y “llamen”… desde cualquier situación en que se encuentren.
No tiene “horario de visita”… “tiempo” señalado… o “condición” para recibirte.

* ¿Estás necesitado? Acercate y llama…
* ¿Te sientes pobre, vacío, desorientado? Entra sin miedo y permanece. El es la Vida.
* ¿Estás inquieto y buscas silencio, serenidad? Acude a quien es la Paz.
* ¿Experimentas gozo, alegría, ganas de vivir, de darte, con deseo de entregarte? Compártelo con quien sabes te ama y te llevará donde te necesiten.
En El descubrirás que, sea cual sea la situación en que te encuentres, más allá de las circunstancias, tienes una “misión” que cumplir, un “proyecto” que realizar.

* Entra en su Corazón, auténtica “puerta” de entrada y salida donde encontrar “pastos” abundantes. Ahí… en El, escucha tu nombre tu nombre y su “invitación”: ¡Sal… Sigueme… El mundo te necesita… ¡Sal… Ponte en camino… No vas sólo… Arriesga y confía…

 

 

06/05/2017 Jn 6, 60-69 ¿A quién iremos?

Buenos y “sólidos” días:

Seguir a Jesús, en un mundo de tan “variadas” y a veces tan “atractivas” propuestas que nos ofrece, no es fácil. Su seguimiento, en ocasiones, nos resulta “desconcertante”, como lo vemos en los discípulos de Jesús que al oírlo dijeron: “Este modo de hablar es duro. Y muchos se echaron atrás y no volvieron a ir con El”.

– “¿También vosotros queréis marcharos?
– Señor, ¿a quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna”.

Pregunta y respuesta “clara” y “exigente” que hoy interpela la “firmeza” de nuestra fe… la “solidez” de nuestra opción por El.

* Escucha y acoge en tu corazón este “diálogo”… este “encuentro” amoroso de Tú a tú.

Como ocurre en el texto de hoy, deja que sea El quien lleve la iniciativa, acoja tus sentimientos, dudas o quizá “luchas” que experimentas en su seguimiento “fíeĺ” y “exigente” al que cada día te llama.

* ¿Qué eco encuentra en ti la respuesta de Pedro?
“Señor ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

* Dale tu propia respuesta, la que sientes es tuya, la de hoy… que sea sincera…  No tengas miedo.

05/05/2017 Jn 6,52-59 Comer tu Pan para hacerme pan

Buenos y “eucaristicos” días:

Estamos casi al final del discurso sobre el “Pan de Vida”. Los judíos, los discípulos no están preparados, no acaban de “entender” lo que Jesús les propone:

“Os aseguró que si no comeis la carne del hijo del hombre y no bebeis su sangre no tenéis vida en vosotros”.

“Comer y beber” significan “aceptar”, “asumir”, “hacer nuestro” el Amor expresado en su vida (carne) y en su muerte (sangre).
No hay, no existe realización “plena” en el hombre (no tendréis vida en vosotros) si ese Amor nos lleva a una “entrega”, a una “calidad humana” como la suya.

¡Qué buena ocasión la que hoy se nos ofrece para “replantearnos” nuestras Eucaristias, para tomar conciencia y preguntarnos cómo son… qué “celebramos”… cómo “vivimos” la Eucaristía… qué “implicación” tiene en nuestra vida ordinaria… en la “vivencia” de lo concreto de cada día!!!

* “Carne y sangre” son expresión de “vida” y “entrega” total. Comer el Pan de Vida para hacerme “pan de vida”.

* Como Cristiano mi vida está llamada a “ser eucaristía”… pan que se da para que otros vivan una vida mejor, más digna, más humana, más plena y llena de sentido.

* ¿Cómo vivo yo la Eucaristía?…¿Qué dimensión tienes en mí su celebración, la “participación” en el sacramento del Amor que es la Eucaristía?.

04/05/2017 Jn 6,44-51 ¡Vida eterna!

Buenos y “vivientes” días:

Vivientes!!!. Y, para los que creemos en Ti, no cualquier “vida”… si creemos de verdad!.

” Yo soy el Pan vivo; el que come de este Pan “vivirá para siempre”. El que cree tiene vida eterna”.

Lo que me ofreces, Señor, es vida sin limitación alguna; porque decir “eterna” no es tanto hablar de duración en el tiempo, cuanto de “plenitud”. Quien “cree” vive en plenitud… Quien come el Pan de Vida participa de esa misma Vida.

* Tú eres, Señor, el Pan vivo hecho alimento para el camino. Comer tu “carne” nos va configurando Contigo.

* Comulgar con tu Cuerpo nos ayuda a asumir más consciente y “vitalmente” nuestra verdadera “dignidad”; nuestra “gozosa” y, a la vez, “comprometida” condición de “vivir” y “actuar” como lo que somos: hijos en el Hijo y desde El y en El, hermanos de todos.

* Comer tu Pan, Señor, me “compromete” a hacerme “pan” que se parte y comparte con el hambriento.

* ¿Quién es… qué nombre tiene ese “necesitado” que hoy me “grita” desde su “indigencia”?

 

03/05/2017 Jn 14,7-14 “Aún no me conoces”

Hoy cada uno de nosotros podemos ser Felipe, el apóstol de Jesús, con deseos de conocer más al Padre y recibir de Jesús la misma respuesta que escuchó él: “Tanto tiempo que estoy con vosotros y aún no me conoces? Quien me conoce a Mí, conoce al Padre”.

Jesús nos ha traído a Dios. Nos lo ha acercado tanto que podemos verle, tocarle, oírle, escuchar los latidos de su corazón…  Jesús es el “rostro visible” del Dios invisible, presencia de Dios entre nosotros.

¿Quieres conocer al Padre? El camino es Jesús… Conoce a Jesús y conocerás  al Padre.

* Acercate a Él como ante el Amigo fiel.
* Hablale de corazón a corazón… Escuchame.
* Mirale y sobre todo déjate mirar por El.
* Cultiva el silencio “interior”… el silencio del “corazón”, fuente de conocimiento personal y de relaciones profundas.
* Date tiempo… permanece sin prisa… tratando de amistad con El..
* Ora! Es el mejor camino para conocerle.

02/05/17 Jn 6,30-35 “Comer tu Pan”

Buenos y “saciados” días:

Saciados con el Pan de Vida! Pan que satisface nuestra “indigencia”!!! Respuesta a nuestra “hambre” de felicidad nuestra “sed” de justicia social!!!.

“El que viene a Mí no tendrá hambre y el que cree en Mi nunca más pasará más sed”.

* Comer el Pan de Vida es llamada y “exigencia” interior a hacernos “pan” para que otros vivan.
* Alimentarnos con su Cuerpo es “aceptar” de antemano, “asumir” ser “un don”, un “regalo” para los demás.

Un día, Jesús, multiplicó los panes… Hoy no haría falta “multiplicar” sino “sumar” para después “dividir” correctamente, es decir, “solidariamente”.

” No me duelen los actos de la “gente mala”, me duele la “indiferencia” de la “gente buena”
(Martín Luther King)

01/05/2017 Mt.13,54-58 “Hijo del carpintero”

Buenos y “trabajadores” días:

Hoy, fiesta de S.José obrero. Varón justo, sencillo y eficiente carpintero como le reconocen sus conciudadanos.

“¿No es éste el hijo del carpintero?” Esposo de María, padre adoptivo de Jesús forman la familia obrera de Nazaret.

Allí estás Tú, Jesús –  Hijo de Dios y de María – respetando a tu padre legal, obedeciendo a quien te enseñaba a manejar los instrumentos de carpintería!!!

El trabajo era el medio para “ganarse el sustento”, no el “objetivo” de vuestra vida.
Humildad, sencillez, trabajo, amor, oración y alabanza marcaron el ritmo de tus 30 años de vida oculta. Allí comenzó a “vivirse” el Evangelio antes de ser “proclamado” y “escrito”.

El Evangelio de hoy nos sitúa a Jesús volviendo a su pueblo y enseñando en la sinagoga.
“No pudiendo hacer muchos milagros porque les faltaba fe”… creer, descubrir que aquel muchacho, Jesús, el “hijo del carpintero” es también Dios… el Hijo de Dios.

A sus paisanos… a los fariseos de entonces, como a muchos cristianos alejados de hoy, les falta dar el “salto de la fe”… “creer”… descubrir a Jesús  vivencialmente como “el Señor”, el enviado del Padre,  Dios con nosotros.

30/04/2017 Lc.24,13-35 ¡Quédate!

Buenos y “acompañados” días:

¡Cuánto se agradece – en el camino de la vida – poder contar con la compañía fiel del “amigo”que “sabe estar” contigo, siempre, especialmente en las “encrucijadas” de la realidad humana… Amigo que, haciendo el camino contigo… adaptándose a tu “ritmo”… acogiendo el “latir de tu propia existencia” va ayudándote a “disipar” miedos, “levantar” el ánimo, “despertar” esperanzas, “contagiar” vida, avivando el amor, poniendo “calor y fuego” en el corazón!!!

Ésta es la “experiencia” de los dos discípulos, que nos narra el Evangelio – reflejo de nuestra propia experiencia – camino de Emaus a donde se dirigían mientras iban comentando, con nostalgia y frustración, lo que había ocurrido esos días con Jesús en Jerusalén.

“Nosotros esperábamos que El fuera el Libertador de Israel… y, ya ves: Hace dos días que ocurrió esto”.

Llegados a Emaus y sentados a la mesa, sus “ojos se abrieron” y le reconocieron al “partir el pan”.

* Quédate con nosotros, Señor, porque el día va de caída. Necesitamos la “luz” de tu Palabra que haga “arder nuestro corazón”… Necesitamos también “comer tu Pan” que dé “fuerza” a nuestros pasos, mientras acompañamos a otros que caminan junto a nosotros en tu seguimiento.

29/04/2017 Mt.11,25-30
¡Sencillos!

Cuando te acercas al Evangelio descubres que los “caminos”  de Dios no son los nuestros… que sus “criterios” y “valoraciones” son bien diferentes de los que tenemos nosotros. “Revela” a los “pequeños” y “sencillos” lo que oculta a los sabios y entendidos.

“Te doy gracias Padre (…) porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos.

De nuevo la “paradoja” en que parece moverse Dios, que no deja de interpelarnos y sorprendernos!!!

* El Padre a favor de la “gente sencilla” – sus confidentes – a quien “revela” los secretos del Reino.
* Nos dice que cargar con su “yugo” es “descansar”… Una “sabiduría”, la suya, que no es la nuestra.

Sabe bien lo que pasa en el corazón de la gente… del hombre que sufre… y nos ofrece su Corazón como lugar de reposo, descanso, alivio, paz revelandonos así el “rostro femenino” de Dios… sus “entrañas maternas” hechas de “acogida” y de “ternura” donde poder “descansar”.

Haznos “sencillos”, Señor, para poder acoger el regalo de tu Amor… “pequeños” que descansan en Ti como un niño en el “regazo” de su madre.

28/04/2017 Jn 6,1-15
¡Da lo que tienes!

¡Qué escena tan familiar, tan cercana y compasiva la que hoy nos presenta el Evangelio! … Jesús sentado con sus discípulos, enseñandoles y a la vez “sensible” y “atento” a las necesidades básicas de aquella multitud de gente sencilla que le siguen y no tienen qué comer.

Admiramos la “sintonía” de Jesús con nuestra realidad cotidiana, saliendo al paso de la vida y sus circunstancias. También hoy sigue haciendo “milagros”, pero – ahora como entonces – pide nuestra colaboración: necesita de nosotros, cuenta con nuestros “pocos panes”.

El “milagro” somos nosotros ofreciendo nuestra “pequeñez” que El transforma en “grandeza”. En nosotros está el compartir lo que somos y tenemos.

Como los discipulos de entonces – comparando lo poco que podemos ante tanta necesidad que contemplamos – podemos exclamar:  Pero ¿qué es esto para tanta gente?.

No te pares en la magnitud de los problemas. Por grave que sea la situación, por difícil que parezca la solución… pon “manos a la obra”… Haz lo que de ti depende… Date y da lo todo… ofrece tus “pocos panes y peces” y El hará lo que tú no puedes… Actúa y confía.

27/04/2017 Jn.3,13-16
¡Recreados!

Buenos y “resucitados” días:

Los cristianos vivimos la Pascua como un “tiempo de gracia” en el que somos “re-creados” por el Espíritu del Resucitado para que podamos “prolongar la encarnación” de su Amor en el “hoy” que nos toca vivir.

*Abrimos el “corazón” y nuestros “ojos creyentes” a esta realidad pascual que nos invita a ser más nosotros mismos… a vivir como auténticos hijos de Dios en el Hijo, para vencer todo “miedo y temor”, apoyados en la “certeza” de no estar sólos… y vivir en la “confianza” de los que se saben “amados”… “salvados” y “conducidos” por Dios.

Desde esta “certeza” y “confianza” es el Espíritu quien nos “empuja” y nos “adentra” en el corazón de la “compasión” y la “misericordia” del Hijo,  que nos llama a “ser testigos” de su Vida Nueva, la que “llena de sentido” toda la vida “humana”.

“De lo que se ha visto y oído se da testimonio. Vosotros sois mis testigos. Dios da el Espíritu sin medida”.

* “Déjate llevar por el Espíritu. Permitele que te impulse donde El quiera. No existe mayor libertad”.
(Papa Francisco )

26/2017 Mt.5, 13-16
¡Sal y luz!

Buenos “sabrosos” e “iluminados” días:

Sal y luz!!!. Dos realidades tomadas de la vida diaria, convertidas en imágenes con las que Jesús – con lenguaje claro y directo – nos quiere indicar cuál es la misión de los que quieren seguirle:

“Vosotros sois la sal de la tierra. Vosotros sois la luz del mundo”

La “sal” no existe para quedarse en el salero,  sino para “sazonar”… “dar sabor”. La “luz” no existe para ocultarse, sino para iluminar.

Así el cristiano, el seguidor de Jesús no existe para sí mismo, sino para servir, “iluminar”… “dar sabor”…  “transformar” el entorno en que vivimos.

Sal y luz… luz y sal!!! mezclado entre la gente… ayudando a “sazonar”, “dar gusto” a la vida desde tu propia vida, sin “ostentación”, con sencillez y humildad, de manera “discreta”, casi imperceptible, no insoportable por el “exceso” de sal.
Ilumina pero sin “deslumbrar”. Los excesos más que ayudar hacen daño.

Esta es nuestra “misión”: Ser para los demás. Hacer presente al Señor en los caminos de la Historia.
Sal de la tierra!!! Cuida tu sabor no lo pierdas.

25/04/2017 Mc.16,15-20
¡Pregoneros del Evangelio”

Buenos y “evangelizadores” días:

Hoy celebramos al evangelista S.Marcos. Su evangelio es, probablemente, el primero que se escribió; “fuente” en la que “bebieron” los otros evangelistas.

Lo que leemos en el evangelio de hoy es lo que, los primeros discípulos de Jesús, estaban viviendo después de su resurrección.

Sentían la “presencia” tan intensamente “cercana” de Jesús – aunque no lo viesen físicamente – que se iban de un sitio a otro comunicándoselo a los demás.

“Ellos fueron a pregonar el Evangelio por todas partes y el Señor cooperaba confirmando la palabra con los “signos” que los acompañaban”.

Seguidores de Jesús, somos llamados a Evangelizar con la palabra y el testimonio de nuestra vida. Todos podemos hacer que el “mensaje” de Jesús sea “escuchado” y “acogido” allí donde nos movemos.

Es tiempo de tomar nosotros la “antorcha” de la fe, de hacernos “portadores” de esperanza, de la Buena Noticia que es el Evangelio, portadores de la presencia de Jesús resucitado en medio de nosotros.

*Seamos pequeñas “luces” y “fuego” que enciendan “esperanza”, ganas de vivir en nuestros ambientes. Hagamos de cada día una buena ocasión para ser “testigos”de alegría: la alegría de Cristo, la que de El hemos recibido.

24/04/2017 Jn 3,1-8
¡Volver a nacer!

Buenos y “renacidos” días:

Seguimos en Pascua… tiempo que nos habla de “cambio”, de “novedad”. Tiempo de dar el “paso”, de dejar lo “viejo” y optar por lo nuevo… de experimentar la “nueva vida” del Resucitado.

¡Cuánta “luz” nos llega de esos encuentros que tiene Jesús con el “viejo” Nicodemo!!!

“Te lo aseguro que el que no nace de nuevo no puede ver el Reino de Dios”.

La Palabra del Señor llega también a nuestros oídos y a nuestro corazón: Tienes que “nacer de nuevo”, pasar de una vida “mediocre” a una vida más plena, más “significativa”.

* Quien me “hace nacer”, quien me “cambia por dentro” es el Espíritu de Dios, Señor y Dador de vida que – como el viento – “zarandea”, “recrea”, “renueva”, hace personas “nuevas”, “valientes”, “libres”.

¡Libres! para el anuncio del Evangelio… al servicio del otro,  del “amor” y la “misericirdia”
¡Libres para amar!.

* El Amor lo cambia todo… La rutina, el desencanto, el aburrimiento… en novedad, gozo y alegría.
El sufrimiento, el dolor, el aparente fracaso… en fuente de vida renovada, renacida.

“Donde no hay amor pon amor y encontrarás amor”.

23/04/2017 Jn 20,19-31
¡Señor y Dios mío!

Buenos y “creyentes” días:

¿Quién de nosotros no ha sentido o siente el “peso de la duda” a pesar de tener fe?. ¿Quién no ha deseado “meter el dedo”… “tocar sus heridas” para convencerse de que el Señor está vivo?.
Somos de la “Escuela de Tomás”: “Porque me has visto has creído”.

* ¡Señor mío y Dios mío!
Como a Tomás “muestrame tu costado” – no para que crea más – sino para poder “sentir” un poco más el “calor” de tu “regazo” que me llene de amor hasta rebosar en los otros.

* ¡Señor mío y Dios mío!
Como a Tomás “muestrame tus pies” – no porque desee verlos “taladrados” – sino porque al contemplarlos pueda conocer un poco mejor el “precio que hay que pagar” los que deseamos  andar por tus caminos.

*¡Señor mío y Dios mío!
Como a Tomás déjame “tocar tus manos” – no para ver los agujeros de los clavos – sino para que juntando mis manos con las tuyas “comprenda” cómo tengo que ayudar al que está “abatido”… animar al que se encuentra “desconsolado”… y servir entrengándome con generosidad a todo aquel que encuentre “necesitado”.
Que así sea… Amén.

22/04/2017 Mc.16,9-15
¡Id y anunciad!

Buenos y “pascuales” días:

El misterio Pascual que estamos celebrando nos alcanza a todos. No termina con la resurrección “individual” de Jesucristo… Apunta a una “plenitud” de vida que “desborda” y se “difunde” a cuantos le “han visto” y se “han encontrado” con El – también hoy – si vivimos “abiertos”, si no nos cerramos a su llamada que nos puede venir por el “testimonio” de otros, aunque no les “demos crédito”, como lo vemos en el Evangelio de hoy:

“Jesús les echa en cara la dureza de su corazón porque no habían creído a los que le habían visto resucitado”… Y, sin embargo, es a estos “desconfiados” a quienes Jesús les “confia” la misión de Evangelizar.

¡Cómo nos parecemos a esos primeros seguidores de Jesús que, habiendo vivido con El, oyendo lo que oyen – viendo y oyendo – seguimos permaneciendo  “ciegos” y “sordos”, “endurecidos”y “cerrados” a la fuerza de la “vida pascual” que “bulle” a nuestro lado!

Quien abre la puerta al Resucitado su vida se “re-crea”… “transforma”, se vive como una “vida nueva”, “resucitada”… “comprometida” con el Resucitado y su Reino.

“Id y proclamad el Evangelio a toda la Creación”.

* El que da “testimonio” de su presencia y “denuncia” injusticias será “profeta”; el que enciende “esperanza” se convertirá en “estrella”;  El que “enjuga” una lágrima será un “angel” y quien une, pacifica y coopera será “hermano universal”.

21/04/2017 Jn 21,1-14
¡Es el Señor!

Buenos y “acompañados” días:

Seguimos en Pascua “saboreando” la “presencia” del Resucitado que se “acerca” a nuestra vida “ordinaria”… sale a nuestro encuentro allí donde nos encontramos y en la “situación” concreta que vivimos… Vive entre nosotros, en nuestra “cotidianidad” compartiendo “vida”… ocupaciones y preocupaciones.
“Dichosos si le reconocemos y como Juan podemos exclamar con gozo: ¡Es el Señor!

Es esta cercanía y familiaridad la que hoy nos presenta la escena evangélica: “Muchachos! ¿Tenéis pescado?. Echad la red a la derecha y encontraréis”.

* “Ven” y “reconocen” los que tienen “ojos de fe” y se “dejan conducir”, aún en una experiencia de fracaso: “¡Toda una noche  de faena inútil,  sin pescar nada!”.

* Tu presencia, Señor, da sentido a la vida, a todo en mi vida.. Infundes “valor” y “ánimo” para no darme por vencido ante el aparente “fracaso”. Te implicas… tomas parte en nuestros “problemas” poniendo “luz” sobre ellos, ayudando a buscar una “salida digna”. Tú mismo preparas las “brasas” y nos ofreces el alimento – “pez asado” – contando siempre con nuestra colaboración y “compromiso”:
“Traed lo que habéis cogido”. “Vamos! Almorzad”.

Gracias, Señor por tu compañía siempre “fiel” y “amiga” que invita a compartir “palabra” y “comida” en torno al “fuego” que pones en el corazón… Es verdad! siempre que “compartimos” ganamos.

20/04/2017 Lc.24,35-48 ¡Sois mis testigos!

Buenos y “testimoniales” días:

“Paz a vosotros”. Este es el saludo con el que el Señor – tras su resurrección – se presenta a “los suyos” intentando disipar dudas, convencerles con sus “señas de identidad”.

“¿Por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies. Palpadme… Soy Yo… Tenéis algo que comer?”

¡Qué cercanía y humanidad, la tuya!… ¡Qué bien nos comprendes, Señor!
¡Cómo sabes ponerte al “alcance” de nuestra débil fe para facilitarnos el “encuentro” Contigo!

Como tus discípulos, también nosotros  necesitamos ver, tocar, palpar… “VerTE”… “tocarTE”… “palparTE”. “Abre nuestro entendimiento” para poder “comprender” tu Palabra… tu Proyecto de Vida… poder seguirte y “anunciarte”.

” Vosotros sois mis testigos”. Eso es lo que el mundo necesita, hoy:
TESTIGOS!!!

* Cristianos que se han “encontrado” con el Señor VIVO.
* Personas que han probado la “muerte” y “experimentado” la vida del Resucitado, una vida nueva, más plena, más feliz.
* Testigos que pueden mostrar sus manos “heridas” por el servicio realizado… sus pies “cansados” por su infatigable entrega… su corazón “traspasado”  por el dolor de los que sufren…
* Cristianos que VIVEN – tú eres uno de ellos – cuya vida deja  “traslucir” la Vida.. “ver” y “palpar” en su realidad cotidiana al Señor de la Vida… Testigos creíbles del Resucitado.

19/04/2917 Lc.24,13-35 ¡Quédate Señor!

Buenos y “acompañados” días:

¡Cuánto agradecemos la presencia cercana de un  amigo… interesándose por nuestra vida tal como la vivimos sin juzgarla!

¡Cómo ayuda – en nuestros caminos de Emaus – sabernos en compañía del “Amigo fiel” que adaptándose a nuestro “ritmo” va “caldeando” el corazón mientras camina y se interesa por lo que estamos viviendo!: ¿De qué vais hablando?

¡Precioso relato que refleja nuestro propio “proceso de fe”, con ilusiones y decepciones, dudas y búsquedas… experiencias dolorosas y alegres… huidas y encuentros… como los dos de Emaus!

* Admiro la “pedagogia” de Jesús en este hacerse el encontradizo con aquellos “decepcionados” discípulos. ¡Cuánto que aprender de El!

* Se “acerca” a ellos… se interesa por ellos: su vida, sus cosas…
* Sintoniza con su situación, escucha sus sentimientos, siente sus problemas..
* Más que dar consejos, les plantea interrogantes que les ayude a “ver desde otra perspectiva”,  mirada profunda: ¿No sabíais que…? ¿No era necesario que…?

*Quédate con nosotros, Señor, porque el día va de caída… Necesitamos la “luz” de tu Palabra que haga “arder” nuestro corazón mientras caminamos… Necesitamos también comer tu Pan que nos dé “fuerzas” para “seguirte” y – de vuelta a Jerusalén  – anunciarse con valentía con toda nuestra vida.

18/04/2017 Jn 20,11-18 ¡María! ¡Maestro!

Buenos y “enamorados” días:

El amor “auténtico” pide eternidad. Amar a otro es decirle: “Tú no morirás nunca”… de ahí el “temor a perder” al ser amado.

Hoy encontramos esta experiencia en María Magdalena “llorando” junto al sepulcro vacío la “ausencia”, la “pérdida” del ser amado.
” Mujer ¿por qué lloras?.¿A quién buscas?. Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto”.

Así son nuestros momentos de “oscuridad” y “lucha”… de “pérdida” y “búsqueda”. Sólo cuando nos sentimos llamados por “nuestro nombre”, “amados” en nuestro “ser personal” somos capaces de “reconocer” al que “buscamos” caminando a nuestro lado… “abriendo” los ojos de nuestro corazón y haciéndonos gustar la “experiencia del encuentro” con el Resucitado, el Viviente que nos ama y nos llama a la Vida.

Quien se “ha encontrado” con el Señor vivo… Quien  puede “verlo todo” con la mirada de Dios:
* La “naturaleza”, como obra del Creador… espejo de la Bondad, la Belleza y la Vida de donde dimana todo.
* La “humanidad” llena del don de la “Vida nueva” de la Pascua… Vida que derriba “muros” y construye “puentes”, engendra “hijos” y hace “hermanos”.
Vida que todos estamos llamados a alumbrar y alentar, proteger y defender.

Quien “ha visto” al Señor vivo y se ha encontrado con El no puede sino ¡ANUNCIARLO!
Como María Magdalena irá a los suyos y les dirá sin cobardía y con mucha alegría: “He visto al Señor”.

 

17/04/2017 Mt.28, 8-15 “Id y anunciad!

Buenos y “resucitados” días:

Estamos en Pascua!. Tiempo de saborear, de vivir y actuar como “creyentes” del Resucitado… del Dios “vivo” que nos llama a la vida… Una vida diferente, nueva, resucitada en la que no caben “signos de muerte”… tristeza, desaliento, temor, comodidad, indiferencia, desamor.

Hoy el Señor nos dice: “Alegraos, no tengáis miedo. Id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea… Allí me verán”

¡Alegrate !…¡Atrévete!..
¡Sé valiente!… No seas “del montón”, aunque tengas que “nadar a contracorriente”.

* Si has resucitado con El… si estás “vivo” no tiene cabida en ti sino actitudes de vida… las  del Resucitado.

* Id, y – como las mujeres del evangelio – anunciad con el testimonio de tu vida alegre, entregada y comprometida allí    donde se desenvuelve tu vida.

Creerán en Mí, si me ven en ti… en tu estilo de vivir… en tu modo de actuar… en tu forma de amar… como has aprendido de Mí.

16/4/17

Alegría herman@s!!! Este es el día en que actuó El Señor. Jesucristo, nuestro Dios ha resucitado.. Cristo ha vencido la muerte y vive entre nosotros. Estamos en Pascua de Resurrección. ¡Aleluya!

Si Cristo ha resucitado, resucitemos con El. Celebremos su victoria y también la nuestra: el “paso” del Señor por nuestra vida. Por donde El pasa todo lo deja “vestido de su hermosura”, surge la vida, todo cambia:

* la superación de todos nuestros miedos
* el cumplimiento de nuestras esperanzas y deseos más profundos
* la certeza de la presencia del Señor entre nosotros, dando “sentido” hasta lo que percibimos como “sin sentido”. En El y desde El todo es “gracia”.
* el triunfo del Amor y la Vida sobre el dolor y la muerte.

Porque Cristo ha resucitado, todo se puede “esperar”, a todos y todo se puede “amar”. Nuestra existencia se llena de Luz y Confianza… Vale la pena vivir, dándose.
¡Aleluya!!!

” No jugamos de la resurrección; nunca nos declaramos muertos, pase lo que pase. Que nada pueda más que SU VIDA que nos lanza hacia adelante”.
(Papa Francisco)

 

15/04/2017 ¡Silencio y espera!

Buenos y “silenciosos” días:

Estamos en Sábado Santo! Día del Gran Silencio… Silencio muy hondo, profundo, silencio esperanzado porque la muerte no tiene la última palabra…  Es un silencio de amor… todo se vive en silencio.. fecundo, confiado, elocuente, esperanzado donde sobran las palabras… El silencio  del “sepulcro” barrunta rumores de Vida…

Sábado Santo!.. día de “vela”, de “vigilia”… Quien espera no duerme… vive atento y confia…

* Tampoco tú puedes “dormirte”… Vive la espera… busca el silencio, ten alerta el corazón, calla y contempla…
Tu corazón está llamado a ser hoy el lugar donde se levantan las esperanzas malheridas por la “muerte” y se pone en pie la Vida…
* Prepara en el silencio de tu corazón un espacio para el “encuentro” con el Resucitado.

Vive este día con María… Saborea con ella su silencio, la ausencia de su Hijo, su soledad… Se lo han “echado fuera de la tierra de los vivos”.

* Contempla con María al mundo, nuestro mundo que “grita en silencio”; tantos “crucificados”, “expulsados”… “sufrientes” a causa de la “injusticia” y el “desamor” de sus propios hermanos: los hombres… ¡nosotros!.

Toda la Iglesia se une a María en este “silencio de amor” que “aguarda” para todos el “resurgir de la Vida”, la victoria sobre toda muerte… Al Señor de la muerte y la vida…¡Jesús vivo y Resucitado!

14/04/2017 Jn.18, 1-19. 42  “Me amó y se entregó por mí”

“Santos” y buenos dias:

Hoy Viernes Santo!. La Iglesia celebra la “muerte victoriosa” de Cristo en la Cruz. Los cristianos adoramos a un Dios crucificado, muerto para nuestra salvación. Sus heridas nos han curado. En su muerte nuestra muerte ha sido vencida.

* Hoy miramos tu Cruz, Señor, levantada en lo alto del Gólgota y adoramos en silencio tu ofrenda al Padre. Tu entrega paciente, amorosa, sin reserva nos salva y nos libera.
* Hoy queremos agradecerte tu Amor y tu Cruz que son para nosotros “fuente de vida”… “luz” en nuestro camino… “fuerza” para poder seguirte a Ti, amando a todos, Señor de la muerte y de la vida.

* Queremos también acercarnos a los “crucificados” de la humanidad; queremos “pasar su rostro” – que es el tuyo – por nuestro corazón, acogiendo a r tanta gente que siguen  viviendo en su cuerpo tu Pasión.

* Acoge… ora en silencio respetuoso, agradecido mientras contemplas la imagen del Crucificado y haces tuyas las palabras de este soneto anónimo… al que tú hoy pones nombre: “No me mueve mi Dios para quererte….”

13/04/2017 Jn.13,1-15

¡Hasta el extremo!

Buenos y “entregados” días:

Todo preparado para celebrar este día de la Caridad, de los Sacerdotes, de la Eucaristía, del servicio, de la entrega hasta el final… Estamos en Jueves Santo! “comienzo” y “profecía” de la Pascua. Jesús en su cena de despedida de los suyos vive conscientemente su Pasión y Muerte. Es en esta cena donde nos hace comprender el “por qué” y el “para qué ” de la entrega de su vida hasta la muerte en Cruz, aceptada libremente.

“Habiendo amado a los suyos los amó hasta el extremo”

Jesús “se rompió” amando en gestos de servicio: lava los pies, se a baja, humilla y abonada… En su Encarnación sale del Padre, se abaja hasta las “entrañas” de una madre, haciéndose “uno de tantos”… Ahora, antes de morir y volver al Padre, se anonada haciéndose “pan”, alimento para el camino, Eucaristía, presencia permanente  hasta que vuelva.

Hoy es día de acompañar a Jesús, de   adoración y agradecimiento.
Es el día del Amor sin limites, del Amor fraterno.

* “Enganchame” a Ti, Señor, para que al recibir tu misma sangre, tu misma vida pueda vivir me en Ti y desde Ti hacerlo visible en mi propia vida amando a los demás como Tú me amas.

12/04/2017 Jn.26,14-25 “Id y preparad la Pascua”

Buenos y “santos” días:

Miércoles Santo! Para muchos día de “operación salida”… preparación de maletas… También el Evangelio de hoy nos habla de preparativos, con intereses bien diferentes:
*JUDAS prepara su traición. Busca la ocasión más oportuna para entregarles a Jesús. “¿Cuánto me dais si os lo entregó?”
* LOS APISTOLES,  siguiendo las indicaciones del Maestro, comienzan los preparativos para la Cena Pascual. “¿Dónde quieres que te preparamos la cena?”
* JESÚS prepara su propia Pascua, a la que El llama “la hora”. momento”. “Mi momento está cerca. Deseo celebrar la Pascua con mis discípulos”.
* LOS CRISTIANOS también nos preparamos a celebrar con Jesús la Pascua, nuestra Pascua, el paso de Jesús por nuestra vida – eso significa Pascua.

Estamos ya en la operacion “salida” preparando – no las “maletas para salir”- sino nuestro “corazón para entrar” para adentrarnos en los sentimientos de Jesús… nos preparamos para “el encuentro” con Aquel que “Me amó y se entregó por mí”.

* Acompañemos a Jesús… Abramosle la puerta de nuestro corazón… Dejémoslo “paso libre”… Por donde El pasa todo cambia… todo lo deja “vestido de su hermosura” (S.Juan de la Cruz)… Por donde El pasa cambia la vida… y donde había muerte surge la vida… una vida “renacida”… una vida “resucitada” de nuestros “propios sepulcros”.

11/04/2017 Jn. 13,21-33. 36-38

¡Traicionado!

Buenos y “santos” días:

Martes Santo. Días santos! por la celebración del misterio del Amor de Dios derrochado por cada uno de nosotros, por mí… No pases de largo estos días sin repetirte una y otra vez: “Me amó y se entregó por mí”.

Centra tu atención en Jesús que – aunque traicionado por los suyos – abandonado por todos, se mantiene fiel al querer del Padre y su amor al hombre.

“Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar”.

La traición de Judas  pone al descubierto nuestras propias traiciones. Toma conciencia de ellas pero no te quedes en ellas, más allá de nuestra debilidad y pecado está el amor misericordioso, fiel y gratuito de Aquel que da la vida por ti.

Déjate amar por El… Permanece ante el Crucificado… exponte ante El, sin miedo, tal cual eres y te sientes, deja que sea El mismo quien “tire del hilo” de tu vida y te “re-cree”.
No olvides nunca, especialmente estos días que vives la Pasión del Señor y miras al Crucificado, que tú no vales cualquier cosa. Tú vales la sangre de Cristo. Agradeceselo.

10/04/2017 Jn.12,1-12

¡A tus pies!

Buenos y “santos” días:

Lunes Santo!. En nuestras y calles ya se palpa la fiesta.. gente que vuelve al pueblo a celebrar la Semana Santa con los suyos, a participar, quizá, de las procesiones, a contemplar algún “PASO”, la representación artística de los “misterios” de la Pasión del Señor.

El Evangelio de hoy nos presenta una escena muy humana: Una cena Betania en casa de sus amigos: Lázaro, Marta y María En la que está Jesús…
mucha gente curiosa que viene a ver a Lázaro después de haberle devuelto la vida…Maria ungiendo los pies a Jesús… Judas lamentando el derroche de perfume tan valioso cuyo importe podría haberse llevado El…
Observa qué reacciones tan dispares en cada uno de ellos que dejan ver sus sentimientos y posicionamiento respecto a Jesús.
¿Dónde te reconoces tú?

Contempla la actitud de María a los pies de Jesús…
* Reconoce el misterio del Amor de Dios por ti… No terminamos de creérnoslo…
* Suplicale: Señor, que pueda experimentar tu Amor… Reaviva en mi ese “Amor Primero”, el que viene de Ti por el que he sido “creado”, “salvado” y “re-creado” continuamente.
* ¿Qué más necesito saber para vivir eternamente agradecido?. ¡Creérmelo de verdad! Entonces empezaré a “experimentarlo”, a vivirme en y desde él.
* Mira en silencio la Cruz y en ella al Crucificado. Déjate mirar y amar por El.

 

09/04/2017 ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!

Buenos y “santos” días:

Con este Domingo de Ramos nos disponemos a entrar y celebrar la Semana Santa. A vivir la más grande Historia de Amor de Dios por el hombre… por ti, por mí.

Domingo de Ramos!. Jesús montado en un borrico entrando en Jerusalén… aclamado como Rey, aplaudido, vitoreado, para enseguida ser insultado, humillado, rechazado, condenado, crucificado, quitado de enmedio, arrancado de la tierra de los vivos.

Nada ni nadie, ni el aplauso ni la condena le detiene de cumplir su misión: “Aquí estoy Padre para hacer tu voluntad; ese es mi alimento”.

* Escucha la Pasión pero ve más allá del relato. Intenta descubrir el sentido profundo del mensaje.
* Deja que te empape el misterio del AMOR entregado hasta dar la vida por ti.

No existen en Jesús más armas que el Amor. ¿Quién le “sostiene” en la Cruz… los clavos o el Amor?.

* Deja que Cristo te ame en lo que eres… no le pongas resistencias… déjate amar por El… es en El y desde ahí donde se aprende a amar como El: total y gratuitamente.

08/04/2017 Jn.11,45-57 ¡Qué paradoja!

Buenos y “paradójicos” días:

Así suele presentarsenos a veces la vida: en circunstancias realmente “paradojicas”.

Dios para “hablarnos” se sirve de cualquier realidad… Cualquier “acontecimiento” o persona puede convertirse en “portavoz” de Dios, como lo muestra el Evangelio de hoy… Se vale hasta de los mismos “enemigos” – Caifás – para transmitir una gran verdad.

Jesús – signo de contradicción como dijo el anciano Simeón – llegará a su culmen en la Cruz.. Mientras unos le “siguen” y “creen”, otros deciden “darle muerte”.

“¿Qué hacemos? Si le dejamos así, todos creerán en El… Conviene que uno muera por el pueblo”.

Contempla a Jesús cercano ya a su Pascua “libre” de cuanto están “maquinando” contra El… fiel al querer del Padre… Estate atento para “captar” el “lenguaje” del Señor… sus “mensajes” que nos pueden llegar por “canales” inesperados, incluso “paradogicos” aparentemente “contradictorios”, políticamente “incorrectos”.

*Adentrame en tus sentimientos, en tu Corazón, Señor.  Abreme el “oído del corazón” para poder “captar”… “percibir” tu voz, tu “murmullo”, venga de donde venga.

04/04/2017 Jn.8,21-30

“En tu misma honda”

Buenos y “desconcertantes” días:

Desconcertante!!!. Así es la Palabra de Dios, especialmente estos días cercanos a la Pascua del Señor, a nuestra “pascua”. Nos pasa como a los judíos del texto de hoy… Jesús habla y nosotros no “acabamos” de entender su mensaje. Estamos en “otra honda”, la “honda de la lógica”, la de nuestros “esquemas” a los que nos “aferramos” y desde donde tratamos de “entender” lo que “escapa” a nuestra forma de “ver, juzgar y actuar” tan lejos, a veces, de la “lógica-ilógica” de Dios… de sus “desconcertantes” caminos… de su amor siempre “desbordante”.

Con frecuencia olvido, Señor, que tu Palabra, el “misterio de tu amor”, no se entiende “razonando” sino “dejándose amar” y “amando”, no se “comprende” con la “cabeza” sino con el “corazón”.

Necesito “entrar en tu honda”, “conectar” con tu corazón, “sintonizar” con tus sentimientos… y eso sólo tiene un camino: el “encuentro personal” Contigo.
* Es en esa “relación” donde Tú te me “revelas”… permite conocerte “por dentro” y me vas cambiando a mi también “por dentro”… “¿Qué es orar sino tratar de amistad con Quien sabemos nos ama?” (Sta.Teresa)

*Busco un lugar tranquilo y dedico un tiempo calmado y sereno para ponerme y “exponerme” ante el Amor crucificado o ante el Sagrario hecho alimento por mí.

03/04/2017 Jn.8,1-11 ¡Miseridordia quiero!

 

Buenos y “misericordiosos” días:

¡Con qué facilidad “etiquetamos”, “juzgamos” y hasta “condenamos” a los demás sin darnos cuenta de nuestros propios fallos!

Está claro que tenemos diferentes “ojos” para mirar nuestra propia vida y la de los demás.

¡Qué difícil resulta, a la hora de la verdad, “separar” la “persona” de su “comportamiento”!. “Juzgamos” el mal que ha hecho cargando sobre ella el “sambenito” de: “Esa es así”, condenandola de por vida!.
¿Cómo “salvar” a la persona sin dejar de reconocer el mal que ha hecho?

¡Qué bien nos lo enseñas Tú, Jesús!.
Me conmueve tu actitud con la mujer adúltera!
“Mujer, ¿nadie te ha condenado? Pues Yo tampoco te condenó. Anda, y no vuelvas a pecar”.

* Quién no tiene alguna “herida” que se queda siempre abierta?. ¿A quien me atrevere a culpar sabiendo lo que hay en mi casa?.

Jesús pone la “misericordia” y el “bien” de la persona por encima de su comportamiento.

Dios no entiende de “piedras” que señalan y condenan. Quien esté libre de culpa tire la primera piedra. (Canción de Salomé)

02/04/2017 Jn 11,1-45 ¡NOS QUIERE VIVOS!

Es la llamada que nos hace hoy Jesús.
* Impactante escena: Jesús en Betania, en casa de sus amigos. Lázaro ha muerto!.
* Conmovedora su actitud – “sollozando” y “conmovido” – que deja ver las entrañas de un Dios humano, compasivo, amigo, que no quiere la muerte sino la vida!
Esa es la gloria de Dios: ¡Que el hombre viva!.

Nos quiere vivos y, sin embargo, ¡cuántas veces “deambulamos” por la vida como “muertos”… “pies y manos atados con vendas y cubierto nuestro rostro con sudario”!.

Tú y yo somos hoy esos “Lazaros” a los que Jesús contempla encerrados en nuestros “sepulcros”.
* Escuchale pronunciar con ternura y cariño tu nombre, mientras con voz potente dice: ¡Sal fuera!.. ¡Desatadlo!.. ¡Dejadle andar!.

El Señor te necesita y quiere “vivo y libre”. Libre de ataduras, prejuicios, miedos que están “paralizando” tu vida, tu crecimiento y te impiden “ver más allá” de tu “pequeño y oscuro nicho”, sin capacidad de ser tú mismo, “viviente” pleno, lleno y transmisor de vida.

Jesús viene a “despertarte”. Es hora de “dejarse hacer” por el “Amigo que nunca falla” y escuchar Su voz que te asegura:
“Yo soy la Resurrección y la Vida”
¿Me crees?

01/04/2017 Jn.7,49-53

¡Sé valiente!

Buenos y “valientes” días:

No siempre tenemos “valentía” para situarnos ante los demás. A veces, en nombre de la “unidad” reaccionamos diciendo: “Por la paz un avemaria”, o en nombre de una “falsa comunión” “claudicamos” ante posturas que son irrenunciables.

En el seguimiento a Jesús no valen las “medias tintas”. Ante el Evangelio no hay más remedio que “optar”, “tomar postura”.

Resulta llamativo en el Evangelio de hoy que se diga: “La gente se dividió por causa de Jesús… Unos querían apresarle, otros decían: Nadie ha hablado como El”.

No siempre es fácil, Señor, decir que creo en Ti, que soy seguidor tuyo y como tal intento hacer mío tu estilo de vida. Reconozco que en ocasiones resulta más cómodo callar o, como el fariseo Nicodemo, “visitarte de noche” temiendo el reproche de los otros; más fácil y menos “comprometido” pasar desapercibido.

* Ayúdame a ser “valiente”, Señor. Que la certeza de que estás conmigo me “fortalezca” y “dé valor” para que mi vida sea “coherente” con lo que creo, consecuente con mi fe en Ti, Jesús.

29/03/2017 Jn.5,17-30 Nada sin el Padre

Buenos y “filiales” días:

En términos generales, cuando alguien te dice: ¡Cuánto te pareces a tu padre/madre! lo escuchamos con “orgullo” y lo recibimos como un “honor”. El parecido no es sólo físico. También nuestro “estilo” de ser, nuestra forma de “actuar” indica de quien somos hijos.
¡Qué bien si, como cristianos, se pudiera decir eso de cada uno de nosotros!

Así nos muestra a Jesús el Evangelio de hoy. ¡Qué relación tan “vinculante”… de “estrecha comunicación”… de “íntima comunión” entre El y el Padre!.

“El hijo no puede hacer nada por su cuenta que no ve hacer al Padre”.

También nosotros, en Jesús, podemos llamar a Dios Padre… En Jesús “aprendemos” a “parecernos” y “actuar” como hijos.
“Mi Padre sigue actuando y Yo también actuo”.

*Tú siempre trabajas, Señor… Trabaja también en Mí para que mi vida se parezca a la tuya y en mí puedan “descubrirte” a Ti… Que mi corazón esté siempre atento a tus “signos”… que pueda “escucharte” y sepa “actuar” como lo que soy: Tu hijo querido.

 

28/03/2917 Jn.5,1-16. ¿Quieres ser curado?

Buenos y “sorprendentes” días:

La Palabra de Dios siempre es “sorprendente”, como lo es el modo de actuar de Dios… siempre a favor de la vida, en defensa de la dignidad humana.

* Nos “sorprende” hoy la actitud de Jesús con el paralítico de la piscina, adelantándose a que él le pida la curación. ¿Quieres ser curado?.

* Nos sorprende la actitud del paralítico, pero que es la que, con frecuencia, podemos adoptar nosotros: vivir “resignados”… “anclados” a una situación que nos “paraliza”, sin más horizonte que esperar a que sean los otros los que vengan y actúen por nosotros.
Si ésa es tu situación pidele a Jesús que te libere de toda “resignación insana”, de la “inhibición”, la “pasividad comodona”, la “desesperanza paralizante”.

* Nos sorprende y debería “interrogarnos también la “indiferencia” de tanta gente que a lo largo de 38 años! paso “de largo” insensible al dolor de aquel pobre necesitado. ¡Qué espejo donde mirarnos!.

* Déjate tambien tú sorprender por Jesús que hoy pasa junto a ti y conociendo la situación concreta por la que estés pasando te dice: ¿Quieres ser curado?

 

26/03/2017 Jn.9,1-41 ¡Creo, Señor!

Buenos y “luminosos” días:

Vamos avanzando en este tiempo de Cuaresma hacia la Pascua… centro de nuestra fe… misterio de Cruz y de Luz. En este 4 domingo contenplamos a Jesús parándose ante un “ciego de nacimiento”, y movido por la compasión le da la “vista” y la “visión”… ¡Vista física y visión interior!. Así es el actuar de Jesús: Sana y salva.

El ciego, por su parte, “se dejó hacer”, aún cuando no entendía lo que estaba haciendo con él este “hombre” a quien no conocía – más bien parecía un absurdo, cuando no contraproducente, untar sus ojos con barro – pero a pesar de todo “se dejó hacer” y “obedeció” a Jesús.
“Anda, ve, y lavate en la piscina de Siloe”… Se lavó y volvió con vista.

Obedeció, necesitó lavarse, se abrió a lo nuevo, al cambio… y recibió la luz… reconoció a Jesús:
“Creo, Señor… y se postró ante El”.

Nuestra existencia humana se debate en la “oscuridad-claridad”.. Con la sensación vivida a menudo de caminar entre sombras y luces… Nosotros también de alguna manera somos “ciegos”, nos cruzamos con los otros sin verlos; no queremos complicarnos la vida, ni que nos la compliquen; miramos las cosas y los acontecimientos sin captar “su sentido profundo y su misterio”.

* Dame, Señor, más amor… cura mi “ceguera”, abre mis ojos para que vea el mundo y a los otros como Tú los/nos ves.

27/03/2017 “La fe cura”

Buenos y “confiados” días:

¡Es verdad!..La confianza genera confianza… y nuestra fe se “reaviva” en la medida en que “confiamos”.

“Señor, ven pronto, antes de que mi hijo muera (…) Vuelve a casa… tu hijo está curado. El hombre creyó lo que el Señor le había dicho y se puso en camino”.

* Detente y “contempla” a este “funcionario real”. (Un pagano). Adentrate en sus sentimientos: lo que piensa, lo que siente, este “padre creyente” a lo largo de esos 30 km. que separan Cana, donde se ha encontrado con Jesús, hasta Cafarnaum, donde espera encontrar a su hijo “vivo”, fiado únicamente en la Palabra del Señor: “Vete, tu hijo vive”.
Déjate empapar por esa Palabra y los sentimientos que despierta en ti..

* Señor, mi fe no es como la de este padre… Me cuesta “ponerme en camino” si no tengo “seguridades” a las que “agarrarme”… Me cuesta dar ese “salto” de confianza total y lanzarme a lo que percibo como “incierto”, lo “desconocido” lo “inseguro” con la única “certeza” – no “evidencia”-  de saber y “experimentar” que Tú caminas a mi lado dando “sentido” a mis pasos, conducida por tu “luz” que me ayuda a “ver” el camino y tu “fuerza” para “seguirlo”.

Hoy puedes repetir con  de lo que tantas veces decimos antes de recibir al Señor en la Eucaristía: “Una palabra tuya bastará para sanarme”

25/03/2017 Lc.1,26-38

¡Lo que Tú quieras!

Buen y feliz día de la Anunciación del Señor:

Hoy es un día “grande”, aunque apenas se note… algo así como cuando una madre acaba de enterarse que está embarazada… ella es la única en saberlo, después corre la noticia.

Hoy es un día de “rendir la mente”… de “sobrecogerse” y “adorar” el misterio… porque se cumple la Promesa hecha de generación en generación… El Plan de Salvación que Dios tenía previsto desde antiguo acontece hoy haciéndose Dios mismo hombre… como uno de tantos en el vientre de una Virgen: María.

La irrupción de Dios en su vida trastorna todos los planes de María que – consciente aunque sin entender – confía y, en la fe, se fía y se entrega sin limites: “Hágase en mi según tu Palabra, como Tú  quieras, Señor”.

En nuestra vida hay también momentos, circunstancias, situaciones en las que Dios nos “visita” de mil maneras rompiendo nuestros “esquemas” y proyectos; no entendemos nada. En esas ocasiones de pico o nada sirve buscar “razones” intentar dar vueltas y vueltas queriendo saber “el porqué “.

La mejor actitud es rendir la razón, acallar la mente… “confiar” “apoyándose” en la fidelidad de Dios y esperar… “Saber esperar” en la confianza… Aprender a  “entrar en el tiempo”, en el “ritmo de Dios” que no suele ser “el nuestro”.

* Acoge y haz tuya la respuesta de María al “angel” del Señor: “Hágase en mí según tu Palabra”. Hágase en mi según “tu sueño”. Hágase en mí según Tú quieras. Hágase en mí tu Amor. (Canción de Ainkaren)

 

 24/03/2017 Mc.12,18-34 ¡Amar es el único mandamiento!

Buenos y “buscadores” días:

Una de las mayores “tentaciones” de las personas “religiosas” es creer que “ya” nos sabemos el Evangelio, que “ya” tengo fe porque “rezo” y amo a Dios.

Considerar que “ya sé lo suficiente” puede llevarnos a una actitud “conformista” y “cortar las alas” para “seguir  buscando” y poder “acoger la novedad” que nos ofrece cada día la propia vida.

El personaje que hoy nos presenta el Evangelio era uno de los “maestros de la Ley”… alguien que podía tener razón para pensar que ya lo sabía todo sobre la Escritura. Pero su actitud de “busqueda” le lleva a acercarse a Jesús con el deseo sincero de saber “más” y “mejor”.
“Señor, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?

Jesús, Tú sales siempre al encuentro de quién te busca con sinceridad de corazón indicándole el camino de la “verdad” que lleva a la “Vida”.

“¡Escucha!. Ama a Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y ama al prójimo como a ti mismo. No hay ningún mandamiento mayor”.

* Escuchar, recibir el amor del Señor… para poder entregar, amar al Señor y al prójimo… Al Señor en el prójimo.
Hazme entender, Señor – desde la experiencia – que Tú y el prójimo sois “inseparables”… que el amor a mi prójimo expresa la “sinceridad” de mi amor a Ti.

22/03/2017 Mt.5,17-19

¡Plenitud de la ley!

Buenos y “plenificados” días:

Somos, como suele decirse, “animales de costumbres”.Tenemos nuestros “hábitos y rutinas” adquiridos hasta en nuestra vida de creyentes, con el peligro de quedarnos en el cumplimiento “externo” de la ley… en lo que está “escrito y mandado”… en las “normas” sin más olvidándome, quizá, de lo que las justifica… su “sentido profundo”.

Toda “mediación”, por muy “santa” que sea, adquiere su “razón de ser” en la medida que me lleva a amar más, mejor y más gente, al “estilo” de Jesús.

Si olvidamos esto puede quedarse en “letra muerta”, en “obligación”, en “carga pesada” que impide el “seguimiento” de Jesús.

“No he venido a abolir la Ley, sino a dar plenitud”… A darle su verdadero y profundo sentido.

Me reconozco, Señor, olvidándome el “porqué” de los “gestos” que celebró, de las “palabras” que digo, y hasta de la “fe” que profeso.

Descubrirme Tú el “sentido profundo” de mis palabras y acciones para que estén “llenas de vida”.
Que mis “costumbres” religiosas no sean puro “rito”, “letra muerta” que apenas “tocan” ni “cambian” mi vida… ni “ayudan” a los otros a “conocerte” mejor y a “seguirte” más de cerca.

 

21/03/2017 Mt.18,21-35 ¡Perdón sin cálculos!

Buenos y “perdonadores” días:

¡Cómo nos cuesta “perdonar”!. ¡Qué bien nos identifica la actitud de Pedro preguntando a Jesús: “Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar?.

Esa es muchas veces mi “actitud interior”…  ¡Hasta cuándo te tengo que perdonar?.. Nos paramos en “las veces en lugar de mirar la “calidad” del perdón. Olvidamos que “perdonar”- aunque es verdad que cuesta que supone un acto de la voluntad – no es tanto cuestión de “empeño”… de “obligación”… es más cuestión de “coherencia” interior… de “reacción” proporcional ante lo que el Padre hace conmigo cada día… cuestión de “justicia” con el otro… desde lo que me es dado.

Perdonar no es sino “dar”… “repartir”… con quien me ofende el perdón y la “misericordia” que recibo de Dios. Cuanto perdonas, eso amas.

Si no soy capaz de perdonarme y de “dar” el perdón es porque, quizá, no soy “consciente de estar recibiendolo” cada día, y en mayor medida, del Padre.

¿No debías tener compasión de tu compañero como Yo tuve compasión de ti?

Nuestra “tacañeria” para amar y perdonar no es sino expresión de nuestra enorme “torpeza” para percibir todo lo que recibimos de Dios.

*Señor, ¡qué “ridiculos” resultan mis “cálculos” ¿Hasta siete veces?. Si estoy poniendo matemáticas al perdón como al amor, no amo,  ni perdonó “de verdad”.
Que tu “desproporcion” en el amor que me tienes me ayude y me lleve a “romper”… a “superar” mis estrechas “medidas”.

19/02/2017 Jn.4,5-42

Buenos y “silenciosos” días:

Aunque la liturgia nos lleva al encuentro de Jesús con la Samaritana, hoy no podemos “eclipsar” al “silencioso” S.José.

Sí!!!. Silencio y abandono al querer de Dios. Si algo destaca en la vida de San José es eso: Su actitud callada y de abandono a Dios ante lo que observaba en María y ante las palabras del Ángel. Calla, confía y se abandona.

Admiramos su “discreción”, su amor probado, su humildad, su “saber estar” sin llamar la atención, pero haciendo lo que Dios le pedía, y siendo lo que tenía que ser.

Su María es la PUERTA siempre abierta de donde nos viene la salvación, José es la BISAGRA silenciosa, humilde, siempre dispuesta a hacer girar la PUERTA y permitir que ésta pueda abrirse siempre.

PUERTA siempre abierta!…BISAGRA siempre dispuesta!… ¡Qué evocadora imagen!!!.. ¡Qué admirable actitud la suya, tanto María como José!!!.

Protector de la Madre y del Hijo… Modelo de convivencia familiar… te pedimos sigas protegiendo a las familias; que sean como la de Nazaret, Iglesia doméstica donde se cuide y defienda la vida.
Protege a cuantos son padres o desempeñan esa función tan esencial.

18/03/2017 Lc.15,1-3.11-32

¡Misericordioso!

Buenos y “misericordiosos” días:

¡Misericordiosos! como lo es el Padre de la parábola. ¡Misericordioso! según Su corazón, que queda bien reflejado en ese texto tantas veces leído y escuchado, y siempre nuevo por la riqueza que encierra: La parábola del Hijo pródigo.

* Tómate un rato para leerlo y cogerlo como si fuera la primera vez que lo haces.
* Acercate a las “entrañas” paterno/maternas de ese Padre, cuya “misericordia” supera todas las “barreras”. Experimentarlo nos “devuelve” a nuestra condición de “hijos”, no sólo perdonados, sino “amados” gratuitamente y sin medida.

No sé con qué “personaje” de la parábola te identificas más. Quizá es más llamativa la actitud del hijo que se “marcha” de casa, renunciando a vivir como “hijo” en la casa paterna… Quizá nos pasé más “desapercibido” el hijo mayor que “permanece fiel” en ella y – por lo que dice – “obedeciendo” siempre.

Pero ser “hijo” es mucho más que eso… mucho más que “echar en cara” a su padre: “Yo nunca te he desobedecido” y “reclamar” por ello “un cabrito” para celebrar mi “buen comportamiento”.

“Ser hijo” es mucho más “hondo”. Es sentirme “como en casa”… como hijo “querido”, no como “servidor” sumiso y obediente, actuando desde “el tener que contentar” al amo.

Vitalmente ¿quién estaba más “alejado” del “corazón” del Padre?.. ¿El menor que, alejado a miles de Km., desde su “indigencia” vive “añorando” la casa paterna o el mayor que, aunque vive en ella, no llega a “descubrir” y “agradecer”, a “gustar” y “alegrarse” ante la “misericordia” desconcertante del Padre con su hermano?

“Hijo, tú siempre estás conmigo y todo lo mío es tuyo. Deberías alegrarse…”

Saber y sentir, Jesús, que todo lo del Padre “es mío”… experimentar que siempre está conmigo amandome como soy, tendría que ir cambiandome el corazón de hijo “obediente” pero “exigente” en hijo “amado”… “querido” y por eso “agradecido”.

Enviado desde mi iPhone

17/03/2017 Mt.21,33-43.45-46

¡Soy responsable!

Buenos y “responsables” días:

¡Qué imagen tan “sugestiva” la que hoy nos presenta Jesús con la parábola de la “viña que planta, cuida y protege” y antes de marcharse de viaje “arrienda” a unos “ambiciosos” labradores que olvidan Quién es el único Dueño!!! Voladores homicidas que acaban con la vida del Hijo del Dueño!.

“La viña del Señor es la casa de Israel”. (Salmo 79). Es la Iglesia; somos cada uno de sus miembros, nosotros, llamados a “cuidar”, “alentar”, “acompañar”, “ayudarnos” mutuamente a dar el “fruto” que el Dueño espera recoger a su vuelta.

Parábola “dura y exigente” que no nos puede dejar “indiferentes” sino que nos lleve a “interrogarnos” sobre nuestra “responsabilidad” en nuestro compromiso bautismal como hijos de Dios. “Responsables” de ayudarnos como hermanos en el “seguimiento” de Jesús.

La tentación de considerarnos “dueños” de lo que nos es dado y hemos recibido de El es una triste realidad en nuestra vida… El deseo de tener no tiene límites hasta el punto de que no nos importa el “daño” que podamos hacer al otro con tal de sentirnos “dueños” – que no “responsables” – de todo y, si se descuidan, hasta de todos.

* ¿En qué medida me veo reflejado yo?
* ¿Qué hay en mí, como actitud, que dificulta – cuando no impide – a los otros la “aceptación” de Jesús y su mensaje?

16/03/2017 Lc.16,19-31

 

¡Compasión!

Buenos y “compasivos” días:

Vivimos en una sociedad en la que constatamos que, mientras unos “consumen” avidamente y sin control, otros “están consumidos” por la escasez y la miseria.
Algunos por “ostentación” despilfarrando lo que muchos “con hambre” necesitan para “sobrevivir”.
Muy “cerca”los unos de los otros… muy “próximos” y, sin embargo, tan “distantes”, tan alejados…tan poco “projimos”… tan “indiferentes”!!!

Ese es el gran pecado: la “indiferencia” en que nos movemos entre la gente – también entre los que nos llamamos seguidores de Jesús – Indiferentes frente al dolor ajeno, frente a la injusticia.

Es verdad ese dicho: “Ojos que no ven, corazón que no siente”.. Lo que no “vemos” no llega a nuestros sentimientos, ni toca el corazón.

¡Qué bien lo refleja la parábola del rico Epulon banqueteando espléndidamente mientras el pobre Lázaro, hambriento, yacía echado a la puerta del rico, mientras los perros le lamian las llagas!.

El texto no dice que le maltratara, le injuriar o le echara de su puerta.
Su pecado no fue el “mal que hizo”, sino el “bien que dejó de hacer”: El pecado de “omisión” que lleva a la “indiferencia”.

* A la “puerta” de mi vida también hay muchos “Lazaros” que me pasan “inadvertidos”, como si no existieran. No me dejes “indiferente” ante los demás, ante el “sufrimiento”… que no me quede impasible ante la “injusticia”. Que mis “entrañas” se parezcan a las tuyas, Jesús.

 

15/03/2017 Mt.20,17-28

¡Servir!

Buenos y “paradogicos” días:

Vivimos en el mundo, y resulta, casi inevitable, que “se nos pegue” lo que “se cotiza” y “busca” como humanos: El poder, el prestigio, la grandeza, la fama.

Eso es lo que pedía la madre de los Zebedeos para sus hijos. Sentimiento natural de una madre que desea siempre lo mejor para los suyos.

“Ordena que estos dos hijos míos se sienten uno a tu derecha y otro a tu izquierda”.

En este texto, Jesús nos ofrece su visión del “verdadero” poder: “Es “grande” quien se hace “pequeño”… es “libre” el que, por amor, se entrega como “esclavo”.

Locura?… No; así lo vivió el Señor, y en El podemos vivirlo nosotros. Como S. Pablo y con él podemos afirmar: “Todo lo puedo en Aquel que me conforta”. (Filipenses 4,13)

¡Qué “paradójico” el camino del “seguimiento” que nos conduce a la vida!.
* La vida plena pasa por la “muerte”…
* El verdadero poder es el “servicio”.

“EL hijo del hombre no ha venido a ser servido sino a servir y a dar la vida en pago a la libertad de todos”.

* Jesús, tu vida y ejemplo rompen mis esquemas de “libertad” y “grandeza”. Cambia mi “mentalidad” con tu amor.

“Sigue habiendo tantos pies que lavar / tanta oscuridad que iluminar / tantas cadenas que romper / pan y vino para el pobre quiero ser / fortalece, Seño, mi poca fe”.
(Canción Ixcis)

14/03/2017 Mt.23,1-12

Decir y hacer

Buenos y “coherentes” días:

La “incoherencia” en la vida es bastante frecuente, también en nuestra vida como seguidores de Jesús. En nuestra vida diaria constatamos que una cosa es lo que “decimos” y otra muy distinta lo que “hacemos”. Hablamos de El con nuestras “palabras” pero no siempre con nuestras “obras”. Vivimos el “divorcio” entre “fe y vida”.

Jesús nos previene hoy contra la “hipocresía” y las “apariencias” tantas veces ajenas a la realidad.

“No hacen lo que dicen y lo que hacen es para que les vea la gente”

No se trata de “alardear”, de “aparentar”, sino de “vivir”, de “ser”, de “hacer de corazón”.
* No te preocupes tanto de “cuidar tu imagen”, cuanto de ser, sencillamente, tú mismo; verdadero, “coherente”.

* Señor, tus palabras iban siempre acompañadas de tus buenas obras. Ayúdame a vivir con más “coherencia”. Que lo que los otros “oyen” de Ti por mis “palabras”, puedan “verlo” en mis “obras”…  hecho realidad por el testimonio sincero de mi vida coherente.

13/03/2017 Lc.6,36-38

¡Compasión!

Buenos y “compasivos” días:

Nadie es “perfecto”. Esta es la gran verdad que, con los años, vamos aprendiendo desde la experiencia de la propia “fragilidad” y limitación que tendría que hacernos más “comprensivos” y “humanos”… más “misericordiosos” y “compasivos”.

¡Qué clarito nos lo dice Jesús hoy en el Evangelio!:
“Sed compasivos como lo es vuestro Padre. No jusgueis… no condeneis… La medida que useis la usarán con vosotros”.

¡Con cuánta frecuencia solemos “comparar”, “juzgar” y hasta “condenar” olvidando que estoy “negando” al otro aquello mismo que yo necesito: “acogida”… “escucha”… “diálogo”… “comprensión”!!!.

* ¡Compasión y misericordia!!!. ¿Tienes experiencia de sentirte amado así por el Padre?
* ¡Compasión y misericordia!!! son las “claves” de nuestro “ser” y “actuar” cristiano.
* Actúa con los otros como sientes que el Padre actúa contigo… Es el estilo de andar por la vida si eres “seguidor” de Jesús.

11/03/2017 Mt.5,43-48

¡Corazón grande!

Buenos y “universales” días:

No resulta nada fácil y, hasta humanamente nos parece imposible, devolver bien por mal, vencer el mal a fuerza de bien, amar al que no sólo me deja de lado o me rechaza, sino a aquel que me desea el mal, me odia… orar por quien me calumnia y persigue..

Esa es la invitación de Jesús para sus seguidores: Un amor “universal”, sin exclusiones, donde quepan todos, como El hace caer la lluvia sobre buenos y malos.

“Así seréis hijos de vuestro Padre. Si amais sólo a los que os aman ¿qué hacéis de extraordinario?.

¡Qué bien S.Pablo en su carta a los Corintios cap 13 nos dice qué supone amar al otro, sin exclusión, en lo concreto.

* ¿Cómo es mi amor? ¿Cuál es mi capacidad para “incluir” a todos buenos y malos?

Mírate en este espejo: El amor no es envidioso, no se enfríe, es paciente, no piensa mal, perdona siempre, no busca su propio interés, se alegra con el éxito del otro…
¿Siento que dentro de mi fragilidad mi amor se mueve en esa dirección?.

 

10/03/2017 Mt.5,20-26

¡Reconcíliate!

Buenos y “reconciliados” días:

La vida es un camino de “reconciliación” con el otro… cuya meta es vivirte como “hijo” en tu vida como “hermano”. Negarle la “fraternidad” es perder la propia  actitud “filual”. No puedo celebrar la “paternidad” si antes no trato de restablecer la “fraternidad”.
“Ve primero a reconciliarse con tu hermano”.

A veces, la “letra” de la ley ahoga el “espiritu” que se esconde en ella. No basta “conocer” y “cumplir”  la ley para “ser justo”.
“Si no sois mejores que los escribas y fariseos (…)
Lo que Jesús nos pide como seguidores suyos es “ajustarnos” a la “justicia” del Padre, que es “su Amor sin medida”.

Equivocas el sentido de tu “existencia”, te vives en la mentira si dices que amas a Dios, mientras “niegas” y “aborreces” a tu hermano.

Nada hay más “exigente” que el Amor.
No basta con hacer “obras buenas”, ni “cumplir lo mandado”. Si no lo mueve el Amor no tiene valor, es como campaña que replica.
(1Cor.13).

* “Ama y haz lo que quieras. Si tienes el Amor “arraigado” en ti ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos”.
(S.Agustín).

09/03/2917 Mt.7,7-12

Pide, busca, llama

Buenos y “necesitados” días:

¡Cuánto nos cuesta pedir!. Preferimos “dar” antes que “solicitar ayuda”. Parece como si el que da estuviera “por encima” del que recibe. Y es que no se puede dar de cualquier modo.

Pide, busca, llama quien se siente “débil”,  necesitado”. Pedir ayuda es un humilde “gesto de humildad”.
Recibimos en tanto cuanto suplicamos. La vida se nos abre en razón de nuestra insistencia y perseverancia. Pide con insistente confianza.

Cuando pedimos a Dios que nos ayude, no estamos exigiendo su poder pensando en nosotros, para que nos solucione enseguida nuestros problemas… más bien estamos reconociendo, junto a nuestra necesidad, su corazón de Padre bueno atento siempre a sus hijos.

Reconocerme hijo necesitado de ayuda, me abre a la posibilidad de “dar bien”, sin “autosuficiencia”… Ofreces generosamente a los otros aquello que anhelas en lo profundo.

Jesús nos presenta hoy la llamada “regla de oro”. “Haz al otro lo que te gustaría que hicieran contigo”.
* Primero haz el aprendizaje básico de “saberte y sentirte” necesitado.
* Aprende a “acoger” y “agradecer” lo que el Señor te regala con amor. Es la mejor “escuela” donde aprender a “darte”, a “amar” a los otros.

08/03/2017 Lc.11,29-32 ¡Señales!

Buenos y “creyentes” días:

Buscar “señales” es humano. Son “indicadores” que nos orientan su vamos o no por el buen camino.
Las “señales” nos ayudan también en la “toma de decisiones”.

A veces, como en el Evangelio de hoy, pedimos a Dios “señales” que tienen otra intención… “signos milagrosos” que solucionen nuestros “problemas”… exigimos “ver milagros” para “creer” o “reafirmar” nuestra fe

La respuesta de Jesús es bien distinta: “No se les dará más signo que el signo de Jonás”.

Atrévete a cambiar tu vida y descubrirás que todo en la vida es “un milagro”… todo está lleno del amor misericordioso del Padre.

Quien niega la “evidencia” se vuelve “incapaz” de reconocer la “presencia” de Dios en los acontecimientos de la vida porque, no es el “milagro” el que “provoca” la fe, sino la “fe” la que te capacita para “ver” el milagro.

Abre tu vida a Dios… vuelvete a Él con la “confianza” segura de ser – no sólo escuchado – sino amado gratuitamente.
Reconocerán que junto a ti “hay Alguien mayor que Jonás”… El Señor que te acompaña y te ayuda a encontrar “sentido” hasta en los “sinsentidos” que, a veces, te presenta la “dura realidad” de la vida.

07/03/2017 Mt.6,7-15

¡Padre nuestro!

Buenos “filiales” y “fraternos” días:

¿Te has dado cuenta con qué “seguridad” y”confianza” camina un “niño” cuando va “agarrado” de su padre/madre?.

De la misma manera, ¡ qué diferente es la vida para un Cristiano cuando “sabe por experiencia” que tiene un Padre que le quiere y le acompaña en todo momento… y que el “otro” es su hermano a quien Dios también quiere como hijo!

Jesús, hoy, nos quiere enseñar a “orar”… a  dirigirnos al Padre, a hacerlo sin demasiadas palabras, sino con la “sencillez” y “confianza” del niño que sabe que su padre le “escucha” y desea lo mejor para él porque es eso: su Padre que le quiere “sin más”.

¡Qué hermosa esta oración del Padrenuestro que aprendimos de memoria, desde muy pequeños, y que, quizá, nos “ha calado” tan poco porque aún no hayamos descubierto su “hondura”, la doble relación “filial” y “fraterna” que encierra: sentirnos y actuar como hijos y hermanos!.

Reza hoy conscientemente el Padrenuestro; mejor, “ora con él”… “tratando de amistad con quien sabemos nos ama” – como dice Sta.Teresa, sintiendo la presencia de una “voz”… unos “brazos” paterno/maternos que “sostienen” tu existencia.

Pero antes, toma conciencia de lo que vas a decir:
* ¿Estás dispuesto a perdonar de corazón a tu hermano?
* ¿Decidido a cumplir la voluntad del Padre más que la tuya?
* ¿Comprometido con El y su Reino?

06/03/2017 Mt.25,31-46 Conmigo lo haces

Buenos e “impactantes” días:

¡Impactante… hoy la Palabra de Dios tantas veces “oída”, pero quizá poco “escuchada” y menos “asimilada” y “encarnada” en nuestra vida: Jesús “identificandose” con los más necesitados de la tierra!

“Lo que hiciste o dejaste de hacer con estos míos más pequeños, Conmigo lo hiciste”.

¡Impactante… que sea Jesús el que se me acerqué y se me “deje ver”en el rostro de aquellos con quienes me cruzo, de los que necesitan mi “gesto” cotidiano, quizá poco religioso, simplemente  humano, pero cargado de mucha “humanidad”!

“Tuve hambre, sed, estuve enfermo, desnudo, encarcelado y no pasaste “de largo”, sino que te “moriste a compasión” y actuase en consecuencia”.

¡Impactante… saber que mi vida se “está jugando y juzgando” ya aquí, en el día a día,  “decidiendo” la  “fecundidad” y el “más allá” de mi historia!.

*Me lo dices muy clarito, Señor, y lo entiendo, pero sólo  desde mi cabeza, porque reconozco que no terminó de “creérmelo” y menos vivirlo, mis obras me lo confirman…
* Dame tu mirada, ayúdame para que pueda “reconocer tu paso” junto a mí, saliendo a mi encuentro y pidiéndome ayuda por boca del hambriento, sediento, sólo, enfermo, triste sea quien sea, simplemente humano.

05/03/2017 Mt.4,1-11

Conducidos por el Espíritu al desierto.

Buenos y “probados” días:

A nadie nos agrada tener “dificultades”, ni nos gusta “pasarlo mal”, experimentar la “prueba”, la “tentación”.

Nos hará bien, nos dará “luz y fuerza” acompañar – en este primer domingo de Cuaresma – a Jesús “conducido” por el Espíritu al “desierto”, no tanto como “lugar geográfico”, sino como “situación de vida”, “experiencia vital”.

El recorrido de la propia vida nos presenta, con frecuencia, “desiertos” que cruzar, “tentaciones” que afrontar, “desapropiaciones”, “despojos” que sufrir…

* Desierto!?.. Travesía “necesaria” en toda existencia humana… experiencia “pascual” si quieres “gustar” la vida en “plenitud”.

* Desierto!?… Lugar de “tentación” de “prueba”… pero tambien, de “encuentro” con tu verdad más “honda y desnuda” donde poder experimentar el amor gratuito, fiel y misericordioso del Padre que te acompaña…

* Acercate a Jesús… Cae en la cuenta de que al “desierto” no se va sólo… es el Espíritu quien le “empuja” y “conduce”.

” Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo”.

*También en tu vida – si es el Espíritu de Dios quien te acompaña – la “tentación”, la “prueba” se convierte en “lugar teológico”, es decir, situación, acontecimiento donde “Dios se manifiesta”… “habla” en el silencio al “corazón”. Es ahí donde vives la “experiencia del encuentro” y aprendes lo que es realmente “esencial” y lo que es “secundario” para ser feliz.. y lo que es “inútil” y puedo “prescindir” en mi vida para que otros vivan con mayor “dignidad”.
¡Cómo cambiaría entonces nuestro modo de afrontar la prueba!

*¿Qué situaciones de tu vida actual las vives como “desierto”? ¿Desde dónde y cómo las afrontar?

04/03/2017 Lc.5,27-32

Amado en lo que soy.

Buenos y “ensanchados” días:

¡Es verdad! ¡Cómo se “ensancha” y “esponja” el corazón cuando uno se “siente querido” en lo que “es”, con sus luces y sus sombras… cualidades y defectos, limitaciones y pecados! Querido, amado y ¡hasta elegido!.

Eso es lo que, Jesús, hizo con Levi, nuestro querido apóstol y Evangelista Mateo. Jesús le “vio” sentado al mostrador de los impuestos, conociendo  le no le rechazó, sino que le amó en su “corazón”, no mira su pasado, ni presente, cree en él, le “elige” y le dice: “¡Sigueme!.
El, dejándolo todo, le siguió.

También nosotros somos “amados” y “llamados” en nuestra verdad más profunda,  que es “frágil”, “débil”, “limitada”. Saberme “pecador”, sentirme así,  no es para “avergonzarse”, sino para “agradecer” a Dios su amor “gratuito”, “misericordioso” y “compasivo” para conmigo.

“No necesitan de médico los sanos, sino los enfermos”.

¡Qué diferente nuestro actuar con los que “tildamos” de malos”, como los “evitamos”, además de juzgarlos cuando no los condenamos!.. ¡Qué poco nos paremos a Jesús!.

Pídele que te contagie, que te enseñe y ayude para poder amar a los demás en lo que “son”, con sus límites y pecados, con amor “compasivo” como el Suyo.

 

03/03/2017 Mt.9,14-15

El verdadero ayuno

Buenos y “austeros” días:

¡Primer viernes de Caresma!. Día de abstinencia e invitación al ayuno.

No parece que estos temas sean hoy muy “atractivos”; quiza nos suenan más a algo de “otros tiempos” que no encuentran “eco” en nuestros días.

Más allá del esfuerzo, el sacrificio y la “privación material” que supone, el Señor nos habla hoy del “verdadero sentido” del ayuno que no es de “caras largas” y serias sino de alegría, de boda, de encuentro “festivo” con el “novio”.

Este es el ayuno que Dios quiere y al que eres invitado a practicar:

* Facilitar nuestro “encuentro” con El y con los otros…
* Favorecer nuestras relaciones…
* Contribuir con nuestra aportación económica y nuestra “donación personal” a la mejora de la vida de los otros, especialmente los más débiles y desfavorecidos…

*¿Qué actitudes descubres en ti que “levantan muros” en vez de “tender puentes” de encuentro con los otros?.
*¿Qué “dioses” hay en tu corazón ocupando el lugar de Dios, tu Creador, Señor y Salvador?.

“La Cuaresma es un tiempo propicio para abrir la puerta a cualquier necesitado y reconocer en él el rostro de Cristo”.
(Papa Francisco, Mensaje Cuaresma 2017)

02/03/2017 Lc.9,22-25 ¡Te seguiré!

Buenos y “seguidores” días:

¡Qué bien hace y qué necesidad tenemos de “sentirnos acompañados” siempre, pero sobre todo en las “encrucijadas” de la vida!

Todos tenemos experiencia de que la vida no es fácil, si además quieres vivirla con coherencia… como “seguidor” de Jesús.
Seguirle supone recorrer con El su camino… compartir su mismo destino: la Pascua!!!… por la muerte a la Vida.

Su Palabra es clara… no nos engaña: “El que quiera seguirme que se niegue a sí mismo, cargue con su Cruz y se venga Conmigo”.

¡Quien quiera seguirme!… Tú vas por delante, Señor, abriendo el camino, acompañando mis pasos, compartiendo conmigo las dificultades, las renuncias necesarias que supone seguirte… ir tras de Ti… ir Contigo y Tú conmigo.

* Te seguiré adonde me lleves /sin adelantarme, sin forzar el paso /sabiamente ignorante iré donde no sé /puesto el corazón en Ti, te seguiré.

 01/03/2017 Mt.6,1-6.16-18 ¡Conviértete!

Buenos y “convertidos” días:

Iniciamos como y con toda la Iglesia nuestro itinerario hacia la PASCUA… Esa el la META. Hoy, miércoles de ceniza, damos la SALIDA… Por delante 40 días de “andadura” y “peregrinación”.

Para el viaje, con la imposición de la ceniza:

* Una “consigna”: “Conviértete y cree en el Evangelio”.
Convertirse!!!… Se trata de “cambiar el corazón”… “volverse” a Dios y a los hermanos con sinceridad de corazón. “Cuidad de no practicar vuestra justicia para ser vistos por los hombres”.

* Y tres “actitudes” a alimentar y cuidar:
– Frente a Dios… la ORACIÓN: Vuelvete a Dios… Date tiempo para “estar con El”… no sólo “rezar”, “recitar” oraciones, sino “dialogar” con El, escucharle, poner la “fragilidad” de nuestra vida en sus manos, como arcilla en manos del alfarero.
– Frente al hermano… la LIMOSNA: Vuelvete también al otro. Comparte no sólo tus bienes “materiales”, sino tu tiempo, tus cualidades, tu propia vida entregada.
– Frente a ti mismo… el AYUNO: Deja de lado aquello que te impide, te dificulta poder avanzar, crecer el “libertad interior”. Ayuna, no tanto de alimentos, cuanto de  liberar tu “corazón” para tu “encuentro” con Dios al que sigues, y tu “compromiso” con el hermano que te necesita.

Este es el culto que Dios quiere.

 20/02/2017 Mc.9,14-29 “Todo es posible al que cree”

Buenos y “creyentes” días:

Es verdad! La fe mueve “montañas”… posibilita el camino para que el Señor actúe… Dios no puede hacer nada si no tenemos fe… La fe hace milagros.

“Todo es posible para el que cree”.
Claro que creemos! Pero hasta donde llega, como es nuestra fe… nuestra confianza y seguridad en el poder del Señor?.

¡Qué humilde y sincera la oración de padre del Evangelio que pide a Jesús la curación de su hijo!: ¡Creo, Señor, pero dudo!.¡Ayúdame!

¡Cuántos nos reconocemos en estas palabras! El problema no es la duda que acompaña a la fe…Es lo propio del “proceso” de maduración de la fe. El problema es cuando, ante la dureza de la vida, la duda llegue a “bloquear” la fe y se tomen las decisiones desde ese bloqueo que puede poner en riesgo la misma fe.

Exponte ante el Señor desde la situación en que te encuentres y dile sencillamente: “Creo, Señor, pero  ayúdame; aumenta mi fe”.

 

19/02/2017 Mc.5,38-48 ¡Amad al enemigo!

Buenos y “universales” días:

Es muy fácil querer a los que me quieren… es un sentimiento natural que brota espontáneamente.
Pero amar es mucho más que un “sentimiento”. Es la “determinación” de “buscar” y “promover” el bien del otro, por encima de todo, aunque no sea “amable” por sí mismo… lo merezca o no lo merezca, me quiera o me rechace.

“Amad a vuestros enemigos.  Rezan por los que os persiguen y calumnian”.

Tu Palabra, Señor, siempre me saca de lo “humanamente natural” y me lanza más allá de lo “razonable”. Amar al que me hace “daño” siento que me supera si no me miro en Ti. Sólo cuando “experimento” cómo es tu amor conmigo, como me quieres en mi propio pecado, sin esperar a que cambie, puedo aprender en Ti  a amar a todos gratuitamente, y Contigo vencer las “resistencias” naturales y amar con el Amor con que soy amado: sin límites.

18/02/2017 Mc.9,2-13
¡Transfigurame!

Buenos y “transfigurados” días:

Comprender el sentido del dolor y del sufrimiento humano… asumir la “cruz” como camino de “vida”… aceptar que no hay vida en plenitud sin pasar por la muerte es un verdadero “desafío” para nuestra fe cristiana.

Hoy Jesús sale a nuestro encuentro; le vemos subir con sus “tres intimos” al Tabor antes de sufrir la Pasión: ¡transfigurado!

Es nuestra “meta” final a la vez que “camino”.
Nuestro “proceso pascual” mientras caminamos como “peregrinos”.

Como actitud? La llamada del Padre: “Escucha a mi Hijo amado” y serás “transfigurado”.

* Transfigura, Señor, mi “mente”… llenala de “criterios evangélicos”.
* Transfigura mi “conciencia”… que sea despertador de su letargo, indicador recto del bien y del mal.
* Transfigura mi “corazón”… para que viva el amor y la entrega.
* Transfigura mis “acciones”… que sean testimonio eficaz de lo que digo ser: Hijo tuyo, testigo de tu amor.
* Transfigurame, Señor, a la luz de tu Palabra… guiame por tus sendas… enseñame a “subir” al encuentro Contigo… para “bajar” transfigurado al encuentro con la realidad que viven mis hermanos.

17/02/2017 Mc8,34-9,1
Perder para ganar

Buenos y “paradógicos” días:

¡Qué bien sabe la victoria! Pero la vida misma, la exoeriencia y la misma naturaleza nos enseña que, para “ganar” hay que “saber perder”, y que, muchas veces, “perder es ganar”. (Piensa en el grano de trigo enterrado).

La vida está llena de contradicciones, misterios, sorpresas que, a la larga, son verdaderas “paradojas”, que nos demuestran que no todo es lo que “parece ser”… lo que parecería muerte estéril se ha convertido en vida fecunda.

Cuando hacemos experiencia de “querer de verdad”, gratuitamente, aprendemos que, dejar al lado nuestros intereses, para poner en el centro el interés del otro es, sin duda una “ganancia”, aún con apariencia de “perdida”; y, al contrario, si vives “encerrado” en ti mismo, mirándote “el ombligo”, tu vida se “vacía de sentido”… te vas “autodestruyendo”.

Es lo Jesús nos dice hoy en el Evangelio: “Quien quiera ganar su vida la perderá; quien la pierda por mi causa la salvará”.

* ¿Tienes experiencia en tu vida de lo que es “perder para ganar?.
* Trae a la memoria y saborea, hoy, con Jesús esas “pérdidas” que – en tu vida –  se han convertido en “ganancia”.
* Agradeceselo.

“La vida nos ha sido dada, y sólo se merece dandola” (R.Tagore).

16/02/2017 Mc.8,27-35 ¿Quién soy para ti?

Buenos y “confiados” días:

Muchas veces nos ocurre que las cosas no nos salen como nosotros queremos, tal como las hemos planificado… Nos “descolocamos”, nos quejamos y reaccionamos como Pedro ante Jesús cuando éste le habló de “sufrimiento” y “cruz”…

“Señor, no puede sucederle eso”. Jesús le recriminó: Apartate de mi vista Satanás. Tú piensas como los hombres, no como Dios”.

Como Pedro, también nosotros quisiéramos un Jesús distinto, que responda a nuestros planes e intereses. Como a él, nos cae mejor un Mesías “triunfalista” que  “resuelva” nuestros problemas…

Jesús no niega ser el Mesías, pero no del poder sino de la “debilidad”, no del que derrota al enemigo,  sino del “derrorado”, juzgado y condenado a muerte.

En el fondo, no entendemos, Señor ese lenguaje, nos cae mal que nos de la necesidad de la Cruz para gustar de la Vida en plenitud.

Ante lo incomprensible de la vida, me “dejó guiar” por Ti, Señor, deposito en tus manos y pongo en tu corazón lo que “da vueltas en mi cabeza” y mi razón no llega a entender. Descargó mi “peso” en Ti, en la seguridad de que eres mi mejor “cirineo”.

Acojo y trató de responder a la pregunta que hoy me haces: Y tú ¿quién dices que soy Yo? ¿Qué experiencia vital  tienes de Mí?. ¿Qué puedes decir a los demás de Mí desde tu experiencia?.

15/02/2017 Mc.8,22-26  Recobrar la fe.

Buenos y “creyentes”días:

El Evangelio de hoy describe con todo “detalle” la curación un ciego; el de Betsaida.

“Le trajeron un ciego, pidiéndole que lo tocase. Jesús, sacándole de la aldea, le impuso las manos y empezó a distinguir, volvió a imponerles y vio con toda claridad”.

¡Todo un “proceso”! como la misma vida humana hecha de procesos.

Lo que permite al ciego avanzar en su “proceso de curación” consta de muchos detalles que nos indica el texto:
* Se deja ayudar por los otros, que se interesan por él y le llevan hasta Jesús.
* Está en silencio…se siente acogido… sin llamar la atención… le ha sacado fuera.. Jesús no hace “ruido” cuando ama.
* Se deja “tocar” por Jesús, precisamente en la “zona dañada”.

¡Es el proceso de nuestra vida de “creyentes”! Dejarnos “alcanzar” por Jesús… “tocar” las zonas más  “dañadas” de nuestra persona – contando con que a veces tendemos a esconderlas – es el camino!.

Creo, Señor, aunque mi fe es pobre… todavía los hombres me parecen “raros”, pero Tú puedes ayudarme a “clarificarla” cada día.
Que mi fe sea mayor que mis posibles dudas. Pon la “saliba” de tu lengua en mis ojos para que pueda “ver” el mundo, verlo todo como Tú lo ves.

14/02/2017 Lc.10,1-9 Ligeros de equipaje

Buenos y “austeros” dias:

Inmersos como estamos en nuestras preocupaciones diarias que nos llevan de acá para allá, a toda prisa… ¡qué bien viene pararse un poco, hacer un alto en el camino, tomar “aire”, respirar “hondo” y “tomar el pulso” a la vida!!!

Ante la multitud de “llamadas”, mensajes, servicios, productos que nos invaden… parate para preguntate: Para mí, al día de hoy, ¿qué consideró importante y necesario? ¿De qué puedo prescindir hoy?

Sabemos que cuando las “cosas” ocupan mucho “espacio” en el “equipaje” de nuestra vida… no queda sitio para lo “esencial”.

* Revisemos hoy nuestra “maleta”… Haz lista de prioridades… Qué  considero “imprescindible” y tengo que llevar, para que – como suele decirse – lo “urgente” no ocupe el sitio de lo “necesario”.

La Palabra de Dios hoy nos envía de dos en dos a evangelizar y nos invita a preparar un “equipaje austero”… sólo con lo que es “importante” y que no puede faltar porque en ello nos jugamos la propia vida.

“No lleveis talega, ni alforja, ni sandalias”…
Ponte en camino “ligero de equipaje”.

13/02/2017 Mc.8,11-13 ¡Confía!

Buenos y “confiados” días:

Existen dos actitudes para andar por la vida: Una es la “confianza” en la gente… otra la “desconfianza”; pides “pruebas”, exiges signos, vives sin “fiarte” de nadie.

Es lo que encontramos hoy en el Evangelio con el grupo de fariseos: “Piden una señal para ponerlo a prueba”. Jesús, entre el “estupor” y la “indignación” da un profundo suspiro: ¿Por qué esta generación me pide un signo?.

Hoy – como los de aquella generación – podemos encontrarnos o ser nosotros mismos quienes “exigimos signos”… los que andamos por la vida colocando “trampas” para “descolocar” al otro y ponerlo “a prueba”, actuando en la vida con “dobles intenciones”.

Para quien está abierto a la Verdad y al Amor sobran signos de la presencia viva de Dios actuando en nuestra vida y en la vida.

S. Pablo nos dirá: “Los judíos piden signos… los griegos sabiduría (1Cor.1,22); para el que “cree”, para mí, me vastas Tú clavado en la Cruz, “signo visible” del amor de Dios entregado hasta el extremo por el hombre, por mí. (Gal.2,16)

¿Qué otro signo necesito para creer en Ti y seguirte?. Amor con amor se paga.

Estos siguen siendo los “signos” que pueden ver los que están “abiertos” y quieren “ver”:
* Una vida entregada que ama, perdona, acoge, sale al encuentro del otro…
* Una vida que se relaciona y habla a Dios como a su padre y trata a los demás como hermanos.

 

12/02/2017 Mc.5,17-37 Una vida en plenitud.

Buenos y “plenificados” días:

Vivimos en un mundo repleto de normas, protocolos, leyes que nosotros mismos “creamos” e “imponernos”, que tendrían que ayudarnos a vivir mejor, a ser más  humanos, más fraternos; pero constatamos, la experiencia nos dice que no siempre es así.
Y es que la Ley por la ley, sin más, se queda corta.

La Palabra de Dios hoy viene a recordarnos que El, en la persona de su Hijo, Jesús,  no viene a “hacer borrón y cuenta nueva” respecto a la Ley, no viene a quitar sino a dar plenitud… su “verdadero sentido”.

“No he venido a abolir sino a dar plenitud”

El Señor no quita, ni recorta, ni suaviza la Ley… lo que quiere y nos pide es “superar la letra”de la ley y llevarla hasta su auténtico significado, su sentido más profundo: El “encuentro” amoroso con el Señor de la Ley expresado en el amor “sincero y gratuito” al hermano.

El amor es mucho más  exigente que el simple cumplimiento externo.
Cuando dos se aman, el amor “incluye”, sustituye toda ley.

“Ama y haz lo que quieras, porque si está dentro de ti la raíz del amor, ninguna cosa sino el bien podrá salir de tal raiz”. (S.Agustín)

 

10/02/2017 Mc.7,31-37 ¡Abrete!

Buenos y “comunicadores” días:

¡Poder comunicarte! ¡Qué importante, qué necesario para poder tener una vida “sana” y “equilibrada”!.

Estamos en la “era de la comunicación”… pero, en buena parte, vivimos “incomunicados” unos de otros. ¡Qué paradoja!. ¡Cuánta incomunicación y “aislamiento” que “mata” y “destruye” las relaciones humanas!.

¡Cuanta”sordera” y “mudez”, cuántos “silencios” que nos llevan a “estar juntos” pero muy lejos unos de otros!

Comunicarse es “estar abierto” al universo, a sus maravillas. “Conectar” con Dios, con su Palabra, sus dones; establecer relaciones “fraternas” especialmente con quienes convivimos y nos “codeamos”, que son precisamente con quienes menos nos comunicamos.

Acercate y entra en la escena que nos presenta hoy el Evangelio: La curación de un “sordomudo”.

“Abrete! – le dice Jesús – y se le abrieron los oídos y se le soltó la lengua y hablaba sin dificultad”.

09/02/2017 Mc.7,24-30 Pedir con fe.

¡Qué escena tan impactante y estremecedora! ¡Una madre “pagana” postrándose ante Jesús y rogándole la curación de su hija, poseida por un “espiritu inmundo”!

¡Es verdad. Los argumentos del “corazón” mueven “montañas”!. Observalo en la actitud de esta mujer frente a Jesús. ¡Cuánto que aprender de ella!.

* Sencilla, honesta, sincera, humilde, paciente… lo que le “mueve” a actuar es, únicamente, el amor a su hija… un amor a toda prueba… capaz de vencer cualquier rechazo, dificultad o desaliento. Aguanta con paciencia hasta el “aparente rechazo” de Jesús.

“No es bueno echar a los perros la comida de los hijos”.

¡Con qué humildad “acepta y espera”! No le importa asemejarse a un “perrillo”. Conoce la necesidad de su hija y lo que le importa es que Jesús le cure .

¡Así es el amor de una madre!: Audaz, entregado, lleno de “coraje y superación”… y a la vez, perseverante, paciente, en espera confiada y segura de que El puede y lo hará. ¡Eso es tener fe!

“Mujer, ¡Qué grande es tu fe!.. Que se cumplan tus deseos”.

 

08/02/2017 Mc. 7,14-23 Limpiar el interior.

Buenos y “limpios” días:

¡Qué es lo que “sale” de tu boca que viene, que nace en tu corazón?. Cuidado! porque eso es lo que nos hace “buena o mala” persona… y lo que “ayuda o lastima” a los demás.

No es lo de “fuera” lo que “contamina”… lo que mancha al hombre, sino lo de dentro, lo que vives en tu corazón y sale fuera en tus palabras y en tus obras, saneando o envenenando lo que tocas: tus relaciones humanas.

“Porque de dentro del corazón salen los malos propósitos, robos, asesinatos, adulterio, venganzas”

Está claro el criterio de Jesús: Las cosas, de por sí, no son  buenas o malas…la bondad o maldad la ponemos nosotros en el uso que hacemos de ellas, en la “intención” que ponemos, en los “resultados” que buscamos.

Sólo trabajando desde “dentro” entrando – con verdad – en nosotros mismos encontraremos nuevas posibilidades para mejorar, para cambiar eso que parece nos supera; pero ese trabajo supone “abrirse” a la gracia, a la “acción de Dios” y dejarse hacer por El.

 

07/02/2017 Mc.7,1-13
Mirada al corazón

Buenos y “auténticos” dias:

¡Qué listos andamos a veces para “observar” la conducta de los otros… lo que hacen o dejan de hacer para después “criticarlo” porque – según nuestra “miope” mirada – su conducta se “opone” a lo que “está prescrito”, va contra lo que “dice la ley”, lo que está escrito o simplemente no coincide con nuestros “propios criterios”.

“Las críticas no son otra cosa que nuestro orgullo disimulado. Un alma sincera consigo misma nunca se rebajará a la crítica. La crítica es el cáncer del corazón”. (Madre Teresa de Calcuta)

Así les vemos hoy a los fariseos: juzgando a los discípulos de Jesús por no lavarse las manos. “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí”.

¡Qué importante detenernos hoy en este texto!. Preguntarnos, sinceramente: Más allá del “rito externo”, del “cumpli-miento” de mis “obligaciones” como Cristiano, ¿dónde está mi corazón?, ¿dónde se apoya mi vida?, ¿en qué gasto mis energías?.

No es lo “externo” lo que salva sino la conversión del corazón, lo que  cambia y renueva nuestra vida según el corazón de Dios, el estilo de vida de su Hijo Jesús.

¡Qué diferente “honrar” a Dios con los “labios” a hacerlo con el “corazón”.

 

06/02/2017 Mc.6,53-56 Corazón samaritano.

Buenos y “samaritanos” días:

¡Qué escena tan impactante la que se nos ofrece hoy!. Jesús,  en plena plaza del pueblo, rodeado de “enfermos” en sus camillas, acompañados de gente sencilla, atraídos por su “persona” y la “fuerza curativa” que salía de El.

Jesús, no sólo hablaba de Dios, su Padre, sino que más bien lo “revelaba”, lo “dejaba ver” en su persona, en su “forma de actuar”. El mismo era “testimonio vivo” de lo que “anunciaba”.
¡Esto era y sigue siendo lo que “atrae” y “contagia”!

En tu mano está – no que cures enfermos  y hagas milagros tal como lo hacía Jesús – pero sí está a tu alcance mil “gestos” concretos que expresan tu amor, tu compromiso solidario.

¡Qué hermosa tarea como “seguidor” y “colaborador” de Jesús!. Prolongar en el hoy de nuestra historia sus mismos gestos: Acompañar, escuchar, consolar, acariar, comprender, levantar, animar, defender…
Todos estos son gestos concretos de u “verdadero amor”, al estilo de Jesús; un amor “samaritano”, el que brota del “corazón samaritano” de Jesús, del Dios que nos “habita”.

05/02/2017 Mc.5,13-16 ¡Sal y luz!

Buenos “sabrosos” y “luminosos” días:

¡Sal y luz!…Dos imágenes sencillas – pero muy “sugerentes” – tomadas de la vida diaria con las que Jesús, en un lenguaje directo, nos quiere indicar cuál es la ” mision” de los que aceptan seguirle!… “Vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo”.

La “sal” existe para sí,  sino para dar “sabor. La “luz” no tiene otra finalidad que  “iluminar”, “alumbrar”, sin deslumbrar.

Así el cristiano, el seguidor de Jesús no vive para si mismo, sino para “dar sabor”, “iluminar”, “transformar” el entorno en que vive desde lo que es… con sencillez, sin ostentación…

* Soy “luz” en la medida en que soy y vivo convertido en  “portador” de Jesús, “luz” que alumbra dentro de mí.
* Soy “luz” cuando vives con gozo mi fe y mi compromiso con el Evangelio.
* Soy “sal” y “luz” cuando mi vida,en contacto con los otros,  cuestiona sus vidas.

*¿Soy capaz de creer en la ” fuerza transformadora” de lo pequeño, de lo aparentemente insignificante como es un grano de sal?.
* ¿Estoy dispuesto a salir de mi “salero” para “mezclarme”, “sazonar”, dispuesto a “gastarme”y “desaparecer” para poder “dar sabor” a la vida en mi entorno?

*Señor, se Tú mi luz en mi interior para que pueda ser tu luz a mi alrededor.

 

04/02/2017 Mc.6,30-34 ¡Descanso!

Buenos y “descansados” días:

¡Qué bella “estampa” la que nos ofrece S.Marcos en el Evangelio de hoy!. Jesús, con los suyos, retirándose a un “sitio tranquilo” para descansar un poco, porque (…) no tenían tiempo ni para comer.

Me atrae, especialmente hoy, fin de semana, esta doble faceta de Jesús:

* Por una parte esa “necesidad vital” de un encuentro “personal” en el “silencio”, donde darse “un respiro” para “descansar” su cuerpo y “alimentar” su espíritu…
* Por otra, su corazón “compasivo” conmoviendose profundamente por la “situación concreta”, las “carencias personales” de aquella gente que andaban como “ovejas sin pastor”, que le buscan el el lugar de “su descanso y soledad”, atraídos por su persona y fascinados por sus obras, que “no le dejan tiempo ni para comer”.

Entiendes muy bien,  Jesús, que esa gente te necesita, sientes “compasión” hacia ellos y… cambias tu descanso por estar con ellos y ponerte a “enseñarles con calma”.

* Admiro, Señor, la grandeza de tu corazón en el que cabemos todos los “necesitados” de descanso, de paz, de fuerza y luz para seguirte… Y a la vez, para “contagiarnos” de tu compasión y entrega comprometida a los necesitados que vamos encontrando en nuestro “camino de seguimiento”.

* Dame, Señor, un “corazón samaritano” como el tuyo.

 

03/02/2017 ¡Sed un Evangelio abierto!

Buenos y “festivos” días:

Hoy es S. Blas, fiesta en muchos pueblos. Felicidades para los de Recas (Toledo). Para nosotras, Hermanas de la Presentación de María, fiesta de María Rivier, nuestra fundadora… Mujer Apóstol – como la llamó Pío IX, “apasionada” por Jesucristo, a quien entregó su vida para darle a conocer y hacerle amar, sigue siendo una “mujer para nuestro tiempo”.
Feliz día a todos los que formais con nosotras la “familia Rivier”.

Celebrar su fiesta es:
* agradecer a Dios el “regalo”, el “don” que es para toda la Iglesia su “vida” – fuertemente enraizada en Jesucristo – y su “misión” – darle a conocer y hacerle amar.
* mirarnos en ella y aprender de ella, su amor a la Virgen, a los pobres, a la Eucaristía.

* Escucha sus palabras llenas de “fuego” como dirigidas personalmente a ti y acoge sus deseos con los que hoy hacemos nuestra oración al Padre.

“Os deseo un amor ardiente por Jesucristo y le pido que El sea vuestra “luz”, vuestra “fuerza”, vuestro “escudo”, vuestra “roca”, vuestra “fortaleza”. (Beata María Rivier)

Es el día de cantar juntos:
Celebremos con gozo la fiesta/ de la Madre María Rivier/ acabemos a Dios porque ha elegido/una gran mujer.
Con ella iremos a enseñar la Palabra de Dios/ con ella iremos a llevar la salvación/ en un mundo que espera de nosotras/ paz, bondad y amor.
(Himno a María Rivier).

 

02/02/2017 Lc.2,22-32 Mis ojos han visto

Buenos y “luminosos” días:

Hoy es la fiesta de la Presentación de Jesús. Contempla la escena: María y José llevando al Niño en sus brazos, camino del Templo de Jerusalén para – según la Ley – “ofrecerlo” a Dios… ¡A El, que es Dios!… Y el encuentro con el anciano Simeón y Ana, la profética.

* Parate y “visualiza” esa “conmovedora” escena. Acoge las palabras de este Santo

Hoy es también la fiesta de la Virgen, la “Candelaria”… la que lleva la “candela”… el candelabro… portadora de la “Luz”.
¡Bella y significativa imagen!…

* Hoy es el día de la Vida Consagrada…
Pongo mi vida, Jesús, junto a la tuya en los brazos de María – tu madre y la mía – ofreciéndose a Dios. Te pido por todos los Religiosos/as que hemos consagrado a Ti nuestra vida en y para la Iglesia. Que seamos esa “candela”…esa pequeña luz que refleje la tuya, Señor, para que el mundo, como Simeón, te reconozca como el Salvador, crea y te ame. Amén

01/02/2017 Mc.6,1-6 Sé tu mismo.

Buenos y “asombrados” días:

Así se quedaban los cercanos… la gente de su pueblo cuando “oían” lo que decía y “escuchan” lo que hacía Jesús: ¡Asombrados!

¿De dónde saca todo esto?… ¿Qué sabiduría es ésta?… y esos milagros?… ¿No es el hijo del carpintero?…
Y se escandalizaban de El”.

Conocen su predicación… Tienen noticia de sus milagros… de su forma de actuar… y, sin embargo, precisamente los suyos, le “rechazan”… No admiten que no sea “del común”… que sea diferente de ellos.

La historia se repite… Si no eres del “montón”… si tu manera de ser y de actuar choca con la de ellos, las consecuencias ya se saben: Críticas, desprestigio, rechazo…

* Aprende de Jesús: No “tires la toalla”… sé tú mismo… mantente “libre”… Que ni la “alabanza”, ni la “crítica” te impidan seguir el camino del “buen hacer”… del “bien decir”…
* No olvides que eres seguidor del que, a pesar de todo, seguía recorriendo los pueblos de alrededor enseñando.

30/01/2017 Mc.5,1-20 ¡Libres!

Buenos y “liberadores” días:

Libertad!?…Un  constitutivo del ser persona… y uno de los aspectos más importantes en la vida de una persona es su proceso de “liberación interior”.

“Don”… “conquista”… “camino”… “proceso”? ¡Cuántos condicionantes externos e internos que dificultan este “proceso” de “liberación interior”!.

* Parate, presencia la escena tan “impactante” del encuentro, frente a frente, que hoy nos presenta S.Marcos entre un “poseído” de la fuerza del Maligno… y Jesús “poseido” del Espiritu de Dios.

* Escucha el diálogo que entablan… fíjate en la “resistencia” que pone para no ser expulsado de aquella región.

* Hazte consciente del “cambio” de este hombre que vivia “exclavizado”, “atormentado” y ahora, curado, vuelve a ser “libre”, a vivirse gozoso y en paz.

* Deja que la Palabra “toque” tu vida, esas “zonas oscuras”,  donde encontramos “resistencias” al cambio, bajo el pretexto, quizá, de que “no puedo cambiar” porque “soy así”… ¿Las reconoces? y a ti en ellas?

* Hoy, Señor, me invitas a poner en juego mi capacidad de decidir, de “optar” por una vida “libre” y “liberadora”. Gracias porque eres Tú quien trabajas conmigo acompañandome en este proceso de “liberacion interior”… Abre mi corazón, hazlo sensible a tantas “exclavitudes”, en tantos frentes que se viven en el mundo en que vivimos… Que no me haga “sordo” a tu mandato: “Vete y anuncia lo que Dios hace contigo”.

28/1/17 14:29:03: Sor Felicidad: 28/01/2017 Mc.4,35-41 Confía

Buenos y “confiados” días:

En la vida nos llegan, a veces, situaciones “limite” que te “zarandean” y parece que todo se te viene abajo… Momentos delicados… “huracanes” inesperados… “tormentas” interiores y Exteriores difíciles de afrontar… Surgen las “dudas”, se imponen los “miedos” que te van “paralizando” y te parecen “insuperables”.

Para un creyente, la clave está en la fe… ¿Por qué sois tan bobardes?. ¿Aún no tenéis fe?

Ese “aún” nos golpea también a nosotros en los oídos y en el corazón. ¿Aún no tengais fe? Con todo lo que habéis vivido ¿es posible que aún no creáis?.

¡Cuánto necesitamos esa fe que es “coraje” para afrontar las pruebas de la vida!… Falta de fe que se vive como “miedo a…” y se traduce en “desconfianza”… “inmovilismo”… no “arriesgar” nada por si acaso…

El Señor te llama a vencer el miedo con la “confianza”…
* Pon tu vida en el Señor con total seguridad y confianza, tal como te sientes, como la estés viviendo… Fiate de El y vive tu fe como “abandono confiado”… El Señor está ahí junto a ti… Aunque parezca “dormido”, confía. ¿Qué más puede pasar sino su “compromiso” con nosotros?.

27/01/2017 Mc.4,26-34 Saber esperar.

Buenos y “sencillos” días:

¡Cuánta sencillez en las palabras de Jesús, en el lenguaje y las parábolas que utiliza acomodándose a nuestro entender, para hacernos comprender la grandeza de su mensaje, la grandeza del Reino!.

* Acoge en tu corazón, como en buena tierra, la “semilla” de su Palabra, la “fuerza” transformadora de la “gracia” que encierra en su aparente “pequeñez”.

* Espera “pacientemente” y deja “confiadamente” que “germine” en ti, como hace el labrador, hasta que dé fruto.

“El “Reino de Dios” se parece a un grano de mostaza, pequeña semilla, que al crecer se hace más alta que las demás hortalizas”.

26/01/2017 Mc.4,21-27 No escondas la Luz.

Buenos y “transparentes” días:

¡Cómo nos las inventamos para que, lo que está o hecho mal, no salga a la luz… se quedé oculto!. Lo vemos a diario.

¡Qué diferente el proceder de Jesús!. Se mueve con total libertad… actúa con plena “transparencia” y pide que actuemos siempre a la luz del día… y no esconder la Luz.. Somos “hijos del día” actuemos como tal… “Nada oculto que no llegué a saberse”

* La “incoherencia” va de la mano de la “hipocresía”… la “hipocresía” conduce a la “doble vida”… y ésta a vivir nos esclavizados en la “mentira”.

* Hay veces que por “querer sacar a la luz”… por combatir la mentira y/o defender la “verdad” tienes que pagar un precio muy alto… ¿Estás dispuesto?.

* Vive tu vida en la Luz y no la escondas… El candelero no es para “destacar”… para que estemos “más altos”… sino para que la Luz sea más visible y llegue más lejos, a más gente.

25/01/2017 Mc.16,15-18 Sin fronteras.

Buenos y “universales” días:

” Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la Creación”…
Así comienza el Evangelio de hoy en la fiesta de la conversión de S. Pablo.

¡Por todo el mundo… a toda la creación!  Una invitación a “salir”… a ir más allá de lo conocido… de lo habitual… de los caminos transitados…  a “tirar” muros, en vez de crearlos… a “romper” fronteras… no  tanto geográficas, sino culturales, sociales… llamada a la universalidad…

Pablo es un buen espejo donde mirarnos… Apóstol de los “gentiles”, es decir, de los “no judíos”… de los de “fuera”, experimentó en sí mismo el “giro de su vida”, la “conversion”…  el cambio…  derribado “del caballo” puso su vida en manos de Dios. Señor, ¿Qué debo hacer?. ¿Es esa mi actitud?

24/01/2017 Mc.3,31-37 Otra familia

Buenos y “cumplidores” días:

Cumplir! Sí.. pero de corazón… llevar a la práctica… aplicarlo a la propia vida diaria… porque, como dice el refrán: “Del dicho al hecho hay un trecho”. Y Jesús mismos nos asegura… “No todo el que “dice”: Señor, Señor (…) sino el que “hace” la voluntad de mi Padre entrará en el Reino de los Cielos”.

Esta es la clave: Hacer la voluntad de Dios… lo que El quiere para mí, según su “plan” sobre mí… Es así como formo parte de su familia más cercana, su madre, su hermano/a.

¡Qué bien defines a tu Madre, Jesús!. Lejos de mirarla con cierta indiferencia, como podría parecer por tu pregunta, le admiras y amas, no sólo por su maternidad “fisica”, sino por ser la “fiel cumplidora” de la voluntad de Dios… La que “escucha” y “encarna” la Palabra, no sólo en su seno, sino en su “corazón”, en su “vida”. Esos son mi Madre y mis hermanos.

Señor, admiro tu respuesta… te agradezco poder ser parte de tu familia…Ayúdame a ir descubriendo cada día tu voluntad… Con María tu madre y la mía te digo: “Hágase en mí según tu Palabra”.

19/01/2017 Mc.3,7-12 A todos atrae.

Buenos y “contagiosos” días:

A Jesús le interesa la gente y “se interesa” por la gente y sus necesidades. El texto del Evangelio de hoy es una buena “fotografía” de ello.

Admirable la “contagiosa” atracción que ejerce Jesús sobre el pueblo sencillo. Su fama corre de boca en boca… su forma de actuar y sus milagros son una llamada para cuántos le necesitan.

* Contemplalo rodeado de gente que le “apretuja” venida de Galilea y de todos los pueblos vecinos, que acuden a Él, cada uno desde su situación concreta, para recibir de El acogida, escucha, curación, liberación de malos espíritus, sanación interior.

“Todos los que sufrían algo se le echaban encima para tocarlo”.

¡Qué sobrecogedora “instantánea”!. Grabala, no en tu retina, sino en tu corazón.

* Entra en escena… Jesús es el mismo, ayer, hoy y siempre.
* Siéntete uno más entre esa gente sencilla y necesitada… ¿de qué?. Díselo, aunque El ya lo sabe… Y después, no te quedes en ti mismo.
* Mira más allá de ti… nuestro mundo, nuestra realidad social, celestial… Tanta “indiferencia”, “relativismo”, “violencia”, tanto “egoísmo” que “deshumaniza” nuestra existencia!. ¿Qué hacemos?. ¿Qué puedo hacer yo, al menos en el entorno en que me muevo?.

* Aviva, Señor, la fe en nuestras comunidades cristianas; que nuestra palabra vaya acompañada de nuestras obras, del testimonio de nuestra vida… que ayude a acercarse a Ti… y queden “contagiados” de tu “mensaje” y tu “persona”.

 

18/01/2017 Mc.3,1-6 Hacer siempre el bien

Buenos y “liberados” días:

Siempre es más fácil “juzgar” a los demás conforme a “patrones” o “normas” preestablecidas porque podemos pensar: Si nos atenemos a lo que está establecido… al “reglamento” ¿quién podrá culparnos?

Más bien tendríamos que preguntarnos: Lo que está “legalizado” ¿es siempre lo mejor?

“¡Hasta dónde nos puede llevar nuestra “cerrazón” e “intransigencia”, el fanatismo, fundamentalismo, nuestros “legalismos”!!!
“Le estaban acechando para ver si curaba en sábado y poder acusarlo”.

¡Qué bien queda al descubierto la intención del corazón! Qué contraste!. Los “religiosos” fariseos, que se sienten poseedores de la verdad, dispuestos a “matar” para “cumplir” la ley!… frente a Jesús, libre, dispuesto a sanar, curar, dispuesto a dar la propia vida por salvar la vida del que tiene delante!.

Para Jesús todos los días son buenos para hacer el bien, para amar al otro en su realidad concreta, y hacerlo en total “libertad”, sin medir los riesgos de su forma de actuar.

La oscuridad no soporta la luz. “Enseguida se pusieron a planear cómo acabar con Jesús”.

La escena se nos presenta como Reto:
* La fuerza de la ley? o la entrega del amor?

16/01/2017 Mc.2,18-22  Vino nuevo en odres nuevos

 

Buenos y “novedosos” días:

La vida que recibimos cada día es “nueva” y nos pide “novedad”. Con la novedad que nos ha traído Jesús que, haciéndose uno de nosotros, caminando junto a nosotros, nos va marcando una nueva forma de “ver” las cosas… de “leer” los acontecimientos… de “vuvir” la vida y – como nos dice el Papa Francisco – no tener miedo de “cambiar” las cosas, según el “estilo” de Jesús.

“Nuestro Dios es el Dios de las sorpresas. Viene y hace nuevas todas las cosas. El Evangelio es novedad y nos pide apertura a esa novedad con docilidad.(Papa Francisco).

El Evangelio de hoy nos habla de “vino” nuevo, de “odres” nuevos. ¡Todo un símbolo para decirnos que una vida “nueva” pide, como el vino, “odres” nuevos, “estructuras” nuevas, nuevo “lenguaje”, nuevo “estilo” de vivir: el “estilo” de Jesús.

* Es tiempo de “abandonar” las viejas “formas” de un cristianismo “triste” y “aburrido” donde es escasa la “alegría”, para dar cabida al “gozo”, a “disfrutar” la vida “desde y con” la presencia de Dios entre nosotros por el amor que nos tenemos unos a otros: amor “universal” y “gratuito”, como el que El nos tiene y nos ha dado para que lo demos.

* Es tiempo de “abrazar” la novedad del Evangelio, con todas sus exigencias, que aceptamos, no como carga, sino  como gracia y como reto, para hacerlo presente allí donde nos encontremos, con el testimonio sincero de nuestra “alegría”.
15/01/2017 Jn.1,29-34 He visto y doy testimonio.

Buenos y “testimoniales” días:

Así es y se da en la vida: Sabemos que sólo es valido… sólo  se puede dar “testimonio” de algo si has sido testigo de ello, si lo has presenciado y lo conoces de primera mano – no de oídas – si “has visto” lo ocurrido.

Sólo se puede “hablar” de Dios – de manera “creíble” – si lo “has visto”, si lo conoces y tienes “experiencia” de El, de su “presencia viva” acompañandote y actuando en tu vida.

En el Evangelio de hoy nos dice Juan de Jesús: “Yo lo he visto y doy testimonio de que este es el Hijo de Dios”.

Quizá sea esta la gran tragedia del mundo en que vivimos: No contar con “testigos” vivos. Cristianos que puedan decir, como Juan Bautista, desde la propia experiencia, con su palabra y con el ejemplo de una vida coherente y entregada a los demás: Yo también lo he visto… Eso es evangelizar.

* La de que no evangeliza, no se difunde, no contagia, no es fe… ¿No se quedará en simple “propaganda” sobre Jesús que no “toca” el corazón?.

* Mi vida, tal como la vivo, ¿ayuda a los demás a “creer” en Jesús, o más bien les deja “indiferentes”, o quizá les “aleja” de El?.

 

 

15/01/2017 Jn.1,29-34 He visto y doy testimonio.

Buenos y “testimoniales” días:

Así es y se da en la vida: Sabemos que sólo es valido… sólo  se puede dar “testimonio” de algo si has sido testigo de ello, si lo has presenciado y lo conoces de primera mano – no de oídas – si “has visto” lo ocurrido.

Sólo se puede “hablar” de Dios – de manera “creíble” – si lo “has visto”, si lo conoces y tienes “experiencia” de El, de su “presencia viva” acompañandote y actuando en tu vida.

En el Evangelio de hoy nos dice Juan de Jesús: “Yo lo he visto y doy testimonio de que este es el Hijo de Dios”.

Quizá sea esta la gran tragedia del mundo en que vivimos: No contar con “testigos” vivos. Cristianos que puedan decir, como Juan Bautista, desde la propia experiencia, con su palabra y con el ejemplo de una vida coherente y entregada a los demás: Yo también lo he visto… Eso es evangelizar.

* La de que no evangeliza, no se difunde, no contagia, no es fe… ¿No se quedará en simple “propaganda” sobre Jesús que no “toca” el corazón?.

* Mi vida, tal como la vivo, ¿ayuda a los demás a “creer” en Jesús, o más bien les deja “indiferentes”, o quizá les “aleja” de El?.

14/01/2017 Mc.2,13-17 Se levantó y le siguió

Buenos y “sanadores” días:

¡Qué cantidad de imágenes encontramos en el Evangelio que nos ayudan a conocer el corazón misericordioso y compasivo de Dios… encarnado en Jesús!. Yo soy el Buen Pastor, el Pan de vida, el Agua viva, el Camino…

Hoy nos dice de si mismo: “No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores. No necesitan médico los sanos sino los enfermos”.

¡Cómo reconforta y anima saber que no sólo no haces “asco” de toda esa gente a los que nosotros solemos “dejar de lado, sino que los buscas, dialogas, comes con ellos y hasta los eliges para que compartan Contigo tu misma misión. “Sigueme!  y Mateo se levantó y le siguió”.

Si reconoces que en tu vida, como en la de Mateo, hay mucho que cambiar, alegrate pues estás en la lista de los que el Señor está buscando para que experimentes su Amor, sin pedirte nada, únicamente que te reconozcas así: necesitado de El, de su amor, de su ayuda.

* Expo te a su acción tal cual, como eres ante El. Ten plena confianza de que estás en las manos del mejor “Médico”.

Y, después, vete y haz tú lo mismo… Acercate a a quien te necesita… no rechaces a nadie… Da gratis lo que has recibido gratis… Antes pide al Señor que te ayude a cambiar tu mirada. Que te dé un corazón semejante al suyo.

13/01/2017 Mc.2 1-12 Amor callado

Buenos y “misericordiosos” días:

¡Preciosa y “atrayente” escena, la que nos ofrece el Evangelio de hoy: Jesús curando a un “paralitico”!. Leelo atentamente fijándote en los distintos personajes que aparecen en escena.

* Admirable!!!… la actitud de aquellos “cuatro amigos” ingeniandoselas para llevar al paralítico hasta ponerlo a los pies de Jesús. La “fe y el amor” vencen cualquier “obstáculo” por difícil que parezca… La “fe y el amor” mueven montañas, está comprobado.

* Atrayente!!!… la persona de Jesús a quien la gente busca y sigue, por lo que “dice” y lo que “hace”. Su presencia es Buena Noticia para todos.

* Sobrecogedor!!!… su estilo de actuar “desenmascarando” actitudes de los escribas… perdonando, dañando el alma, curando el cuerpo, devolviendo la paz… restituyendo la dignidad perdida.

* Inteligente!!!… la reacción del paralítico curado… Cogió la camilla – como le había indicado Jesús – y se la llevó con él como “testigo”, como señal para no olvidar y “agradecer” lo que el Señor ha hecho con El.

* Rechazable!!!… el juicio condenatorio de los escribas, “inamovibles” en su postura, “cerrados” a la novedad del mensaje de Jesús.

* Imitable!!!… la reacción de la gente sencilla del pueblo, dando gloria a Dios y reconociendo su “acción salvadora”: “Nunca hemos visto cosa igual”.

* ¿Donde te sitúa tú?… ¿Te ves reflejado en alguno de esos personajes?… ¿Qué llamada sientes que te está haciendo Dios a través de esta Palabra que El te regala?.

 

 

10/01/2017 Mc.1,21b-28 Con autoridad.

Buenos y “liberadores” días:

Libertad!!! Un “don” y a la vez una difícil “conquista” por la que, a veces, tienes que pagar un “precio” muy alto… Libertad “interior” que te posibilita “hablar” y “actuar” con “autoridad”.

Así le vemos hablar y actuar a Jesús hoy en el Evangelio: “Entró en la Sinagoga y se quedaron asombrados de su doctrina porque lo hacía con autoridad y hasta los espíritus inmundos le obedecían”.

La autoridad de Jesús nace desde “dentro”… No impone nuevas “cargas”, “libera” del poder del maligno… del “yugo de la ley” de los letrados y fariseos… de la “religiosidad” basada en el miedo y el castigo… Su enseñanza atrae porque es la manifestación de la “misericordia” y el amor del Padre.

Como Jesús hoy tiene “autoridad” también:
* quien “cree lo que dice” porque le es dado, nace del corazón…
* quien “ama lo que habla”, llega al otro, tiene “garra”, fuerza… y lo que “hace convence” y “arrastra” por la fuerza del “testimonio” de su vida.

* Deja que la “luz” del Señor “desvele” el mal que haya podido “colarse” en la “sinagoga” de tu corazón y, quizá, permanece oculto sin “dar la cara”.
* Que la presencia de Jesús y su “autoridad” te libere del mal que siempre “ata y esclaviza”.

Todos ejercemos alguna “autoridad” sobre otros. ¿Desde dónde y cómo la ejerzo?.

 

09/01/2017 Mc.1,14-20 Escucha y síguele

Buenos y “seguidores” días:

¡¡¡Seguir!!! porque siempre estamos estrenando vida,  novedad. Cada día es nuevo y nos ofrece nuevas posibilidades, nuevas “llamadas, nuevos “retos”.

Ayuda mucho a combatir la “rutina” empezar el día con esa actitud “positiva”, de “apertura” a lo nuevo y la “disponibilidad” a afrontar el realismo de la vida como ocasión donde el Señor sale a tu encuentro, te llama e invita a seguirle.

Hoy vemos a Jesús junto al lago buscando “compañeros”, “amigos” que estén dispuestos a “seguirle”.

Vio a Andrés, Simón, Santiago y Juan que estaban pescando y les dijo: “Venid Conmigo y os haré pescadores de hombres”.

Jesús sigue llamando también hoy… sigue pasando a tu lado… estate atento a su paso en tu cotidianeidad, buscándote, como a sus discípulos, allí  donde se desenvuelve tu vida ordinaria, tu trabajo, tus ocupaciones…

Ahí mismo, donde te mueves, puede ser “lugar teológico… de encuentro, de “epifanía” en el que el Señor se te “revela”, te llama y te invita a “seguirle”.
¿A qué te llama?
¿Qué te pide?

” Si hoy escuchas su voz, no endurezcas tu corazón” Escúchale y siguele. Es el mejor modo de “encontrar sentido” a tu propia vida… a contribuir con El en la construcción de su Reino de amor y fraternidad universal.

08/01/2017 Hijo amado

Buenos y “bautismales” días:

Terminamos el tiempo de Navidad celebrando el bautismo de Jesús.
Contemplalo “mezclado” entre la muchedumbre como uno de tantos, en la fila de los pecadores que se acercan al Jordán para ser bautizado por Juan.

Ahí comienza su vida pública, la “misión” que el Padre le encomendó: Que todos le reconozcan como Padre… Hacer posible el Reino del Amor y de fraternidad.

El mismo Padre es quien hoy nos presenta a Jesús: “Este es mi Hijo, el amado, el predilecto”.

También tú has sido bautizado, como Jesús  participas de su misma “misión”.
Hoy es buen día para “actualizar” nuestro bautismo; hacernos conscientes y renovar nuestro “compromiso”    cristiano como bautizado.

* Reaviva en ti tu mayor dignidad: Ser hijo en el Hijo, el “amado” del Padre.. Ser en el Hijo, hermano de todos, sin fronteras, raza, ni religión.

Como Jesús has sido bautizado, no solo con “agua”, sino con Espíritu y “fuego”.
Pregúntate: ¿Cómo puedo ser par al los otros eso: Espíritu y fuego; es decir, “aliento de vida”, calor, acogida, casa común, “hogar”, lugar de encuentro?

 12/12/2016 Mt.21,23-27 Dialogar

Buenos y “dialogantes” días:

Los días de Navidad que se acercan son días de “diálogo” y “encuentro”. No es fácil dialogar cuando vamos con ideas fijas y posiciones tomadas, “aferrados” a nuestra postura. ¡Cuántas veces actuamos así!.

No existe diálogo sin “escucha” – que es mucho más que simplemente “oir”.

Jesús no evita el diálogo con los sumos sacerdotes y escribas. No se niega a responder, pero lo hace con total “libertad interior”, sin entrar en el “juego” de tener que dar explicaciones que –  sabe de antemano – no quieren oír. Contesta sencilla y sabiamente… y hasta con astucia. Su respuesta va a “desvelar” las “argucias” y falta de “honestidad” de sus adversarios.

* En nuestra vida podemos encontrarnos con muchos “escribas” que buscan la “confrontación”, no un “diálogo” abierto y constructivo.

* Aprende de Jesús!… Con esas personas limitate a expresar tu “convicción” sin miedo… aquello en lo que tú crees… sin entrar en “discusiones malsanas”, ni intentar dar respuestas a preguntas “engañosas”, hechas con intenciones “poco transparentes”.

Señor, que vienes y quieres entablar un diálogo permanente con el hombre, enseñarme, capacitame para saber y poder hacerlo como Tú con mis semejantes: con un diálogo “abierto”,  “sincero”. Quiero aprender de Ti también a saber callar oportuna y sabiamente.

 

 10/12/2016 Mt.17,10-13 Con una misión

Buenos y “profeticos” días:

Hablar de “profecía” o “ser profeta”, para muchos, es hablar de alguien que “predice” el futuro: un “adivino”. (En algunos pasajes del AT podemos encontrar esa imagen).

Entonces y ahora, el “profeta” es una persona
“comprometida” con su tiempo, su pueblo,  la cultura y época en que vive y ese “compromiso” le lleva a “luchar” por cambiar aquello que es “incoherente” con el mensaje de Dios, de Jesús.

Cada uno de nosotros, por el Bautismo, participamos de la “misión profética” de Cristo; fuimos “ungidos” para ser como, Juan Bautista, voz que “clama”, “exhorta”, “prepara el camino” para el encuentro con el Señor. A veces, lo hace “denunciando” el mal… otras como “mensajero” de que Dios es quien salva y sigue salvando… “testimonio” – desde su propio estilo de vida – de Su presencia entre los hombres.

* Como seguidor de Jesús estoy llamado a “ser profeta” en mi propio ambiente, con mi ejemplo, mi alegría, contagiando esperanza a la vida… en el trabajo, tu entorno, allí donde te mueves y con quienes conviven.

Y – si es preciso – “denunciando” la “injusticia” con valentía… Eso es preparar el camino para que El venga… eso es vivir el Adviento.

 

09/12/2016 Mt.11,16-19 Los hechos dan razón…

 

Buenos y “sabios” días:

Todos conocemos personas a las que no hay manera de “dar gusto”. Hagas lo que hagas, vas a ser criticado, siempre les parecerá mal.

Esta es la experiencia de Jesús con sus contemporáneos…  ¿No lo será también con nosotros?.

Verdaderamente, a veces, nos comportamos como los niños “caprichosos” del Evangelio: “Ni fiesta, ni música, ni lamentaciones hacen reír ni llorar a los otros… permanecen “impasibles”.

¡Cuántas veces lo que nos importa es la opinión de los otros… su “aprobación”… su “aplauso” adulador!.

Jesús es “desconcertante”… Comer con publicanos es “provocador”, pero El actúa en libertad… La “opinión” de los hombres lleva, casi siempre, una etiqueta de intereses ocultos.

Jesús nos indica la dirección correcta en que hemos de mirar: “Los hechos dan razón a la sabiduría de Dios”.

www.lapieta.es
8/12/16 20:56:25: Sor Felicidad: 08/12/2016  Eres la llena de gracia.

Buenos e “inmaculados” días:

En pleno corazón del Adviento, la fiesta de la Inmaculada nos demuestra hasta donde llega el poder del amor de Dios… la manera de “actuar” del que “para El nada es imposible”

María es la mujer que Dios “soñó” para hacer posible la salvación del hombre… la tuya… la mía….María es el “sueño realizado” de Dios:
* Se “abrió” al proyecto de Dios en su vida…
* Lo “aceptó” con total entrega…
* Lo “vivió” con entera fidelidad en lo cotidiano de su vida de “mujer creyente”…

Celebrar la Inmaculada no es festejar a una mujer de otra “galaxia”, sino a María, de Nazaret, “una de las nuestras”,  como dice el Concilio (GS 22). Mujer sencilla que en ocasiones, como tú y como yo, “da vueltas” en su corazón a los acontecimientos, tratando de “hacer luz”… y que – a pesar de no “entender”, de no llegar a comprender todo el alcance de cuanto sucede – se “fía”, se “confía”, se pone a la “escucha” de la Palabra… la “acoge” en su interior hasta “encarnarla”… hacerla “Vida en su vida”.

“¿Cómo puede ser esto?. Hágase en mí según tu Palabra”.

* Contempla la “belleza” de Dios en María… Agradecele por su SI que ha hecho posible la “Encarnación de Dios”… su presencia entre nosotros. Eso es Navidad, acontecimiento al que nos estamos preparando…

Felicidades María!… Feliz día… Felicidades a todas las Inmaculadas… a las Concepciones… Con has y Conchitas…

www.lapieta.es
7/12/16 16:34:43: Sor Felicidad: 07/12/2016 Mt.11,28-30  “Yo os aliviare”

Buenos y “descansados” días:

¡Cuántas veces nos sentimos “agobiados” por las preocupaciones,  problemas, acontecimientos inesperados con los que nos “chocamos” en la lucha de la vida, con las “ganas de vivir”!. ¡Cuántas nos empeñamos en llevar “solos” el peso de la vida y ante nuestra impotencia sentimos el “agobio” de no poder “tirar sólo”… con todo!.

La Palabra de Dios sale hoy al encuentro de nuestros “cansancios” – los que sean – físicos, psíquicos o existenciales, indicándonos a ir a Él, a descansar en El, con toda mi realiadad, tal como la estoy viviendo hoy.

“Venid a Mí los cansados y agobiados. Cargad con mi yugo. Yo os aliviare”.

Es verdad!… El yugo alivia la carga al ser dos quienes tiran de ella… así el peso se hace más llevadero.

* Cuenta con El… Escucha su invitación a ir a El… a “uncirte” con El… a “tirar juntos”. Sentirás el “alivio” de su fuerza y su descanso.

*Aprende de El a ser humilde de corazón – no prepotente – persona que, desde su realidad “limitada” y necesitada entiende al otro y se compromete con El para “tirar del carro” juntos.

Adviento es tiempo de “eliminar” agobios y ayudar al otro a llevar su carga.

www.lapieta.es
6/12/16 15:46:35: Sor Felicidad: 06/12/2016 Mt.18,12-14 Busca para salvar.

Buenos y “buscadores” días:

Cuando nos cruzamos con personas cuya conducta nos parece “reprochable” es más fácil murmurar, criticar, rechazar, dejar de lado, alejarse de ella, que acercarse, interesarse por ella, intentar comprenderla.

¡Qué “revolucionaria” la actitud de Jesús acercándose a todos, con viendo con gente de “mala fama”, saliendo en su busca, dejándose invitar… aceptando su invitación… compartiendo mesa, comiendo con ellos, mientras los otros, “fariseos” le están criticando!

¡Qué bien nos muestra cómo es el corazón del Padre, del cual Jesús es su expresión “visible” en la parábola de la oveja perdida!.

Lee y acoge la Palabra y descubre en ella ese corazón de Buen Pastor:
* Sale en busca de la oveja perdida y no para hasta encontrarla.
* Busca para salvar… la acoge, la pone sobre sus hombros, la vuelve al grupo, comparte su alegría con los amigos.

¡Cómo cuestiona mi vida… nuestra manera de actuar!.
* ¿Cuál suele ser mi actitud?.
* ¿Acepto, valoró y me alegro de los pequeños pasos – que los que me rodean – van dando en su camino?
* ¿Hay alguien que conozco y está necesitando de “salir a su encuentro”… de esa “busqueda” que habla el Evangelio?

www.lapieta.es
5/12/16 12:36:34: Sor Felicidad: 05/12/2016 Lc.5,17-23 ¡Levantate!

Buenos y “camilleros” días:

¡Qué gran misión la de los “camilleros”: Llevar al “enfermo” hasta el “médico”… hasta quien le puede “curar”!

Todos tenemos alguna zona de nuestro ser “paralizada”, “atrofiada”, “inmovilizada” como consecuencia, quizá, de una “herida” no/mal curada que nos impide “caminar”, “avanzar”, “crecer” como persona, como creyente… y necesitamos a alguien que nos ofrezca la “camilla” de su cercanía… su amor compasivo. Alguien que nos acerqué hasta quien puede “curarnos”, “salvarnos”: Jesucristo!.. Seguro que tienes experiencia de esa vivencia.

Trae a la memoria y “agradece” esas personas amigas que saben acompañarte: tus “camilleros”.

En un mundo de “increencia”… de pérdida de fe… de “entumecimiento” personal/social… en una sociedad “insolidaria”…tú también puedes ser “buena noticia” para tu entorno familiar y social.

* Siente la llamada de Dios en tu corazón a ser “camillero”…a ejercer el “servicio” amoroso y solidario de “acercar” a Jesús… El hará lo demás.

“Viendo la fe que tenían – los camilleros – le dije al paralítico: “Levantate y vete a tu casa”…

La fe mueve montañas… tu fe puede hacer que se realice el milagro.

Acudimos a María, Virgen del Adviento, la invocamos como la Madre… Sempre nos lleva hasta su Hijo y nos invita y propone: “Haced lo que El os diga”.

www.lapieta.es
4/12/16 16:07:47: Sor Felicidad: 04/12/2016 Mt.3,1-12 “Preparad el camino”

Buenos y “dispuestos” días:

Dispuestos y decididos a preparar el “camino” al Señor que se acerca… a “quitar” obstáculos… “limpiar”… “arreglar” la senda para que pueda transitar sin dificultad…

Así aparece hoy Juan Bautista, el Precursor, que nos hace su presentación como “voz que clama en el desierto”; con una misión clara: “Convertios… preparad el camino… el del corazón donde Dios quiere nacer y quedarse entre nosotros…

Llamada a la “con-versión”… a volvernos a Dios… al cambio de dirección, si fuera necesario…. de “actitud” a lo que no siempre estamos dispuestos… ponemos “excusas”… nos “resistimos”.

¿Cuáles son tus excusas?… En el momento que vives hoy ¿cuáles son tus “resistencias”?. Ponerle nombre te ayudará?.

“Dad el fruto que pide la conversión”.

* Manos a la obra… merece la pena el esfuerzo… Decidete… Vayamos detrás del Bautista, siempre nos señalara  el Camino… y nos enseñará a ser, con su ejemplo, desde nuestra vida sencilla, esa “voz” que indica cómo llegar a “Belén” donde encontrar a Dios hecho “carne de nuestra carne”… “niño”… “pequeño”… “vulnerable”, que hoy sigue necesitando y pidiendo nuestra ayuda y ternura… nuestro amor.

* Adviento es tiempo propicio para “embarazarse” de Dios… que quiere “hacerse un sitio” en ti – como en María – la Mujer “creyente” que antes de “concebirle” en su vientre, lo hizo en su corazón, abriendole su vida “de par en par” al querer de Dios…. Con Ella di: “Hágase en mí según tu Palabra”…

www.lapieta.es
2/12/16 15:53:47: Sor Felicidad: 02/12/2016  Mt.9,27-31 Ciegos que ven

Buenos y “creyentes” días:

Somos seres en “relación”… nos movemos en el ámbito del diálogo… del intercambio.
¡Cuántas ocasiones a lo largo del día para establecer contacto con otros: familiares, vecinos, compañeros de trabajo, amigos!
¡Cuántas oportunidades para poder “compartir” algo más que lo rutinario de cada día… o el tan habitual “cotilleo”!

¿Por qué no compartir nuestra fe… sencillamente cómo “veo” la mano de Dios en eso “cotidiano” que vivo?.

El Evangelio de hoy nos muestra a “dos ciegos” compartiendo su misma necesidad: su “ceguera”, pero también su fe en el poder “sanador” de Jesús… y “juntos” salen a su encuentro.

“Ten compasión de nosotros”, le dicen… “¿Creéis que puedo hacerlo?.. ¡Sí, Señor!… Pues que se haga según vuestra fe”.

¡Cuántas “cegueras” en esta hora de la Historia!… ¡Cuántas en nuestra propia historia personal!… El primer problema, y acaso el más grave, es que no nos enteremos… no nos demos cuenta de que estamos “ciegos”.
Sólo empezando por reconocer “nuestra ceguera” podremos ponernos en camino:
” Señor, ten compasión!

* Adviento es tiempo de “avivar” nuestra fe… de mantener encendida “la luz” de nuestra esperanza… de estar muy cerca de María para que nos “contagie” su amor con el que preparar la “cuna” de nuestro corazón.

www.lapieta.es
1/12/16 15:27:20: Sor Felicidad: 01/11/2016 Mt.7,21,24-27 “Escuchar y actuar”

Buenos y “sólidos” días:

Sólidos! como “casa” construída sobre “roca”… La Palabra de Dios hoy nos habla de “hondura” y “firmeza” de los “cimientos”…

“Cayó la lluvia, sonaron los vientos, descargaron contra la casa pero no se hundió  porque estaba construída sobre roca”.

El “viento”, la “lluvia”… la “dificultad” para un seguidor de Jesús – que tiene su vida “comentada en El” – debe ser como la roca para el mar: el momento “adecuado” para mostrar su “firmeza” a través del “oleaje”… ¡Qué impresionante su grandeza!.

El que “escucha” y pone “en práctica” la Palabra es ese hombre “sabio” y “prudente” que construyó su “casa” sobre “roca”… su “vida” sobre Jesucristo, Roca firme… Piedra angular.

* ¿Dónde está “cimentada” mi vida?…
* En qué /quién apoyo mi existencia?.

Adviento es tiempo de “alimentar” la “solidez” de nuestra vida con la Palabra “escuchada”… “orada”… “practicada”… “encarnada”… hecha “vida”… Una vida “coherente”… Eso nos hace “creíbles”.

* ¿Cómo expreso esa coherencia en mi vida entre lo “pienso”, lo que “digo” y lo que después “hago”?

Mira y déjate enseñar por María, la primera discípula de su Hijo, que supo hacer ese “itinerario espiritual” que va desde el “escuchar” a “hacer vida” en su vida la Palabra de Vida encarnada en su seno materno.

www.lapieta.es

03/11/2016 Lc.15,1-10 Acoge y come con los pecadores!

Buenos y “buscadores” días:

Suele ocurrirnos! Cuando nos cruzamos con personas cuya “conducta” nos parece “reprochable” es más fácil murmurar, criticar, rechazar, “dejar de lado”, alejarse… que  acercarse, interesarse por ella comprender, ofrecerle tu “hombro”… cargar con ella.

¡Qué “revolucionaria” la actitud de Jesús acercándose… conviviendo con “gente de mala fama”… saliendo en su busca… aceptando su invitación… compartiendo mesa, comiendo con ellos…  mientras los otros, “fariseos” le critican!!!

“Ese acoge a los pecadores y come con ellos”.

¡Qué bien nos muestra cómo es el corazón del Padre del cual Jesús es su “expresión visible” en la parábola de la oveja perdida!.

Lee y acoge su Palabra… Descubre en esa parábola el corazón del Buen Pastor:
* Sale en busca de la “oveja perdida” y no para hasta encontrarla.
* La acoge… carga con ella…la pone sobre sus hombros… contento la vuelve al grupo… comparte su alegría con los amigos.

¡Cómo cuestiona mi vida… su manera de actuar!. ¿Cuál suele ser la mia?

* Aceptó, valoró y me alegro de los “pequeños pasos” que van dando en su camino las personas con las que convivo?

* ¿Qué persona conozco y está necesitando de alguien que “salga a su encuentro” con las actitudes del Buen Pastor?. ¿Qué estoy dispuesto a hacer por ella?.

 

02/11/2016 Jn.11,17-27  “Yo soy la resurrección y la vida”

Buenos y “esperanzadores” días:

Da la impresió

0 Comments